Publicado: 07.02.2014 07:21 |Actualizado: 07.02.2014 07:21

El presidente del Constitucional figura como administrador de una consultora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Francisco Pérez de los Cobos Orihuel, figura en la actualidad como administrador único de la empresa Labour Prospectives SL, según los datos del registro mercantil de Barcelona consultados por Público. Esa situación la mantiene pese a la declaración expresa de incompatibilidad para los miembros de este alto tribunal "con cualquier actividad profesional y mercantil" que establece la Constitución, en su artículo 159, apartado 4, y la ley Orgánica del Tribunal Constitucional, en su artículo 19, apartado primero.

La empresa Labour Prespectives SL fue constituida el 2 de febrero de 2003 e inscrita al mes siguiente en el registro mercantil de Barcelona. Desde el primer momento Francisco Pérez de los Cobos consta con el cargo de administrador único de la mercantil, situación que no ha variado hasta este momento. La empresa tiene como objeto social "la elaboración de estudios en el ámbito de las relaciones laborales, análisis de la negociación colectiva y asesoramiento general en el ámbito social".

En el momento de la constitución de esa sociedad Pérez de los Cobos era catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad Autónoma de Barcelona.  Posteriormente, en el año 2007, se trasladó a la misma cátedra en la Universidad Complutense de Madrid, puesto que abandonó al tomar posesión como miembro del Tribunal Constitucional. Los otros dos socios de Pérez de los Cobos en la empresa son Javier Thibault, actual director general de Empleo del departamento que dirige Fátima Báñez, y Núria García Piñeiro, asesora en el gabinete de esta ministra.

El actual presidente del TC fue designado como magistrado del alto tribunal, garante de los principios que establece la Constitución y última instancia para los recurso judiciales, por el Senado a propuesta del Partido Popular. Su nombramiento se publicó en el BOE el 29 de diciembre de 2010. Con posterioridad, el pasado 19 de junio de 2013 fue elegido presidente de la institución por unanimidad de los magistrados que integran la institución una vez completada la renovación de sus miembros que se tradujo en una mayoría conservadora en la composición del alto tribunal.

Una portavoz oficial del gabinete del presidente del TC confirmó a Público que, efectivamente, Pérez de los Cobos sigue figurando como administrador de esta empresa, pero matizó que "no incurre en ninguna incompatibilidad legal porque la actividad de la empresa está suspendida". "La empresa no está activa", insistió a Público como síntesis de la versión oficial ofrecida en nombre del máximo responsable del alto tribunal.

Según esta portavoz "pese a esa suspensión de actividad la ley obliga a la empresa a seguir presentando cuentas al registro mercantil correspondiente, pero la realidad es que carece de actividad desde el 31 de diciembre de 2010, justo unos días antes de su toma de posesión como magistrado del Tribunal Constitucional que se materializó el día 12 de enero siguiente". Pérez de los Cobos no ha considerado la opción de disolver esta empresa "porque el día de mañana puede retomar esa actividad profesional", se limitó a decir la fuente oficial como justificación de la existencia de la mercantil en la actualidad y del cargo que el magistrado mantiene en ella.

Poco después de su elección como presidente del TC se supo que Pérez de los Cobos era militante del Partido Popular, según queda reflejado entre la documentación del sumario del caso Bárcenas donde aparecía, además, como donante de la formación política conservadora. Este hecho creó un gran escándalo político el pasado verano que se saldó con una resolución del propio Tribunal Constitucional en la que interpretaba que la incompatibilidad partidista que tanto la Constitución como la ley Orgánica el Tribunal Constitucional establecen solo es de aplicación para quienes ostentes cargos directivos, no para simples militantes.

La figura del nuevo presidente del TC ha seguido rodeada de polémica. En el mes de septiembre pasado el pleno del Tribunal Constitucional, por 9 votos contra dos, decidió rechazar los recursos presentados por la Generalitat y el Parlament de Catalunya  que pretendían su recusación en 26 asuntos diferentes relacionados con la política catalana. Esa votación puso de manifiesto la pérdida de credibilidad en la necesaria independencia que se atribuye a la figura de presidente del TC. Unos días después el mismo pleno tuvo que pronunciarse - lo hizo en el mismo sentido - sobre la recusación planteada por el ex magistrado Baltasar Garzón debido a su pasada militancia en el PP para que no participase en la decisión sobre su recurso contra la sentencia del Tribunal Supremo que le apartaba de la carrera judicial.

Otra sonada polémica sobre su falta de imparcialidad se suscitó tras darse publicidad al contenido de su discurso pronunciado en Yercla (Murcia), su localidad natal, el 6 de diciembre de 2005 entre los actos organizados por el Ayuntamiento para conmemorar el Día de la Constitución. En aquella ocasión hizo una soflama anticatalanista en pleno debate político sobre la reforma del Estatut catalán.

"... el Estatut y su excesos no es, a mi juicio, el principal problema sino una manifestación del mismo. El verdadero problema, y creo saber de lo que hablo, es que (...) varias generaciones de catalanes han sido ya educadas en el desprecio, expreso o tácito, hacia la cultura española, y el Estatut es la primera manifestación política de ese desprecio". (...) creo que, con honrosas excepciones, nuestra clase política no está a la altura de la madurez de nuestro pueblo",  dijo entre otras lindezas.

La condición de militante del PP como la de socio y administrador único de una empresa dedicada a la consultoría laboral fue ocultada por Pérez de los Cobos a los senadores de la comisión de Nombramientos de la Cámara alta durante la comparecencia previa a su designación como magistrado del TC, el 6 de octubre de 2010. En aquella ocasión se presentó a los parlamentarios como "un modesto profesor universitario", según el diario de sesiones que, sin embargo, no recoge que estuvo acompañado por Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, una circunstancia que no pasó desapercibida en la sala Clara Campoamor.

Sin embargo, en la página web oficial del TC su currículo sí recoge su amplia capacidad asesora a diversas entidades, con expresa mención al ministerio de Trabajo, al de Sanidad, al departamento de Treball del Govern de la Generalitat o a la consejería homóloga de la Comunidad de Madrid.

Es un secreto a voces que Pérez de los Cobos está considerado como el autor intelectual de la reforma laboral que promulgó el Gobierno de Rajoy nada más llegar al poder. De hecho, su estrecho colaborador Javier Thibault, en la consultora Labour Prospectives SL, en su recorrido académico y también como letrado adscrito a su persona en el TC, acabó como director general de Empleo nada más estrenarse el Ejecutivo del PP. Solo con estas observaciones, entre otras razones, se puede entender la resistencia de Pérez de los Cobos a liquidar la empresa definitivamente y preferir tenerla, simplemente, dormida.