Publicado: 02.09.2015 14:27 |Actualizado: 02.09.2015 17:20

Lambán anuncia que derogará la Ley de Lenguas de Aragón

El presidente de Aragón aboga por "dejar de lado a los sectores que han alentado el anticatalanismo" y reivindica el papel integrador de su comunidad por su situación de vecindad y sus estrechas relaciones con Catalunya.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
Lambán e Iceta, conversan. PÚBLICO

Lambán e Iceta, conversan. PÚBLICO

ZARAGOZA.- “Debemos hacer un exorcismo y dejar de lado a los sectores que han alentado el anticatalanismo”, sostiene el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, para quien “en inmovilismo” y el “uso partidista” de las instituciones por parte del PP de Mariano Rajoy, que ejemplificó con la iniciativa de reformar el Tribunal Constitucional (TC), “son el mejor aliado de [el presidente catalán, Artur] Mas”.

Según Lambán, que se ha reunido este martes con el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat en las elecciones del 27-S, Miquel Iceta, “el independentismo está conduciendo a Catalunya a un callejón sin salida”. “Entre esos dos trenes –en referencia al PP y al secesionismo- hay una tercera vía, que Iceta ha definido como la primera”, dijo, en referencia a la reforma de la Constitución para dotar al Estado de una estructura federal.
Iceta, por su parte, abogó por una reforma que, además de modificar la estructura del Estado, incluya garantías para los derechos sociales o las relaciones con la UE. “Debería ser votada por todos para renovar el compromiso ciudadano de 1978”, anotó.



Vecinos con intensas relaciones económicas, sociales y culturales

Lambán sostiene que Aragón “puede ejercer un papel fundamental en las relaciones con Catalunya”, cuyas inquietudes “estamos en mejor disposición que nadie de entender”. De hecho, el presidente del Gobierno de Aragón se refirió a algunos de esos vínculos: Aragón recibe de Catalunya el 40% de lo que importa y le envía el 30% de lo que exporta. “Es nuestro principal proveedor y cliente”, dijo, antes de referirse a “realidades palmarias” como el hecho de que decenas de miles de aragoneses tienen el catalán como lengua materna.

En este sentido, anunció la próxima derogación de la vigente Ley de Lenguas para recuperar el espíritu de la anterior: “solo puede haber una ley oficial en Aragón, que es el castellano”, dijo, al tiempo que mostró su intención de, en referencia al aragonés y al catalán, “reconocer las lenguas propias y protegerlas”.

Iceta, que calificó de “oportunista y partidista” la iniciativa del Gobierno para reformar el TC, mostró su disposición a “hacer todo lo posible por trabajar más y mejor juntos” entre las dos comunidades. “Somos vecinos y queremos seguir siéndolo”, anotó, antes de indicar que “no hay una mayoría de catalanes que quiera romper con España, y eso lo ganaremos políticamente el día 27”.

“Catalunya exporta más a Aragón que a Italia o Alemania”

“Catalunya exporta más a Aragón que a países como Italia o Alemania”, destacó Lambán, que añadió que “hemos de entender esa relación como un factor para seguir caminando juntos”. “Vamos a comprometer nuestro esfuerzo político para continuar juntos esa andadura”, anotó.

Aragón y Catalunya están unidos por numerosos lazos que afectan a la vida diaria de sus vecinos. Sus centros sanitarios, por ejemplo, atienden a vecinos de ambos lados –con mayor frecuencia a los oscenses en Lleida-, y varios de sus municipios comparten programas de promoción como Ribagorza Románica, en el que 14 ayuntamientos de ambos lados de la frontera “venden” de manera conjunta su oferta cultural y turística.
Las dos comunidades mantienen frecuentes conflictos mediáticos, como el de la posesión de varias decenas de obras de arte sacro –lleva veinte años animando el debate político pese a que los tribunales remiten a la iglesia para su resolución- o el que periódicamente generan las proclamas sobre la identidad de las comarcas aragonesas de habla catalana –Lambán calificó de “indigencia cultural” una reciente declaración del conseller de Justicia, Germà Gordó, en este sentido-.

Iceta se refirió a ambos. “Si depende del PSC, si soy presidente, en un año tendremos resuelto el problema de los bienes”, aventuró. Sobre las palabras de Gordó, instó a la Generalitat a reconocer que “fueron un error”. “Ha faltado sabiduría y reflejos –añadió-. Fue algo tan absurdo como gratuito cuando se pide respeto para los derechos de Catalunya”.

Fuertes lazos económicos en una zona fronteriza

Sin embargo, la relación económica es intensa entre los habitantes de ambos lados de una raya que Jaime II corrió, en el año 1300, hacia el este, del Cinca al Noguera Ribagorzana, tras más de un siglo de indefinición sobre la adscripción política de las tierras situadas entre el primero de esos ríos y el Segre. “Las instituciones, a veces, debemos aprender de los ciudadanos”, dijo Iceta al ser preguntado sobre si veía riesgos para esas relaciones.
Varias de las principales empresas españolas del sector cooperativista agrario operan en el territorio situado entre esos dos ríos: Iberalfa, con participación de una firma de las Cinco Villas, procesa anualmente más de 250 millones de kilos de alfalfa; Indulleida participa en la fábrica de zumos zaragozana Zufrisa, que el año pasado trató 63.000 toneladas de fruta y facturó más de 10 millones de euros; Fruits de Ponent supera las 65.000 toneladas de fruta anuales, Actel pasa de 120.000 con género también de otras comunidades.

Por otro lado, asociaciones ganaderas como la CAG o Copaga tienen su principal espacio de trabajo en dos provincias de las que sale más de la quinta parte del porcino del país y una cuota similar del bovino. A esas cifras hay que añadirles el volumen de negocio de empresas privadas como la leridana Vall Companys o la zaragozana Grupo Jorge.
Varias de esas cooperativas y empresas del sector porcino, con domicilio fiscal mayoritariamente catalán, ubican en pueblos de Huesca y Zaragoza las macrogranjas en las que nacen el grueso de los cientos de miles de lechones que engordan cada año.

La gestión común del agua

Paralelamente, ambas comunidades comparten competencias en materia ambiental sobre ríos fronterizos como el Noguera Ribagorzana al mismo tiempo que mantienen serias discrepancias acerca de la gestión del eje del Ebro, la dotación de recursos necesaria para garantizar la supervivencia del Delta del Ebro y, en consecuencia, la gestión de los embalses de Mequinenza y Ribarroja, de titularidad estatal.

El Canal de Aragón y Catalunya, que riega 100.000 hectáreas a ambos lados de las fronteras autonómicas –es el tercer sistema de riego m ás extenso de Europa-, es gestionado por una comunidad en la que cada zona cuenta con una representación proporcional a su territorio.

Lleida y su comarca reciben el agua de boca a través de un sistema que arranca en una presa ubicada en Huesca, la de Santa Anna, en la que también nace el Canal de Piñana, que riega 10.000 hectáreas de la huerta leridana.