Publicado: 02.10.2015 19:57 |Actualizado: 02.10.2015 21:11

El preacuerdo de unidad entre Anova, Podemos y EU abre la puerta a un grupo gallego propio en el Congreso

El texto no lo especifica, pero deja claro que “el espacio social y político soberano” que se conforme antes de las generales operará de manera independiente en las instituciones

Publicidad
Media: 4.38
Votos: 8
Comentarios:
Breogán Riobóo (Podemos), Xosé Manuel Beiras (Anova) y Yolanda Díaz (EU), en Santiago. / EFE

Breogán Riobóo (Podemos), Xosé Manuel Beiras (Anova) y Yolanda Díaz (EU), en Santiago. / EFE

Anova, Podemos y Esquerda Unida han dado hoy un paso adelante en el proceso de confluencia con la presentación de un preacuerdo de cara a las próximas elecciones generales que abre la puerta a que una eventual candidatura unitaria actúe de manera independiente y forme un grupo propio en el Congreso.

El documento no lo especifica, pero deja claro que “el espacio social y político soberano” que se conforme “operará en consecuencia con este principio para todos los efectos y en todos los planos: político, jurídico, simbólico, comunicativo y organizativo”, lo que incluye “su actividad en las instituciones”.

Más allá de los principios ideológicos y de su plasmación en un programa, una de las principales cuestiones que debían resolver los partidos implicados era su identidad y encaje en la Cámara Baja, así como la denominación que recibiría la candidatura. Podemos exigía que su nombre figurase en las papeletas y el resto de los implicados no estaban por la labor.

Entendían que el protagonismo no debe recaer en ningún partido sino en la unidad popular, cuyos tres actores serían los partidos, la ciudadanía y los procesos municipalistas, que califican de “una auténtica referencia” después de que los candidatos de la Marea Atlántica, Compostela Aberta y Ferrol en Común se aupasen a las alcaldías de A Coruña, Santiago y Ferrol, respectivamente. Ése es el modelo para Anova e IU, que se involucraron en las mareas junto a otros partidos (entre ellos, Podemos) y representantes de la sociedad civil.



El preacuerdo también deja la puerta abierta al Bloque Nacionalista Galego (BNG), pues plantea una candidatura en clave de país no sujeta a injerencias externas, una de sus condiciones para integrarse en el proyecto. "El documento tiene una vocación abierta e inclusiva a los actores políticos, sociales y ciudadanos, para conformar un proyecto de unidad popular que transforme la mayoría social de cambio en una mayoría política”, reza el texto.

En ese sentido, las conversaciones continúan y, ayer mismo, el líder del partido soberanista, Xavier Vence, se reunió de manera informal con el histórico Xosé Manuel Beiras, impulsor de Anova, una escisión del BNG que obtuvo, en coalición con EU, nueve parlamentarios en las pasadas elecciones gallegas, superando en dos escaños al partido de Vence.

Justicia social e igualdad

Podemos, Anova y EU insisten en la necesidad de un “cambio político” y de una “ruptura democrática”. Para ello, coinciden en la necesidad de articular una candidatura que haga frente a la “situación de emergencia social y de desigualdad” mediante la construcción de “un nuevo modelo económico y social”.

También rechazan la corrupción, los recortes y las privatizaciones de los servicios públicos: apuestan por “gestionar los recursos propios en beneficio del bien común”; y abogan por la participación y por el “rescate” de la democracia, que califican de “modelo estático” y “mero formalismo procedimental”... Todo ello, “desde la consciencia colectiva de Galicia como nación y de la ciudadanía gallega como sujeto político”, por lo que entre los objetivos también figuran, según los firmantes, “institucionalizar la soberanía popular” y garantizar el derecho a decidir.

El instrumento para lograrlo, como señala el preacuerdo, es el proceso de confluencia en marcha, que tendría que materializarse en una candidatura paritaria dotada de mecanismos que permitan la rendición de cuentas. El objetivo final, "la justicia social y la igualdad".