Público
Público

Primarias del PSOE La presión del aparato: Díaz logra menos votos que avales en nueve comunidades

La presidenta andaluza mejora su resultado en ocho regiones, pero no logra superar el avance de Pedro Sánchez en todos los territorios, sobre todo los gobernados por los barones afines a la andaluza.

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 10
Comentarios:

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, comparece en Ferraz tras conocer los resultados de las primarias para la Secretaría General del PSOE. - EFE

Los resultados de las primarias del PSOE han dejado en evidencia un desfase entre el número de militantes que avaló con su nombre y apellido a un candidato hace dos semanas (66%) y el número de votos contabilizados en urna el pasado domingo (79,9%). La participación ha aumentado en casi 14 puntos, alcanzando una cifra histórica en unas primarias, lo cual ha beneficiado más a Pedro Sánchez que, con el 50% de votos, ha superado por más de diez puntos a Susana Díaz. El domingo se movilizaron más militantes, pero hay otro dato: un volumen considerable de afiliados cambió el sentido de su voto.

Esa diferencia, de más de un millar de papeletas, es especialmente significativa para la gran derrotada en las primarias, la presidenta de Andalucía, que contaba con el favor de los principales barones socialistas y los referentes históricos del partido: Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba… La sevillana ha obtenido 1.190 votos menos que avales, lo cual ha dado pábulo a sus adversarios para reafirmarse en la grave acusación que vertieron durante la campaña, a saber, que la presidenta andaluza y secretaria general del PSOE-A “presionó” o “coaccionó” a los afiliados para lograr su firma en el proceso de avales, pero perdió ese apoyo dos semanas después, cuando el voto del militante era secreto y en urna.

Susana Díaz ha logrado 59.041 votos, 1.190 papeletas menos que los avales recogidos hace dos semanas

Susana Díaz obtuvo 60.231 avales, según el recuento definitivo validado el pasado 8 de mayo por la Comisión Federal de Ética y Garantías del PSOE. Con el 99,2% escrutado, Susana Díaz ha logrado 59.041 votos este domingo (39,94%), 1.190 papeletas menos que los avales recogidos hace dos semanas (la mayoría los ha perdido en su propio territorio, Andalucía, la única federación donde no ha ganado al madrileño).

En cambio, tanto Pedro Sánchez como Patxi López han logrado más votos que avales. El exlíder del PSOE ha pasado de los 53.692 avales ─toda una victoria psicológica que dejó noqueados a los susanistas, hasta el punto de que llegaron a cuestionar el resultado─ a los 74.223 votos del domingo (50,2%), 20.531 papeletas más (sube en todas las comunidades). El exlehendakari vasco también repunta, pasando de 10.866 avales a 14.571 votos (9,85%).

El desfase entre avales y votos varía mucho por comunidades y tiene que ver con una mayor participación de la militancia del PSOE en esta segunda fase, pero también hay diferencias significativas en ciertos territorios ─principalmente Extremadura, Castilla La Mancha o Asturias─ donde antes ganaba Díaz en avales, y ahora ha vencido Sánchez. En estas comunidades gobiernan barones socialistas que respaldaban a la andaluza. El vuelco en el resultado de votos respecto a los avales ha sido interpretado por los sanchistas como una evidencia de que las direcciones regionales y provinciales se movilizaron para recabar firmas en favor de Díaz. La diferencia más notable, sin embargo, es la de la propia federación andaluza: allí la presidenta de la Junta logró 26.551 avales hace dos semanas, sin embargo, este domingo ha perdido un millar de votantes.

Los sanchistas creen que el resultado es una evidencia de que las direcciones regionales y provinciales se movilizaron para recabar firmas en favor de Díaz

Aun así, la victoria en su fuero corrobora la influencia importante de los aparatos en el sentido del voto de los afiliados, no sólo para Díaz, que vuelve a arrasar en Andalucía, sino para los otros dos candidatos. Patxi López vence en su tierra, Euskadi, donde sin embargo también ha sufrido una merma de votos respecto al número de avales que tenía. Díaz gana de largo en Sevilla capital, pero Pedro Sánchez se pone por delante en Dos Hermanas, el municipio donde presentó su candidatura, y que está gobernado por uno de sus hombres fuertes, el histórico alcalde Francisco Toscano, férreo antisusanista. En aquellos territorios donde la autoridad del secretario general está muy contestada desde dentro por los críticos ─como Asturias o la Comunidad Valenciana─, también es significativo el trasvase de votos a otros candidatos.

Susana Díaz ganó a Pedro Sánchez en avales en seis comunidades autónomas ─Andalucía, Extremadura, Castilla La Mancha, Murcia, Madrid y Aragón─ más Ceuta. Ahora, el madrileño se ha impuesto en número de votos en todas las federaciones, excepto la andaluza. La comparación entre avales y votos por comunidades es aproximada, porque Ferraz aportó los datos de avales por regiones, pero no ofreció las cifras definitivas tras la validación de las firmas y el recuento final. Pese a todo, la diferencia es tan notable en algunas regiones, que se vislumbran algunas conclusiones: Por ejemplo, Susana Díaz pierde votos respecto a los avales que consiguió reunir en nueve comunidades autónomas ─Andalucía, Castilla La Mancha, Murcia, Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Galicia, Aragón y Canarias (además de Ceuta y Melilla)─, mientras que aumenta el número de papeletas en las otras ocho regiones: Extremadura, Asturias, Cantabria, Euskadi, Navarra, Catalunya, Baleares, Aragón y La Rioja

El problema es que incluso en los territorios donde logra mejorar su presencia ─en algunos de forma tan significativa como en Euskadi (de 96 a 315 votos)─ el repunte de Pedro Sánchez es mucho mayor. También cabe reseñar que en el País Vasco, la única comunidad donde ha vencido Patxi López, el número de votos del exlehendakari también es bastante inferior al de los avales que obtuvo: de 2.800 a 2.211, mientras que Díaz y Sánchez han conseguido crecer en esta región.

El desfase entre avales y votos varía mucho por comunidades y tiene que ver con una mayor participación

El escrutinio estaba cerrado al 100% en muchas federaciones, pero no en todas, de ahí que los datos en términos generales ─del conjunto de España─ arroje cifras distintas a las que se analizan territorio a territorio. La diferencia entre los avales y los votos de Susana Díaz es mucho mayor, porcentualmente, en algunas comunidades de lo que refleja la cifra global en el conjunto del país, por lo que habrá que esperar al recuento definitivo.

En Andalucía, la presidenta de la Junta ha pasado de 26.551 avales a 25.112 (Sánchez aumenta de 8.818 a 12.588). En Castilla La Mancha, Díaz baja de 5.025 avales a 4.783 votos (Sánchez crece de 4.156 a 5.270). En Murcia, Díaz cae de los 2.276 avales a 2.065, mientras que Sánchez aumenta de 1.822 a 2.523 votos. En Madrid, donde antes ganó la sevillana por casi mil avales, ahora el nuevo líder del PSOE se pone por delante, pasando de 4.092 avales a 6.222 votos, mientras Díaz baja de 4.550 a 3.993. En la Comunidad Valenciana, la andaluza cae de los 5.313 avales a 4.274 votos, y Sánchez sube de 8.106 a 9.552. En Castilla y León, Díaz pasa de 3.183 a 3.052, y Sánchez avanza de los 3.695 avales a 4.304 votos. En Galicia, la andaluza logra 2.235 votos, algo menos de los 2.499 avales que tenía, mientras Sánchez repunta considerablemente de 3.816 a 5.442. Por último en Aragón, Díaz pasa de 3.314 avales a 2.766 votos, y Sánchez sube de 1.905 a 2.903 (mil más).