Publicado: 17.02.2016 20:12 |Actualizado: 17.02.2016 21:03

Primer acuerdo entre C's y PSOE: despolitizar las instituciones y prohibir los indultos a corruptos​

Ambas formaciones siguen avanzando en las negociaciones para lograr un "acuerdo de Gobierno" que permita investir a Pedro Sánchez, aunque siguen sin llegar a una conclusión sobre Catalunya o la reforma laboral. Ciudadanos no ve "ningún obstáculo insalvable" con el PSOE e insiste en que culpar al PP si no permite que llegue "el cambio tranquilo".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, José Manuel Villegas, durante la rueda de prensa que ha ofrecido esta tarde, tras la reunión mantenida con el equipo negociador del PSOE en el marco de la ronda de contactos con los grupos políticos para

El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, José Manuel Villegas, durante la rueda de prensa que ha ofrecido esta tarde, tras la reunión mantenida con el equipo negociador del PSOE en el marco de la ronda de contactos con los grupos políticos para la investidura del líder socialista Pedro Sánchez. EFE/Kiko Huesca

MADRID.- Despolitizar las instituciones públicas y no permitir los indultos a corruptos. Esos han sido dos de los acuerdos parciales y descafeinados a los que este miércoles han llegado PSOE y Ciudadanos. Se trata del primer pacto 'sectorial' entre ambas formaciones, que no tendrá validez alguna, advierten los naranjas, sino consiguen llegar a un acuerdo global. 

No obstante, según ha constatado el vicesecretario general de C's, José Manuel Villegas, a día de hoy no existe ningún "obstáculo insalvable" en esa vía de negociación, por lo que todo apunta a un futuro acercamiento mayor entre ambos, aunque tras su tercera reunión ha habido pros y contras casi a partes iguales.



Ambos equipos negociadores han avanzado en medidas que forman parte de la "lucha contra el capitalismo de amiguetes", contra la corrupción, o que hacen referencia a la política social o a los cambios en el "modelo productivo". No ha sido así, por contra, en cuanto a los impuestos, al mercado laboral, al pacto por la Educación o a cómo afrontar el conflicto en Catalunya. 

De haber un acuerdo total entre PSOE y C's, los cargos del Constitucional o el CGPJ serán elegidos por el Congreso, a propuesta de los cinco primeros grupos parlamentarios

En lo que sí han llegado a una mayor concreción ha sido en una cuestión: la despolitización de instituciones como el Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo o la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Así, si Pedro Sánchez se convierte en presidente de Gobierno, tendrá que  llevar a cabo una reforma que incluya el siguiente procedimiento: los cargos de los citados organismos tendrán que ser elegidos a través de una oferta pública a la que pueda presentarse cualquier candidato siempre que no haya sido un alto cargo en los últimos dos años.

Después, será un Comité Asesor quien valorará sus currículums y decidirá los nombramientos. Ese Comité Asesor, a su vez, estará compuesto por 10 miembros que se elegirán por sorteo de un total de 50. Esos 50 habrán sido propuestos, asimismo, por los cinco grupos parlamentarios con más representación (10 personas por grupo) y ratificados por las correspondientes comisiones del congreso. "Así habrá filtros suficientes para que los cargos elegidos no estén sometidos a la tiranía del partido político que esté en el poder", opinó Villegas. 

Otra de las medidas acordadas hoy hace referencia a la prohibición de los indultos para aquellos que hayan sido condenados por corrupción, por delitos contra los Derechos Humanos o por violencia de género. También se pondrá límite a los aforamientos de diputados y senadores, que sólo se podrán acoger a ese privilegio si el hecho a juzgar tiene que ver con sus funciones políticas. 

La reforma laboral y los impuestos siguen siendo los principales escollos de la negociación entre ambas formaciones

Con ello, los naranjas se han colgado una medalla: era una de sus propuestas del programa electoral, como también lo era un incremento de la inversión en I+D+i o la dotación de una red de transferencia tecnológica a las empresas "para mejorar su productividad". "Estamos cerca de incorporar cosas que C's lleva reclamando hace tiempo", presumió el número tres de Rivera, hoy diputado en el Congreso y miembro del equipo negociador de los naranjas.

Reconocer el "derecho a la salud" y otros derechos sociales como fundamentales en la Constitución, así como su dotación económica obligatoria; una ley de segunda oportunidad para desahuciados, la lucha contra la violencia de género, el impulso a una ley que reconozca fórmulas de violencia intrafamiliar y proteger a la infancia con medidas contra el bullying en las escuelas son otros de los acuerdos "parciales" a los que han llegado este miércoles PSOE y C's.

Sin embargo, siempre según la versión de Villegas, todavía queda mucho por hacer para definir un "pacto de Estado por la Educación", o para establecer un marco laboral para los autónomos y para también para los trabajadores en general, ya que a C's no le basta con derogar la reforma laboral de Rajoy. Lo mismo ocurre con los impuestos, que los naranjas se niegan a subir aunque ello sea necesario para sufragar algunas de las políticas sociales que pretenden impulsar.

En cuanto a Catalunya, todavía no se ha cerrado una medida concreta, aunque los de Albert Rivera no creen que vaya a haber muchos problemas para hacerlo. "No será fácil, pero hemos propuesto un texto escueto de cuatro líneas que hace referencia a lo pactado en su propio Comité Federal, por lo que suponemos que no habrá ninguna dificultad", aventuró Villegas, apostando por que el PSOE también abogará por la "unidad e igualdad de todos los españoles" en vez de por el referéndum que impone Podemos. 

Participación del PP


En esas cuestiones seguirán trabajando ambos equipos negociadores el próximo viernes por la tarde, día en el que pretenden seguir avanzando hacia un acuerdo de gobernabilidad.  La segunda fase sería un pacto total de un programa de Gobierno que el PSOE debería presentar ante sus bases y Ciudadanos, al PP, a quien debe convencer para que se incorpore a dicho acuerdo. 

Villegas: "Será un acuerdo moderado y suficientemente atractivo para que el PP pueda decidir si se suma al cambio tranquilo"

Todo, antes del 2 de marzo, que comenzará el pleno de investidura del que, pretenden PSOE y C's, salga investido Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. De hecho, Ciudadanos ya no se niega rotundamente a la posibilidad de darle un "sí" y no quedarse sólo en la abstención como apoyo a los socialistas.

En cualquier caso, para que Sánchez ocupe la Moncloa, el PP debería abstenerse en la votación algo que, de momento, parece más que improbable. Pese a ello, Ciudadanos sigue amenazando a Rajoy, a quien pretende echar toda la culpa si se repiten elecciones, o bien, si fuerza un gobierno de PSOE con los "independentistas" liderados por Pablo Iglesias.

"El PP deberá participar en en esta reforma de la Constitución y de las instituciones españolas porque no se podrán adoptar sino participan PP-PSOE-C's", expuso Villegas. E insistió en apostar por el acuerdo a tres bandas: "Será un acuerdo moderado y suficientemente atractivo para que el PP pueda decidir si se suma al cambio tranquilo al que queremos llegar, o no", concluyó, advirtiendo también de sus "dudas" de que Rajoy pueda llegar a ser candidato incluso aunque Sánchez fracase en su intento de hacerse presidente.