Publicado: 10.01.2014 22:06 |Actualizado: 10.01.2014 22:06

La Presidencia de IU federal se planta y respalda la decisión de los militantes de Rivas contra su alcalde

Muestra su apoyo al coordinador de la localidad madrileña, Pedro del Cura, y avala la votación del jueves, en la que quedó clara la falta de confianza en el regidor, José Masa, por el desajuste de 20,9 millones en la Empresa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Han hecho falta ocho meses de disputas y que la situación se volviera insostenible para que Izquierda Unida tomara una decisión a nivel federal sobre el momento que vive la organización estos días en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid. Pero en cierto modo se ha seguido el protocolo pertinente y se ha impuesto el sentido común si se atiende a las reglas internas de la Federación que dirige Cayo Lara.

La Presidencia Ejecutiva de IU, reunida esta tarde en Madrid, ha decidido respaldar a la asamblea de militantes de Rivas y sus dos votaciones de ayer, en las que mostraron una censura clara al actual alcalde, José Masa, en entredicho tras el informe de la Cámara de Cuentas que detectó un desajuste de 20,9 millones de euros en la contabilidad de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV).

La reunión, que estaba llamada a preparar la cita del Consejo Político Federal del sábado, en la que se empezará a debatir en serio el proyecto de IU para las europeas, ha acabado irremediablemente tratando el tema de Rivas. Y pese a que no ha habido una votación firme, las fuentes consultadas por Público explicaron que la decisión de respetar las normas estatutarias al pie de la letra - es decir, lo que decide una Asamblea de base tiene plena legitimidad - contó con un consenso generalizado a excepción de los representantes de la corriente Izquierda Abierta, a la que pertenece el propio Masa.

Esto puede traer una serie de consecuencias que superan el ámbito local del asunto. Este mediodía, la dirección regional de IU en la Comunidad de Madrid (IUCM) que lidera Eddy Sánchez se desmarcó con un comunicado en el que mostraba un claro apoyo a Masa, desacreditaba la decisión de la Asamblea y atacaba frontalmente al coordinador de Rivas, Pedro del Cura, mostrando su "preocupación" por una serie de informaciones aparecidas en el diario La Razón en los últimos días. Esos artículos sugerían que el propio Del Cura habría cometido una serie de irregularidades para favorecerse él y su familia de la excepcionalidad urbanística de Rivas, donde la mayor parte de la construcción es de Protección Oficial.

Por su parte, Masa, el jueves dejó bien claro en declaraciones a este diario que no va a dimitir, denunció una operación política en su contra y se remitió al respaldo que tiene de la dirección de IUCM.

La decisión de la Presidencia federal, sin embargo, cuestiona frontalmete el posicionamiento del equipo de Sánchez y viene a sumarse a una retahíla de resoluciones de las distintas comisiones de Garantías - los tribunales internos de IU - que ponen en evidencia su gestión como coordinador regional. 

IUCM se encuentra partida en dos desde la Asamblea que eligió a Sánchez como coordinador a finales de 2012 por tan sólo 17 votos de diferencia. Las decisiones de la dirección madrileña en el último año han acabado aislando al sector crítico, encabezado por las corrientes Frente Amplio y Cambiar IUCM -más conocidas por el 49% -. Ambos grupos han recurrido en numerosas ocasiones a los tribunales internos demandando una representatividad en la organización acorde con el resultado de aquel cónclave sin que la dirección de IUCM haya respetado los veredictos finales. Por tanto, la decisión de la Presidencia federal también se puede interpretar como un respaldo velado a esos grupos. 

Es probable que la dirección de IUCM trate de enrocarse en ambos frentes pero las posibilidades de que esa postura llegue a algún sitio ahora empiezan a agotarse. El Consejo de este sábado se presenta como un momento clave en el futuro próximo de toda IU y el diálogo sincero tendrá que acabar imponiéndose si la Federación no quiere perder las buenas expectativas electorales que auguran los sondeos.