Público
Público

Moción de censura - PSOE y Podemoss PP y Ciudadanos centran su estrategia en menospreciar el acercamiento entre Sánchez e Iglesias

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, sostiene en que el Ejecutivo no está preocupado, pero critica "las maniobras de distracción" y "las piruetas de Pablo Iglesias". Afirma que ambas fuerzas no cuentan con el número de escaños suficiente y considera "de ciencia ficción" pensar que Ciudadanos se sumaría. Por su parte, Albert Rivera entiende que Pedro Sánchez "se podemiza", y afirma que su partido no participará en un "Gobierno Frankenstein"

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:

Mariano Rajoy y Albert Rivera.

El Gobierno asegura que no está preocupado por el acercamiento entre PSOE y Podemos, visibilizado el miércoles, en el debate de la moción de censura de Unidos Podemos a Mariano Rajoy, y aprovecha cada ocasión para desacreditar el planteamiento de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de aglutinar una mayoría alternativa a la del PP, al que ambos dirigentes impulsaron un paso más este jueves, con su primera conversación tras el debate de la inicitativa contra Rajoy. En la habitual rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, el viernes, el ministro de Educación y portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, se refería a este acercamiento de posiciones, puesto en valor por ambos partidos, como meras "maniobras de distracción" del líder de Podemos.

Méndez de Vigo critica las "piruetas" de Iglesias; Maroto pide al PSOE que busque el "entendimiento con el Partido Popular"

Méndez de Vigo aseguró que estas "piruetas" de Iglesias persiguen desviar la atención sobre el fracaso en la votación de la moción de censura, las tildaba de "ciencia ficción", y consideró difícil que socialistas y morados se alíen con ERC. También destacó que PSOE y Podemos no suman mayoría en la cámara, y resaltó que es "muy difícil" que el PSOE, Podemos y Ciudadanos "puedan formar una coalición". "Si en política se hacen compañeros extraños de cama, estos son extrañísimos", afirmaba, recordando las "descalificaciones personales" entre Iglesias y Albert Rivera durante el debate de la moción. A su entender, las "descalificaciones" y la "agresividad" de Iglesias demuestran que no pueden entenderse.

En la misma línea, el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto, defendía que el PSOE debe adoptar una posición "de entendimiento" con el Ejecutivo, y ha ironizado que no sabe si el proyecto que saldrá del 39 Congreso Federal del PSOE va a ser "para que se lo vote Ciudadanos o Podemos".

Rivera  se mantiene en el "no es no"

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, no dejaba pasar un minuto sin afirmar que su formación no puede entenderse con Podemos, y sin rechazar cualquier opción de conformar una alternativa a Rajoy, con o sin su colaboración. A través de un artículo de opinión publicado en El Mundo, Sánchez pedía a ambos partidos que levantasen sus vetos mutuos, pero Rivera dejaba claro que no apoyará a un "PSOE podemizado", y mucho menos a un "Gobierno Frankenstein".

Rivera: “Sánchez tiene que comentar la actualidad desde artículos y no desde el Congreso porque él se bajó renunciando a su escaño. No vamos a poner patas arriba a un país por esto”

"Hay muchos socialistas que nunca han estado por esa idea y no es momento de reeditar un fracaso, como ya pasó con Pedro Sánchez”. “Sánchez tiene que comentar la actualidad desde artículos y no desde el Congreso porque él se bajó renunciando a su escaño. No vamos a poner patas arriba a un país por esto”, apostillaba. 

La misma opinión expresaba el secretario de Comunicación del partido naranja y diputado en el Parlament, Fernando de Páramo, insistiendo en su "preocupación" porque el PSOE "mira por el retrovisor de la izquierda", "se podemiza", e incluso es "capaz" de aliarse con los separatistas.El secretario de Acción Institucional, José María Espejo- Saavedra, instaba al Partido Socialista a "decidir qué quieren ser de mayores".

El PSOE descarta presentar otra moción de censura "a corto plazo"

Independientemente de las posiciones que defienda Iglesias, lo cierto es que el PSOE no cree que vaya a producirse una nueva moción "a corto pazo". Su portavoz interno en el Congreso, José Luis Ábalos, cuestionaba en una entrevista con RNE, a finales de semana, el uso de este instrumento cada tres meses y sin haber analizado previamente su "eficacia".

"Esta semana acabamos de tener una y hacía 30 años que no teníamos una. A ver si vamos a pasar de 30 en 30 años a de tres en tres meses", ha remarcado, insistiendo en la necesidad de analizar si este tipo de iniciativas "ayudan o no".

Además ha afeado a Podemos sus "lagunas" en la definición de un proyecto alternativo durante el debate de la moción de censura, y le ha reprochado que no hablase con el resto de fuerzas para "ver puntos de acuerdo".