Público
Público

Primarias del PSOE Los 'susanistas', en shock, por el avance de Sánchez en Andalucía

Hace 24 horas, la presidenta andaluza confiaba en doblar en avales al exlíder del PSOE. Su equipo aún confía en su ventaja, pero admite que “esperaba más de ella fuera de Andalucía, o menos de él dentro”

Publicidad
Media: 3.42
Votos: 19
Comentarios:

La candidata a la Secretaría General del PSOE, Susana Díaz (d), participa en un encuentro con militantes en la localidad zamorana de Toro. EFE/Mariam A. Montesinos

La estrategia de Susana Díaz se ha roto. La presidenta andaluza esperaba ganar las primarias en la primera ronda, en la fase de recogida de avales, enterrando a sus rivales con una cifra abrumadora de firmas de militantes. Ha logrado en parte su objetivo, porque los 62.617 avales recopilados en las últimas dos semanas supera con creces el cómputo de cualquier otro candidato anterior a dirigir el PSOE. Y porque rebasa en 21.000 firmas la cifra obtenida por Pedro Sánchez hace tres años, cuando alcanzó la secretaría general aupado en la potente federación andaluza que dirigía Díaz. Nunca antes el partido ha estado tan movilizado, tan tensionado -siete de cada diez militantes ha avalado- ni tan fracturado como ahora.

Pero el objetivo real no era ser la primera ni batir un récord en la historia de las elecciones internas del partido. El objetivo era dar un golpe psicológico a sus rivales, un golpe mortal. Superarles con una cifra incontestable de apoyos que visualizara claramente el poder de la andaluza frente a Sánchez, y secundariamente frente a Patxi López. 24 horas antes de que los tres candidatos registraran sus avales en Ferraz, Susana Díaz y su círculo más próximo -miembros de su Gobierno y de su ejecutiva- se mostraban convencidos de su victoria por adelantado (a esas alturas ya sabían que la cifra definitiva de avales había roto todas las marcas).

Se guardó el secreto del dato final para reservar el impacto hasta el día de hoy, para subrayar la diferencia entre unos y otros. Pero, al final, un miembro del Ejecutivo andaluz confió a un pequeño grupo de periodistas un dato clave que hoy sirve para calibrar hasta dónde llega la preocupación de los 'susanistas' y cuán noqueado ha quedado su equipo: “No te voy a decir cuántos avales hemos conseguido, pero calculamos que en torno a doble que Pedro Sánchez”. Susana Díaz ha reunido 62.617 firmas de militantes (más 900 directos en Ferraz), 5.248 más que el exlíder del PSOE (57.369). Patxi López ha presentado 12.000 firmas.

La andaluza ha ganado a Sánchez, pero por una distancia muy inferior a la esperada. La primera reacción del entorno 'susanista' ha sido de estupor y preocupación, algunas fuentes del PSOE-A cuestionan ya la validez de los números del madrileño y piden que Ferraz verifique los datos. Pero entre dientes admiten que el resultado es “muy ajustado”. “Se esperaba más firmas para ella fuera de Andalucía, o menos para Sánchez dentro. Lo tenemos que estudiar”, dice una fuente socialista. El 42,3% de los avales de Díaz (26.551) provienen de su federación, donde Sánchez ha logrado arañar más de 8.000 firmas, un 15% del total que ha obtenido (es la región donde logra más avales). También se cuestionaba el tirón de Díaz fuera de Andalucía, donde al final ha recogido 36.000 de sus 63.000 avales, casi un 58%, aunque ha pinchado dramáticamente en algunos territorios (en Cataluña, donde se disputan 12.000 votos, ha logrado 297 avales.

En las últimas horas se busca a la desesperada una explicación a lo ocurrido, y ningún relato parece convencer del todo. Distintas fuentes recabadas del entorno de Díaz valoran dos opciones: la primera es que la presidenta andaluza, como estaba previsto, ha recabado el apoyo mayoritario de su federación, las más numerosa con 45.849 afiliados, pero en cambio ha sido incapaz de sumar la adhesiones previstas fuera de su territorio, y ha encontrado un portazo rotundo en Cataluña, País Vasco y Baleares. Esto refuerza la idea de que el partido se ha fracturado entre PSOE del sur y PSOE del norte, más impermeable este último al estilo de la sevillana.

El equipo de Susana Díaz, precandidata a las primarias a la Secretaría General del PSOE, encabezado por Nino Torres,d., entrega en la sede socialista de Ferraz los avales otorgados a la candidatura "100 x 100 PSOE ".EFE/Juan Carlos Hidalgo

La segunda lectura es que el sector crítico dentro del PSOE andaluz ha crecido (en provincias como Cádiz, Granada y Málaga) permitiendo a Pedro Sánchez arrebatar a Díaz parte de los votos que esperaba en su propio fuero. “Es imposible que Sánchez haya llegado a los 57.000 avales sin haber metido cabeza en Andalucía, es la única región que le ha podido aportar tantas firmas”, dice un reconocido sanchista andaluz. La posibilidad de que el madrileño haya abierto un boquete en el mascarón de la potente federación de Díaz ha dejado en shock a los socialistas andaluces, temerosos de que cristalice un sector crítico de peso en el posterior congreso regional y en los cónclaves provinciales. Antes de que la presidenta andaluza se postulase a las primarias, nadie habría apostado por un candidato alternativo ni por una corriente crítica en las provincias (todos los secretarios provinciales están con Díaz). Con todo, desde el entorno de la presidenta tratan de minimizar el impacto de ese 15% de sanchistas andaluces.

“No va a rendirse”

Ahora los números de la presidenta andaluza contrastan con las expectativas, con lo que se ha venido diciendo y filtrando estos últimos días en los medios para desalentar al rival. Por ejemplo, hace unas semanas, fuentes de la dirección del PSOE andaluz dejaron caer que ya tenían garantizado “el control del 60% de los 180.000 militantes del partido en toda España”. Díaz contaba con el apoyo mayoritario de su propia federación, la más numerosa, con 45.849 afiliados, tenía de su lado a las estructuras del aparato y a los seis presidentes autonómicos haciendo campaña por ella en sus territorios. Sin embargo, al final los avales que ha logrado Susana Díaz representan el 33,4% del censo de inscritos, y el 47,4% del total de firmas presentadas por los tres aspirantes.

Otro dato que se avanzó fue el respaldo sin fisuras del PSOE andaluz con su presidenta, superior al 75% de los militantes, según la estimación que hizo la propia ejecutiva regional. Esta proyección tampoco se ha cumplido, ya que Díaz ha recabado el 58% de los avales andaluces. Habrá que esperar a conocer el origen territorializado de los avales por provincias para ubicar donde se han roto las previsiones, es decir, dónde ha avanzado más el sector crítico ganándole terreno al 'susanismo'. La propia presidenta de la Junta ha calificado este jueves sus números de “espectaculares”, sobre todo porque “muchos compañeros y compañeras no me conocían” fuera de su región.

“Tenemos a un rival sin nada que perder y eso no tiene límites”

Los 'susanistas' querían dar carpetazo a las primarias en esta primera fase, y no lo han logrado. Alguno de ellos, con la boca pequeña, esperaba incluso que la diferencia abrumadora de avales convenciera a Sánchez para tirar la toalla, como ocurrió en las primarias a la secretaría general del PSOE-A, en las que Díaz venció sin llegar a las urnas, porque sus adversarios ni siquiera llegaron al mínimo de firmas necesario para competir. Este escenario -más un deseo que una hipótesis- no lo barajan quienes realmente pilotan la campaña de Susana Díaz, porque hace mucho ya que entendieron que Pedro Sánchez “no va a rendirse, ni siquiera cuando pierda las primarias, porque entonces se postulará para ser el candidato a la presidencia del Gobierno”. “Tenemos a un rival sin nada que perder y eso no tiene límites”, se queja un consejero de la Junta.

Las últimas horas en el equipo de Díaz han servido para hacer una primera valoración de daños y para reconsiderar la estrategia a seguir. Las primarias se van a disputar voto a voto, a cara de perro, hasta el mismo día de las urnas, el próximo 21 de mayo.