Público
Público

El PP vasco asume el 'dedazo' de Cospedal y elige presidenta a Quiroga por unanimidad

La portavoz parlamentaria del PP en Euskadi ha sido elegida en una Junta Directiva regional extraordinaria tras ser señalada por Basagoiti y la dirección nacional. Pese a su marcado catolicismo, pertenece al sector más abierto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esta tarde en Bilbao, en una reunión extraordinaria de la Junta Directiva del PP de Euskadi (máximo órgano entre congresos), Arantza Quiroga ha sido elegida por unanimidad presidenta del partido en la comunidad autonóma más complicada para los conservadores, con permiso de Catalunya. La sustitución de Antonio Basagoiti, que abandonará su escaño en el Parlamento vasco el jueves y se marcha a México a trabajar para el Banco Santander, se ha hecho en apenas cinco días, según ha trasladado el propio PP: en una reunión de Basagoiti con sus fieles -incluida la propia Quiroga- durante una comida en un conocido restaurante vasco y en apenas tres encuentros de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, con el propio Basagoiti, Quiroga y el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, Alfonso Alonso.

Este último era la otra opción para presidir el PP vasco, pero se descartó rápidamente por expreso deseo de Mariano Rajoy, que quiere que siga en Madrid, haciendo el buen trabajo que el presidente del Gobierno considera que hace en la Cámara Baja, sostienen fuentes del partido. Alonso se ha convertido en una de las voces más conocidas del PP, especialmente, en las etapas de sequía de ruedas de prensa en el Gobierno y en el partido, cuando ha sido el único que hablaba.

Basagoiti ha elegido a Quiroga (Irún, Gipuzkoa, 1973), precisamente, porque le es absolutamente leal, por descontado, pero también porque lo es, y mucho, a Mariano Rajoy, al lado del cual ha estado desde los momentos más duros en la oposición -cuando el hoy presidente volvió a perder las elecciones en 2008-. Entonces, el jefe del Ejecutivo la premió aceptando que fuese ella quien ocupase el puesto de máxima visibilidad institucional del que dispuso el PP de Euskadi en su historia: la Presidencia del Parlamento vasco, que ostentó entre 2009 y 2012.

Con todo, Quiroga no ha ocultado nunca que es muy conservadora porque trata de ser 'coherente' con la religión católica. Con cinco hijos, contraria al aborto y defensora de que la vida lo es desde el momento mismo de la concepción, la nueva número uno del PP vasco -que ya había sido investida por la Wikipedia desde hace un día- protagonizó una considerable polémica tras declarar a El País, en marzo de 2009, que ella 'nunca utilizaría preservativo'.

A pesar de esta vertiente ultra, Quiroga se ha mantenido siempre alejada del sector más duro del PP vasco, que encabezan Jaime Mayor Oreja, María San Gil o Carlos Iturgaiz, muy críticos con las políticas antiterroristas y sobre presos etarras del Gobierno de Rajoy, así como su 'tibieza' -dicen- con todos los nacionalistas.

Precisamente, el político alavés y presidente de Denaes, Santiago Abascal, perteneciente a este sector duro, criticó el viernes pasado la forma de elección de Quiroga por un reducido 'grupito' en representación de más de los 6.000 militantes que tiene el PP vasco. Abascal se había postulado como opción para liderar el partido autonómico pero en Génova ni siquiera le respondieron.