Público
Público

Primarias socialistas Los precandidatos usan el fracaso del PS francés para reforzar sus tesis en las primarias del PSOE

Díaz cree que es la prueba de que a los socialistas ganan con "alternativas solventes"; Sánchez insiste en que sólo desde la izquierda se podrá ser alternativa y López critica tanto "los radicalismos estériles como la izquierda resignada"

Publicidad
Media: 2
Votos: 5
Comentarios:

Patxi López y Pedro Sánchez se saludan en Barcelona durante la celebración del Sant Jordi. | EFE

El estrepitoso fracaso del Partido Socialista (PS) en las presidenciales francesas —quedando como quinta fuerza política y con poco más del 6% de los votos—, no tardó en ser utilizado por los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE para reforzar sus respectivas tesis en el proceso sobre el rumbo que deben tomar los socialistas españoles.

Así, poco después de conocerse el resultado, la presidenta andaluza Susana Díaz dio su lectura de lo ocurrido a través de un tuit que sintetiza su apuesta por un PSOE que transforme la sociedad con propuestas viables y realistas. Así, escribió: "Las elecciones francesas son una demostración concluyente de que a los socialistas nos exigen alternativas solventes y para grandes mayoría".

En esos 140 caracteres, Díaz vino a sintetizar su apuesta por una "izquierda posible" y por un partido de "mayorías, sin complejos de nadie y sin querer parecerse a nadie".

La lectura del descalabro socialista en Francia que hizo Pedro Sánchez sólo unos minutos después de este tuit, y por el mismo medio, fue bien distinta. Como viene diciendo el ex secretario general del PSOE en todos sus actos, los socialistas sólo volverán a ganar recuperando un discurso coherente y el liderazgo de la izquierda.

En este sentido, escribió unos minutos después del tuit de Díaz y ya conocido los resultados: "Si la socialdemocracia se desdibuja, los votantes nos abandonan. Sólo desde la izquierda y con credibilidad seremos alternativa la derecha".

En lo único que coincidieron ambos candidatos, es que tras el resultado su apuesta es por Emmanuel Macron. Sánchez indicó que "aunque no nos gusta su proyecto, deseo que Francia apoye a Macron". Más contundente fue en este sentido Díaz, quien indicó que no valen excusas: “Hay que sumar para frenar a la ultraderecha. Nos jugamos el proyecto europeo y nuestro modelo de convivencia”.

Y ex lehendakari Patxi López, como viene siendo su estrategia de campaña, se situó entre ambas posiciones. Esperó hasta la mañana de este lunes para pronunciarse y, de nuevo, a través de Twitter escribió: "Nos duele el resultado del Partido Socialista en Francia. Pero tenemos que aprender: ni radicalismos estériles ni izquierda resignada". También abogó por cerrar el paso a la ultraderecha de Le Pen.

Las lecturas de los resultados de los socialistas en Francia de los tres candidatos luego se multiplicaron entre sus seguidores, provocando todo un debate en la red con no pocas fricciones.

El dirigente de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, no dudó en culpar del resultado a las políticas neoliberales de Hollande, y pasó media tarde contestando a partidarios de Díaz que, coherentes con el discurso de la candidata, achacaban el fracaso a la radicalidad del mensaje de Benoit Hamon: "Otro resultado histórico en Francia, cuando se intenta imitar a otros y pierdes tu origen, lo pagas en las urnas", escribió uno de los muchos militantes socialistas que apoyan abiertamente a la candidata.

En las filas de Sánchez, pasaba lo mismo. Y la coordinadora de su campaña, Adriana Lastra, daba una lectura en la línea de Pérez Tapias: "Los problemas de la socialdemocracia no derivan de la coherencia ideológica sino de gobernar sin identidad y ser desleales en las derrotas".

Los tres candidatos protagonizan esta tarde de lunes actos de campaña y, a buen seguro, que profundizarán en sus respectivos mensajes para explicar las causas del hundimiento de la socialdemocracia al otro lado de los pirineos y sus recetas para evitar el contagio en el PSOE.