Publicado: 15.10.2015 19:11 |Actualizado: 15.10.2015 19:25

El PP saca adelante la reforma del Constitucional el mismo día que Mas declara como imputado por el 9-N

Permitirá al alto tribunal perseguir a los cargos públicos que incumplan sus sentencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, junto a Javier Arenas y Antolín Sanz. / EFE

El portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, junto a Javier Arenas y Antolín Sanz. / EFE

MADRID.- El Senado ha aprobado hoy definitivamente con el apoyo en solitario del Partido Popular la reforma del Tribunal Constitucional que permitirá al alto tribunal perseguir a los cargos públicos que incumplan sus sentencias, justo el día en el que el presidente catalán, Artur Mas, ha declarado como imputado por el 9N.

La mayoría absoluta del PP ha rechazado los vetos y enmiendas presentadas por los partidos de la oposición (Ciudadanos se ha abstenido) a una reforma que para estos grupos sólo busca beneficios electorales, es una reforma encubierta de la Constitución y endosa a los tribunales un problema político como el reto independentista.

Durante el debate, los nacionalistas han destacado el simbolismo que supone que la aprobación de esta reforma coincida con el paso de Mas por el juzgado, precisamente por incumplir presuntamente una resolución del Constitucional, y en el 75 aniversario del fusilamiento del presidente de la Generalitat Lluis Companys.

Indignado se ha mostrado el portavoz del CDC, Josep Lluis Cleríes, que ha recordado el fusilamiento de Companys y ha calificado de "triste" que Mas tenga que comparecer ante un tribunal "a las órdenes del Estado español" por intentar que los ciudadanos puedan votar democráticamente. A su juicio, esta reforma del Constitucional es un "bodrio" contra Cataluña y contra Mas, un dirigente que, ha remarcado, no ha incumplido ninguna ley.

"¡Visca Catalunya Lliure!", ha proclamado Cleríes para terminar su intervención, en la que ha exhibido juntos a sus compañeros de partido una placa en la chaqueta con el lema: "9N somos todos" y "Todos con el president".



Acusaciones negadas de plano por el portavoz del PP, José Manuel Barreiro, que ha dejado bien claro que esta reforma no está dirigida a atacar a Cataluña y sólo pretende hacer cumplir la ley y dar instrumentos al Constitucional para hacer cumplir sus resoluciones. "Los votos no permiten incumplir la ley, tampoco en Cataluña, eso no se puede hacer", ha advertido Barreiro, que no comprende por qué motivo Mas tiene que tener "inmunidad" para no cumplir la ley.

Barreiro ha defendido tres principios para poder abrir cualquier debate sobre el modelo territorial: Constitución, soberanía nacional e igualdad de todos los españoles. En su opinión, son otros los que quieren romper el actual marco de consenso y de respeto a las leyes, no el PP, y ha criticado el papel del PSOE, que favorece los nacionalismos y apoya a partidos independentistas en la instituciones.

Le ha contestado el portavoz del PSOE en el Senado, Óscar López, que ha reprochado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ser "una máquina de hacer independentistas" y actuar como un "bombero pirómano", pues con su mandato el apoyo al independentismo ha subido hasta el 48%. Para López, la reforma es "innecesaria, electoralista y destruye consensos" y ha sido elaborada por el comité de campaña del PP para intentar instrumentalizar al Tribunal Constitucional "con tal de arañar un puñado de votos".

Críticas al PP que han llegado también desde la Entesa Catalana de Progrés. José Montilla se ha preguntado por qué el PP se quiere "cargar" al TC, al tiempo que ha advertido de que el desafío del independentismo no se solucionará desde el "tancredismo político" y dejando que las cosas se arreglen por sí solas.

Ester Capella, de ERC, ha expresado su solidaridad con el president y ha avisado de que su partido no acatará las leyes que considere injustas, como esta ley de "vergüenza" por la que el PP se está "cargando" la separación de poderes. "Este es un día triste", ha afirmado el senador de UDC Salvador Sedó, que considera un "error mayúsculo" y un "auténtico despropósito" esta reforma, aprobada sin consenso y que ataca a la Constitución que pretende defender. 

Críticas también del senador de ICV Joan Saura, que ha acusado al PP de convertir su lucha contra el nacionalismo en una manera de "arañar votos", obviando que hay millones de catalanes que quieren la independencia.ada.