Público
Público

Juicio de la trama Pretoria Prenafeta medió ante Mas para presentarle empresarios

El exhombre fuerte de la Generalitat daba como referencia el nombre del expresidente catalán Jordi Pujol, para que las empresas comprobaran “si era una persona decente o no”. Reconoce el cobro de comisiones del 4% en operaciones urbanísticas

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

El exsecretario de Presidencia de la Generalitat Lluís Prenafeta a su llegada a la Audiencia Nacional donde declara en el juicio a la trama catalana de corrupción Pretoria. EFE/Emilio Naranjo

Nada más sentarse ante el tribunal de la Audiencia Nacional, el hombre fuerte de la Generalitat durante la etapa de Jordi Pujol, Lluís Prenafeta, ha aceptado los hechos de los que le acusa la Fiscalía y ha reconocido el cobro de comisiones del 3 y del 4% a cambio de adjudicaciones públicas que se repartía con el exconsejero de Economía Macià Alavedra.

Con su aceptación del escrito del fiscal, Prenafeta asume también que ocultó a Hacienda 14,9 millones de euros. "Reconozco los hechos y los acepto tal como están".

Prenafeta, ex secretario general de la Generalitat, busca con esta aceptación la reducción de su previsible condena por la colaboración con la Justicia después de que Alavedra pactara con la Fiscalía y reconociera los delitos para no entrar en prisión.

Daba “como referencia” el nombre de Jordi Pujol

Prenafeta ha asumido también que medió ante el presidente catalán Artur Mas para presentarle a empresarios, aunque no ha aceptado intervención alguna de Jordi Pujol en sus negocios con diversas empresas.

La fiscal, Ana Cuenca, le ha preguntado si daba a las empresas los nombres de Jordi Pujol y de Macià Alavedra. Los daba “como referencia” para que consultaran “si era una persona decente o no”, ha explicado, dada la envergadura de estos proyectos de centrales de ciclo combinado.

Prenafeta también ha reconocido a preguntas de la fiscal que “en algunas ocasiones” hablaba con Artur Mas, sucesor de Pujol al frente de la Generalitat aunque hacía 19 años que él había dejado la política. Reconoce que le pedía favores.

Artur Mas y un “señor de Tarrasa”

La fiscal ha pedido que se escuche una conversación intervenida entre Prenafeta y el propio Artur Mas. En ella, solicita al presidente catalán una cita para un “señor de Tarrasa” para “facilitarle cosas, ¿me explico? Es un señor de Tarrasa”, que es “muy discreto” y que trabaja con un empresario “controvertido”.

Artur Mas aceptó desayunar con ellos y el exconseller Germà Gordó. Prenafeta ha explicado que esta conversación “refleja que el señor Isaac Lahuerta era el jefe financiero de esa empresa de Tarrasa” y su presidente “tenía interés en conocer al señor Mas”.

Consiguió “un desayuno corto” con Mas para el citado empresario, donde “se habló de todo, incluso de futbol, pero sobre todo de la crisis económica del país”.

El no conocía a Gordó, ex consejero de Justicia, al que en la conversación interceptada llama Francesc. “En el desayuno quedamos para ir a comer juntos y hablamos de cosas interiores”, en alusión indirecta a Convergència, el partido al que ambos pertenecían.

Repartían las comisiones

En el interrogatorio de la fiscal, Prenafeta ha reconocido que repartió comisiones del 3 y del 4% sobre el total de dos operaciones urbanísticas que trajo el principal acusado del caso Pretoria, Luis Andrés García "Luigi".

La Audiencia Nacional juzga el caso Pretoria, una trama de corrupción que operaba en tres ayuntamientos de Barcelona durante los años 200 y 2009. En concreto, se juzgan las operaciones Pallaresa, en Santa Coloma de Gramenet; la operación Niesma, en Sant Andreu de Llavaneres y la recalificación de unos terrenos del puerto deportivo de Badalona entre los años 2000 y 2009.

Las dos operaciones con ”Luigi” fueron la venta de los terrenos junto al puerto deportivo de Badalona y de dos fincas en San Andrés de Llavaneres. El reparto era a partes iguales entre Prenafeta, Alavedra y García.

La fiscal del caso, Ana Cuenca, le ha preguntado qué trabajo hacía Alavedra en estas operaciones, y Prenafeta se ha limitado a responder que “quedamos en que él tendría una parte”. Alavedra fue conseller de Economía entre los años 1990 y 1997 y pertenecía al círculo de confianza máxima de Jordi Pujol.

La Fiscalía pide para Prenafeta 6 años y 10 meses de cárcel, junto al pago de una multa de 13,7 millones de euros por dos delitos de tráfico de influencias y uno de blanqueo. Eran los mismos años que solicitaba para Alavedra.

En virtud de ese acuerdo, Alavedra confesó que tanto él como su compañero de partido cobraron comisiones a cambio de intermediar a favor de empresarios que optaban a conseguir adjudicaciones públicas.

Para ello, indicó, se valieron de las relaciones que forjaron con cargos públicos en sus años en política, si bien desvinculó al expresidente catalán Artur Mas.

Multa de 23,2 millones de euros

Prenafeta ha asegurado al tribunal que aportará todos sus bienes al pago de las multas, al igual que su mujer, María Lluisa Mas Crusells, quien ha aceptado después los hechos y se ha mostrado” dispuesta” a aportar sus bienes.

El matrimonio afronta el pago de una multa total de 23,2 millones de euros por blanqueo de capitales. En el caso de Prenafeta son 13,7 millones por dos delitos de tráfico de influencias y uno de blanqueo, y en el de María Lluisa Mas son 9,5 millones por un delito continuado de blanqueo de capitales.

Lluis Prenafeta fue hombre de confianza del expresidente catalán Jordi Pujol y ocupó el cargo de secretario de la Presidencia durante la década de los 80. Se sirvió de un complejo entramado de sociedades opacas para ocultar las comisiones millonarias que le reportó su actividad ilícita como intermediario en adjudicaciones públicas.