Publicado: 03.09.2016 03:10 |Actualizado: 03.09.2016 07:00

PP y C's se vuelcan en las elecciones del 25-S, seguros de la futura abstención del PSOE

Mariano Rajoy viaja a China tras el Comité Ejecutivo que se reúne este sábado, dejando el protagonismo a Feijóo y Alonso, que harán campaña en Madrid esta semana. Rivera, por su parte, se traslada a Vitoria y A Coruña para apoyar a sus candidatos.

Publicidad
Media: 3.29
Votos: 7
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, tras su primera votación fallida en el debate de investidura que se celebró en el Congreso el miércoles. REUTERS/ Juan Medina

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, tras su primera votación fallida en el debate de investidura que se celebró en el Congreso el miércoles. REUTERS/ Juan Medina

MADRID.- Salieron del Congreso peleados este viernes, pero PP y Ciudadanos siguen de acuerdo, al menos, en una cuestión. Ambas formaciones -como el resto de las presentes en la Cámara baja- ofrecieron discursos electoralistas durante la última sesión del debate de investidura, pero ninguna de ellas cree que haya que volver a las urnas por tercera vez. 

Conservadores y naranjas rompieron su acuerdo ayer y todos los miembros de sus filas mostraron sus gestos más preocupantes de la semana. Sin embargo, tanto los de Albert Rivera como los de Mariano Rajoy confían en que algo cambie tras el 25 de septiembre y se pueda evitar la repetición de los comicios.  

Es más, en el PP aseguran que seguirán intentando pactar con los socialistas y tanto unos como otros se centrarán la próxima semana en la campaña de las elecciones gallegas y vascas, desviando la atención, al menos por unos días, de la política nacional.



Por un lado, el presidente del Gobierno en funciones se marcha a China esta misma tarde para participar en la cumbre del G-20 mientras deja el protagonismo en manos de Alberto Núñez-Feijóo, que ofrecerá un desayuno informativo en Madrid el lunes mientras Rajoy sigue en Asia. Ya el miércoles, el todavía jefe del Ejecutivo volverá a tiempo para acompañar a Alfonso Alonso en un acto similar.

Antes de eso, reunirá -este sábado por la mañana- al Comité Ejecutivo de su partido, que servirá, según fuentes de la dirección del PP, para "cerrar filas" en torno a su candidato que, como dijo Rafael Hernando en la tribuna, ha sido, es y será Rajoy, "hoy, mañana y pasado mañana". 

El líder de Ciudadanos, por su parte, estará este fin de semana en Vitoria y A Coruña, donde respaldará a sus desconocidos candidatos en ambas comunidades: Nicolás de Miguel y Cristina Losada, respectivamente. 

"Unas terceras elecciones no serían buenas para nadie; no serían buenas para España", afirman en PP y C's

Estas agendas son una muestra más de lo que desde sus filas se esforzaban en transmitir estos días en los pasillos del Congreso. Los diputados del PP paseaban extremadamente calmados y se mostraban especialmente atentos con la prensa pese a saber todos que la candidatura de Rajoy a esta investidura era la crónica de un fracaso anunciado. Los de C's lamentaban la falta de entendimiento entre PP y PSOE, pero también se negaban a hablar de terceras elecciones como si mentarlas fuera a suponer una suerte de mal fario que las provocara

¿El motivo? En uno y otro lado confían en que el escenario actual se vuelva más favorable al desbloqueo tras las elecciones autonómicas del 25-S. Son varios los escenarios que manejan: que el PSOE pierda tantos apoyos que no les quede más remedio que pactar ante el temor de un hipotético mal resultado -que incluya incluso el temido sorpasso de Podemos- en caso de terceras elecciones; que quienes, según ellos, critican la decisión de Pedro Sánchez fuera de cámara lo hagan también en abierto y le fuercen a cambiar de opinión; o incluso que pueda haber un cambio de liderazgo en las filas socialistas del que no quieren opinar pero que tampoco se niegan a aventurar.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la sesión del debate de investidura. - EFE

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la sesión del debate de investidura. - EFE

Aunque en el PSOE no parece que tengan prisa por convocar a su Comité Federal ni siquiera para simplemente abrir un debate al respecto -como informó Manuel Sánchez- y desde ayer todo apunte a la búsqueda de una alternativa al Gobierno del PP, tanto populares como naranjas creen que terminará absteniéndose. "Unas terceras elecciones no serían buenas para nadie; no serían buenas para España", afirman dirigentes de una y otra formación. 

Con la puerta abierta al PNV

Otra puerta abierta que mantienen tanto PP como C's es la de alcanzar los escaños del PNV. Con los cinco votos vascos y, si se llegara a reeditar el ahora caduco pacto entre las derechas, Rajoy alcanzaría 175 escaños de los 176 necesarios para obtener una mayoría absoluta (137 del PP; 32 de Ciudadanos; 1 de Coalición Canaria [la diputada Ana Oramas asegura que, si no existen cambios en los programas acordados, su decisión se mantiene]: y 5 de PNV). El otro sería, probablemente, el del diputado de Nueva Canaria, Pedro Quevedo, que se presentó junto al PSOE en las islas pero cuyo voto no está sujeto a la disciplina de partido.

En Ciudadanos estaban dispuestos a pactar con PNV siempre que un hipotético acuerdo de investidura no incluyera procesos soberanistas como el catalán

Tanto Quevedo como el portavoz vasco, Aitor Esteban, han reiterado su firme negativa a un Gobierno del PP. "Está en campaña electoral; no puede decir otra cosa todavía", confían fuentes conservadoras sobre el segundo. En C's, por su parte, pese a haberse negado siempre a pactar con fuerzas nacionalistas, estarían dispuestos a aceptar al PNV siempre que un posible futuro acuerdo de investidura no incluyera proyectos soberanistas como el de Catalunya. 

No obstante, pese a la firme convicción de unos y otros de que no habrá terceras elecciones, todos dieron ayer un paso más hacia la celebración de las mismas. De ser cierta la ruptura total expresada por Rivera -que se negó a mantener la vigencia de su pacto hasta que no haya "un candidato del PP" [no necesariamente Rajoy] capaz de lograr los acuerdos necesarios para ser investido-, los conservadores tendrían que volver a empezar con sus 137 escaños y, como mucho, otro más de CC.

Además, el líder del PNV en el Congreso no dio muestras de querer ceder ante la mano tendida de Rajoy. Y Sánchez hasta dejó caer que intentaría volver a presentarse él a una nueva sesión de investidura que tendría que producirse antes del 31 de octubre, cuando se disuelven las Cortes y se convocan nuevos comicios. Eso, siempre que el Rey no vuelva a proponer a otro candidato que se decida a intentarlo antes de dicha fecha

Sea como sea, no parece que la incógnita vaya a resolverse en las próximas semanas. Al menos, no en los siguientes siete días, en los que, de momento, tanto Rajoy como Rivera estarán de campaña. Pero en la del 25-S; no en la del 25 de diciembre.