Publicado: 03.09.2015 09:59 |Actualizado: 03.09.2015 15:48

Podemos prepara una batería de medidas urgentes para responder al drama de la inmigración

El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, dice que presentarán las iniciativas en los parlamentos autonómicos y en la Eurocámara. Defiende en una entrevista que Tsipras "ha perdido la batalla pero no la guerra" y asegura que "ha hecho todo lo que podía hacer". Además, deja la puerta abierta a un posible pacto fiscal para Catalunya.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:
Pablo Iglesias durante su entrevista este jueves en la Cadena Ser./ CADENA SER

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante su intervención en el acto de presentación en Barcelona del acuerdo de Podemos Cataluña con ICV y EUiA para las elecciones generales. EFE/Alejandro García

MADRID.- El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha cargado este jueves contra la política exterior de la UE, a la que responsabiliza de haber "avivado con gasolina" los conflictos armados en países como Siria o Irak, que hoy han resultado en la llamada crisis de los refugiados. Iglesias achaca a esta política "irresponsable" el surgimiento de grupos como el Estado Islámico, y receta "más solidaridad, asilo, cooperación e inversión" para ayudar a los refugiados, en lugar de seguir dedicando esfuerzos a atrincherar las fronteras comunitarias. “Hay que promover una política de paz. Si en lugar de gastar dinero en alambradas lo hiciéramos en ayuda a la gente, las cosas nos irían mejor”, sostenía en una entrevista con la Cadena Ser.

Su partido ha preparado toda una batería de medidas urgentes al respecto, que próximamente presentará en los parlamentos autonómicos, pero también en la Eurocámara. “Si una persona tiene derecho al asilo no tiene que jugarse la vida en una patera”, defiende Iglesias, que exige el cumplimiento del derecho internacional en esta materia, además de derogar la normativa europea que impide pedir acogida en embajadas y consulados de los países de la UE, el tercer Protocolo del Acuerdo de Dublín.



El plan b de Tsipras: "La salida del Euro"

Pablo Iglesias reconocía este jueves que el Gobierno griego que encabeza Alexis Tsipras "ha perdido la batalla" -no la guerra-, y que serán los griegos quienes decidirán si Tsipras "sigue negociando" con los acreedores internacionales tras las elecciones generales del próximo 20 de septiembre. 

Iglesias defiende los logros alcanzados por el líder de Syriza -la paralización de los desahucios, que la reestructuración de la deuda griega esté hoy sobre la mesa- y asegura que ha hecho "todo lo que podía hacer". "En todo caso su error ha sido ser demócrata", sostenía el líder de Podemos, asegurando que Tsipras sí tenía "un plan B": la salida del Euro, que "se convirtió en el plan A de Alemania".

Por otro lado, el secretario general de Podemos y todavía eurodiputado no ha querido aclarar cuándo abandonará su escaño en Bruselas para dedicarse de pleno a la campaña electoral para las generales, que previsiblemente se celebrarán el 20 de diciembre: quiere apurar hasta el último instante, y sostiene que así lo hará mientras siga manteniendo el mismo ritmo de trabajo en la Eurocámara.

Iglesias deja la puerta abierta a un posible pacto fiscal para Catalunya

Podemos es partidario del derecho a decidir, pero todos sus máximos dirigentes se han comprometido a intentar "seducir" a los ciudadanos catalanes para convencerles de que permanezcan en España.

En este concepto entran el fomento del diálogo y "la fraternidad", la construcción de "puentes", en palabras de su secretario general, que deja la puerta abierta a un posible pacto fiscal para Catalunya, similar al que ya se aplica en Navarra: "Habrá que hablar", respondía este jueves el líder de Podemos en una entrevista en Cadena Ser, en la que ha considerado "necesario y saludable establecer acuerdos a nivel fiscal" para reducir la desigualdad.

"Es necesario y saludable establecer acuerdos a nivel fiscal" para reducir la desigualdad, sostiene Pablo Iglesias

"Cualquier pacto fiscal tiene que reducir la desigualdad", sostenía el líder de Podemos, partidario de abrir un proceso constituyente para abordar la situación en Cataluny, y favorable también a un referéndum sobre la independencia similar al que tuvo lugar en Escocia hace casi un año. "No hay que tener miedo a la democracia", sino "a los corruptos", asegura Iglesias, trazando una línea clara entre la candidatura en la que se integra Podemos junto a ICV-EUiA -Catalunya Sí que es Pot- y la lista soberanista de Artur Mas -Junts pel Sí-, en la que el president ocupa el cuarto lugar. "Alguien que pretende ser presidente no debe esconderse como numero cuatro en una lista", critica.

Para lograr vencer a esta lista, Iglesias pide al PSOE que reconsideren su postura en Catalunya, recordando que este territorio ha sido tradicionalmente "clave para que los socialistas gobernaran en nuestro país". Cree que el PSOE "se equivoca" estando con el PP, y defiende que la prueba de que la Gran Coalición entre ambas fuerzas sigue vigente son las "palmaditas en la espalda" de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a Felipe González, después de que el expresidente publicara un artículo advirtiendo de las supuestas consecuencias de una hipotética declaración de independencia."Felipe González ha resucitado la Gran Coalición, no yo", asegura el líder de Podemos, que insiste en las posibilidades de su candidato, Lluís Rabell, para llegar a la Presidencia de la Generalitat catalana.

Como también anunciara la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, hace apenas unos días, ni el líder de la lista Catalunya Sí que es Pot ni el propio Iglesias acudirán a la celebración de la Diada la próxima semana, aunque este último no descarta que otros dirigentes o militantes de su formación asistan a título personal. "Mas ha conseguido convertir una movilización popular de los catalanes en algo suyo, que pretende manipular a su favor", explica el líder de Podemos, que acostumbra a meter al presidente del Gobierno y al president de la Generalitat en el mismo saco, como máximos dirigentes de partidos salpicados por casos de corrupción.