Publicado: 04.11.2014 07:52 |Actualizado: 04.11.2014 07:52

Podemos pretende poner en manos de las asociaciones de víctimas del franquismo su política memorialista

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:

"El programa sobre memoria histórica de Podemos será el que nos hagan las asociaciones", afirma el dirigente de esta nueva formación política Juan Carlos Monedero (Madrid, 1963), en una entrevista en clave memorialista, en la que apuesta reiteradamente por la necesidad de "rehacer el relato de la Transición", al tiempo que reclama la inmediata creación de una Comisión de la Verdad sobre el franquismo y sitúa "las políticas de memoria en el corazón de la reinvención de la democracia en España".

Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense y considerado como ideólogo y mano derecha de Pablo Iglesias en Podemos, Monedero ha abordado la cuestión memorialista en dos de sus libros más recientes: ‘La Transición contada a nuestros padres' (Catarata, 2011) y ‘Curso urgente de política para gente decente' (Seix Barral, 2013). En ellos se refleja su pensamiento crítico hacia la excesiva proyección del franquismo sobre la España actual y sostiene que "nuestra democracia está asentada sobre un genocidio". Su pensamiento puede dar pistas sobre la orientación que Podemos dará finalmente a su posición política en materia de memoria histórica, con independencia del gesto participativo dirigido al movimiento memorialista, similar al que el nuevo partido dirige hacia las mareas ciudadanas que reclaman más compromiso con la sanidad y la educación públicas.

"Lo mejor de las Constituciones europeas lo escribieron los antifascistas como Hessel. Aquí dices que eres antifascista y te acusan de pertenecer a una tribu urbana"

 Juan Carlos Monedero reconoce que su estancia académica en Alemania le permitió enfocar este asunto con más perspectiva. "Allí comprendí que no tenemos pasado porque se había borrado la República y que nuestra democracia era muy cutre, ya que cuarenta años de dictadura militar no nos habían permitido desarrollar cosas que sí ha desarrollado Europa". Y pone como ejemplo cómo "lo mejor del articulado de las Constituciones de Francia, Alemania e Italia, redactadas tras la Segunda Guerra Mundial, lo escribieron los antifascistas, los resistentes", como Hessel en la carta magna francesa de 1946. "Aquí dices que eres antifascista y te acusan de pertenecer a una tribu urbana", se lamenta.

Por el contrario, uno de los artífices de la Constitución Española de 1978 fue Manuel Fraga, "principal fundador del PP, ministro de Franco que firmó sentencias de muerte y que dijo que la calle era suya cuando murieron cinco obreros en Vitoria". Monedero alude a otros contrastes entre las democracias europeas y española: "Allí celebran sus días nacionales con los resistentes, que son los que desfilan, mientras que aquí siguen desfilando los ganadores de la Guerra Civil, sigue habiendo en los cuarteles símbolos del franquismo y el hijo del golpista Tejero asciende tras celebrar el 23F con una paella". Y también se refiere a los maquis "que deberían estar aquí, en el pabellón de héroes, como los restos del ejército republicano", y sin embargo siguen considerados en España "casi como delincuentes", mientras en Francia han sido honrados y condecorados.

En la Transición “se hizo lo que se pudo”, fue “una correlación de debilidades"

Da la impresión de que en la entrevista, Monedero matiza algo su posición muy crítica hacia la Transición expuesta en sus libros, ya que afirma ahora que "se hizo lo que se pudo", y parafrasea a Vázquez Montalbán al calificar ese período como "una correlación de debilidades, ya que ni el franquismo fue lo suficientemente fuerte para imponer a Arias Navarro como presidente del Gobierno, ni los antifranquistas fueron tan fuertes como para imponer la ruptura". Además, el dirigente de Podemos añade que "en la Transición hubo gente muy heroica", refiriéndose a los trabajadores que convirtieron el año 1979 en el de mayor conflictividad laboral de la Historia de España, "pese a los Pactos de la Moncloa y la desactivación de las movilizaciones por parte del PCE a cambio de darle más espacio político a Carrillo".

Ese año fue también el que abrió paso a la izquierda en muchos ayuntamientos tras las primeras elecciones municipales, lo que generó numerosas iniciativas de exhumación de fosas comunes de la Guerra Civil, aunque sin el rigor y la metodología científica actual. Para cortar ambos procesos de cuajo, Monedero sostiene que sobrevino el 23F, "un golpe que triunfó para disciplinarnos.

Preguntado sobre la iniciativa conjunta de hace un año en el Congreso de los grupos parlamentarios de PSOE e IU con una proposición no de ley (PNL) sobre un plan general de exhumaciones para toda España promovido por el Gobierno con dos años de aplicación, que finalmente fue rechazado por el PP, el profesor y político madrileño elude pronunciarse directamente, aunque indirectamente admite que "los representantes públicos tienen que tener el coraje de abrir debates porque las cosas que no tienen nombre, no existen". Y se muestra en desacuerdo con la frase pronunciada en 1977 por Marcelino Camacho de que "con la Ley de Amnistía estaban enterrados todos nuestros muertos", porque seguía habiendo 140.000 personas en fosas comunes.

Sobre la gestión de la memoria de IU en Andalucía: "Si no haces esto, ya me dirás qué haces en el Gobierno andaluz. IU ha hecho lo que tenía que hacer y siempre me parecerá poco" 

Sin embargo, Juan Carlos Monedero se muestra más explícito con respecto a la política memorialista de la Junta de Andalucía, considerada como punta de lanza y vanguardia a nivel estatal. Hasta el Relator Especial de la ONU sobre la promoción de la Verdad, la Justicia y la Reparación, Pablo de Greiff, elogió meses atrás al Gobierno andaluz por su compromiso con la recuperación de la memoria histórica. Pese a la coalición PSOE-IU que sustenta al Ejecutivo andaluz, el dirigente de Podemos solo se refiere a IU: "Muchos votantes y militantes de Izquierda Unida no entendían que sostuviera a un Gobierno del PSOE. Tenían que hacer algo que realmente identificase la política que se ponía en marcha con lo que significa IU. Si no haces esto, ya me dirás lo que haces en el Gobierno andaluz. IU ha hecho lo que tenía que hacer y siempre me parecerá poco".

Tras la desactivación de la Ley estatal de la Memoria Histórica por el Gobierno de Rajoy, la próxima Ley de Memoria Democrática andaluza podría convertirse en el principal referente normativo en España, cimentado sobre las recomendaciones de la ONU e incluso contemplando la introducción de la memoria en los institutos. En este sentido, Monedero se muestra tajante: "Hay que revisar la Historia y los libros de texto y dárselos a los expertos, asumiendo también los errores de violencia que se cometieron en el bando republicano. No vamos a caer en el sectarismo. Como decía Lasalle, la verdad es revolucionaria y no hay que tenerle miedo".

Monedero asegura tener la "sensación de que somos como niños robados que tenemos miedo a asumir que nuestros verdaderos padres fueron exiliados, asesinados, y que tenemos pendiente una parrafada con quienes los suplantaron". Y apostilla: "sé que es muy duro y que muchos prefieren no moverlo, pero el problema es que el pasado siempre emerge".

"Tengo la sensación de que somos como niños robados con miedo a asumir que nuestros verdaderos padres fueron exiliados, asesinados, y que tenemos pendiente una parrafada con quienes los suplantaron" 

Al igual que Paul Preston, este politólogo encuentra conexión entre el alto nivel de corrupción que padece la España actual y la dictadura."Desde esa falta de lectura de la memoria, sale también el escándalo de las tarjetas negras o el de Acebes presuntamente robando". Hablando sobre la oligarquía económica que continúa desde el franquismo, Monedero recuerda cuando el padre de Rato, con dinero en Suiza, fue encarcelado por Franco: "El franquismo dejaba robar, pero moderadamente". Tras preguntarse de dónde viene la fortuna que el rey Juan Carlos tiene fuera de España, según denuncia la prensa extranjera, Juan Carlos Monedero sostiene que "tenemos un entramado que constantemente nos sigue recordando a los asuntos mal cerrados del franquismo".

Partidario de la creación "inmediata" de una Comisión de la Verdad sobre el franquismo, Monedero tira de orgullo republicano para recordar que "mientras el fascismo se impuso casi como un paseo militar en Alemania, Italia y Francia, aquí le paramos los pies al fascismo durante 3 años y eso fue la honra". Y después de insistir en la necesidad de "revisar un pasado lleno de lagunas", introduce una variación en el recurrente dicho sobre las heridas de la memoria al afirmar que "habrá que abrir las heridas para limpiarlas, porque si no, siempre habrá pus".

Juan Carlos recurre al humor para terminar la entrevista con un chiste que recoge su libro sobre la Transición en el que aparece un franquista diciendo: "¡Pero hombre! Habernos dicho que la democracia era esto y habríamos venido mucho antes".