Público
Público

Las primarias del PSOE alejan el fantasma de una moción de censura en Cádiz

Los socialistas descartan dejar caer al alcalde José María González ‘Kichi’ antes del Congreso federal para no perjudicar la candidatura de Susana Díaz.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3
Comentarios:

El nuevo alcalde de Cádiz, José María González Santos 'Kichi', conversa con la popular, Teófila Martinez, tras tomar posesión de su cargo. EFE

SEVILLA.- El Ayuntamiento de Cádiz, gobernado en minoría por un partido instrumental de Podemos (Por Cádiz Sí se Puede), está en mitad de una encrucijada política con tres posibles salidas: el alcalde José María González ‘Kichi’ acusa a la oposición de maniatarle, de bloquear sus iniciativas e impedirle “gobernar para la gente, de forma distinta a como lo ha venido haciendo el PP en Cádiz en los últimos 20 años”. El regidor lanza sus críticas sobre todo contra el PSOE, el partido que facilitó su investidura, pero que le aprieta las tuercas tanto desde la casa consistorial como desde el Gobierno autonómico de Susana Díaz.

Una de las salidas es la moción de censura para descabalgar a 'Kichi' con la que juguetea el PP desde el principio de la legislatura. Pero los populares necesitan forzosamente al PSOE de Cádiz, y éste, tutelado de cerca por la presidenta de la Junta, ha descartado de plano esa opción. “Ni habrá moción de censura, ni existe bloqueo, ni tampoco está en nuestro ánimo boicotear la gestión del gobierno por sistema”, ha dicho estos días la secretaria provincial del PSOE, Irene García, muy afín a Díaz. 

La ejecutiva regional socialista ha pedido a esta semana a García que sea clara y que salga en los medios pronunciándose taxativamente en contra de apoyar una moción de censura propuesta por PP y Ciudadanos, porque “esa hipótesis no se está valorando ahora”, aseguran fuentes de la dirección. Los socialistas están convencidos de que la derecha utilizaría su apoyo para “desestabilizar tanto al Gobierno municipal de Cádiz como a la presidenta de la Junta”, pero también creen que el propio alcalde de la capital gaditana “tiene interés en acusar a Susana Díaz de fomentar la gran coalición PP-PSOE, igual que está haciendo Podemos en Madrid y en Sevilla” desde que los socialistas facilitaron la investidura a Mariano Rajoy.

El Ayuntamiento de Cádiz es una piedra en el zapato de la presidenta andaluza, la única nota discordante en un discurso que consiste en enfrentarse por igual a PP y Podemos. Díaz no quiere más fotos junto a los populares en los próximos seis meses, hasta que se celebre el Congreso federal que elegirá al nuevo secretario general del PSOE, previsiblemente en el mes de junio. La sevillana aspira a liderar el partido, y necesita taponar la grieta por la que se le fugan militantes socialistas cabreados por su apoyo a Rajoy en el Congreso. “Una moción de censura en Cádiz que repusiera al PP en la Alcaldía con ayuda del PSOE beneficiaría a los sanchistas o a cualquier otra candidatura alternativa a Díaz”, admite un miembro de su directiva, que asegura que “hasta después del Congreso federal no pasará nada” en la capital gaditana.

¿Y después? Después está la segunda salida a la encrucijada, que pasa por un acuerdo tripartito de la oposición (PP, PSOE y Ciudadanos) para sustituir a 'Kichi' por un tercer candidato, ni socialista ni popular: un miembro del partido de Albert Rivera. Pero el relato político de esta hipótesis ni siquiera existe aún, porque las relaciones entre los grupos de la oposición municipal son pésimas, y porque requeriría de una cesión por parte de todos los partidos altamente improbable. La tercera salida al escollo de la gobernabilidad de Cádiz, tan compleja como las dos anteriores, es que 'Kichi' siga en la Alcaldía sacando adelante sus políticas a empujones, peleándose a diario con el PSOE. “El alcalde no tiene un cheque en blanco de los socialistas. Que deje de quejarse, negocie, ceda y gobierne”, dice García, que recuerda que Díaz ha tenido que negociar con Ciudadanos, una fuerza de la oposición, para poder gobernar Andalucía.

“El alcalde no tiene un cheque en blanco de los socialistas. Que deje de quejarse, negocie, ceda y gobierne”, advierte Irene García

El PSOE de Cádiz tiene un doble rol: es el partido que sustenta el Gobierno municipal de José María González ‘Kichi’ y a la vez es azote de la oposición en el Ayuntamiento. Los socialistas gaditanos, siempre revueltos en crisis internas, fueron desplazados en las pasadas elecciones municipales por una formación nueva, próxima a Podemos, y luego tuvieron que superar el difícil trago de facilitar el Gobierno a ese nuevo partido que acababa de arrebatarle el liderazgo de la izquierda. La alternativa era permitir que siguiera mandando el PP de Teófila Martínez, 20 años ininterrumpidos de alcaldesa. Susana Díaz optó “por el mal menor” y entregó la Alcaldía a Kichi, una solución “traumática” para el PSOE de la que aún no se ha recuperado.

La presidenta de la Junta ha ninguneado sistemáticamente las peticiones del regidor gaditano de reunirse con él para abordar los problemas de Cádiz que requieren financiación y compromiso autonómico, algo de lo que 'Kichi' se queja día sí y día también en los medios y en las redes sociales. Díaz, además, hace oposición al alcalde desde el Parlamento andaluz: en las réplicas a la líder de Podemos, Teresa Rodríguez, siempre le lanza de rebote envestidas al regidor gaditano. Por último, el hostigamiento socialista se completa con una dura oposición desde el grupo municipal, pilotada por su portavoz Fran González. Escuchándole en los plenos, da la impresión de que el PSOE va a dejar caer a Kichi y a su Gobierno en cualquier momento

De la relación traumática entre PSOE y Podemos -que se extrapola del Ayuntamiento de Cádiz al Parlamento autonómico- se beneficiaría el PP, fuerza mayoritaria en el Consistorio gaditano. Los populares, siempre atentos a las cuitas entre socialistas y podemitas, han vuelto a amagar hace unos días con presentar una moción de censura contra 'Kichi' para arrebatarle el bastón de mando. Esta vez lo han anunciado en público, para que los medios achicharren con sus focos al PSOE, pero no es la primera ni la segunda vez que estos han mantenido conversaciones privadas con sus adversarios para testar si ha llegado el momento.

Los populares se inclinan más por la fórmula del tripartito, ya que aseguran que es la única que daría estabilidad a Cádiz hasta las elecciones municipales de 2019

La aritmética para que prospere una moción de censura en el Ayuntamiento de Cádiz es sencilla, pero políticamente es complejo de explicar. El Consistorio lo gobierna una marca afín a Podemos, gracias a un acuerdo con sus socios de Ganar Cádiz en Común (antigua IU) y a que el PSOE facilitó a regañadientes la investidura de 'Kichi'. La moción de censura necesita 17 concejales que suman PP, PSOE y Ciudadanos, y que daría lugar a un complejo gobierno tripartito o a un segundo gobierno en minoría, de otro signo político, pero igualmente condicionado por sus aliados-rivales.

Los populares se inclinan más por la fórmula del tripartito, “porque es la única que daría estabilidad a Cádiz hasta las elecciones municipales de 2019”. Obviamente proponen a un alcalde de su grupo. Esta solución es muy poco probable en cualquiera de sus dos fórmulas: la primera supondría el regreso de la alcaldesa Teófila Martínez, lo cual devuelve al PSOE a la misma tesitura que en 2015: decidir entre Teófila o 'Kichi'.

Entonces el círculo más próximo a la presidenta la convenció para que eligiera a regañadientes al segundo, puesto que “ni la ciudadanía ni los socialistas de Cádiz habrían entendido que se perpetuase en el poder a la regidora del PP que llevaban dos décadas criticando”. La segunda opción pasa por que los populares propongan a otro candidato a alcalde (previsiblemente Martínez abandonaría su acta de concejal para quedarse sólo en el Congreso), pero tampoco es probable, porque Susana Díaz no querrá apuntalar al relevo del PP y futuro cartel electoral antes de los comicios de 2019.

La tercera hipótesis para que prosperase una moción de censura contra Kichi, aunque igualmente compleja, pasaría por un acuerdo entre PP y PSOE para que el sustituto del alcalde sea un candidato de Ciudadanos (el nombre más probable es el de su portavoz municipal, Juan Manuel Perez Dorao). Pero esto son cábalas que aún están muy verdes.