Publicado: 12.07.2016 23:20 |Actualizado: 13.07.2016 16:35

Karlos Bernabé:  "El PP nos divide por el valenciano pero nosotros nos juntamos contra los recortes"

El concejal de Esquerra Unida en Orihuela (Alacant) denuncia en el Pleno municipal la instrumentalización de la lengua por parte de la derecha y su intervención ya supera las 160.000 visitas en Facebook.

Publicidad
Media: 4.44
Votos: 9
Comentarios:
h

Los concejales de Cambiemos Orihuela, Marta Guillén y Karlos Bernabé. / ÁLVARO BELMONTE

El eterno debate sobre la lengua auspiciado por la derecha en el Mediterráneo sigue lejos de quedar zanjado. El PP, para no hablar de corrupción, derechos, o recortes, resucita el fantasma anticatalanista a la mínima de cambio y vuelve a enfangarse en disputas lingüísticas. "Ustedes son separatistas, están alejando España de Catalunya y ahora están alejando la Vega Baja de la Comunitat Valenciana", le espetó Karlos Bernabé, concejal de Esquerra Unida en el ayuntamiento de Orihuela.  El vídeo de su intervención en el Pleno de la localidad el pasado 30 de junio ya cuenta con más de 165.000 visualizaciones en su muro de Facebook al cierre de esta edición.

Cuando una persona mayor va al médico, ¿no tiene derecho a que le atiendan en el mismo idioma en el que le duelen las cosas?


En ese discurso, Bernabé contradice la denuncia de la imposición del valenciano de la que se queja el Partido Popular. "Nunca les he visto protestar por las vallas publicitarias en ruso que hay en nuestro litoral, síntoma de un país en el que vive gente cada vez más pobre y donde se tiene que vender el turismo al capital extranjero. Claro que hay imposiciones lingüísticas -prosigue en el vídeo- hay mucha gente que piensa, siente y vive en valenciano. Cuando un niño va al cole tiene el mismo derecho a que le hablen en el mismo idioma que sus padres



En una entrevista telefónica con este medio, reconoce que la propia concejala de Educación del PP se le acercó después de la intervención para decirle que ella le entiende pero que hay otras personas que no: "Esto es como si fuera Murcia". Bernabé aprovechó su turno de palabra en el Pleno para mezclar castellano y valenciano, ante las risas y las caras de perplejidad e indignación del resto de los concejales, para recordar a toda esa "gente que se ríe en valenciano, gente que se enamora en valenciano y que cuando pierde a un ser querido le llora en valenciano".

Probablemente, la del joven concejal ha sido la primera y la única intervención en la que se ha usado la lengua de Vicent Andrés Estellés en el Pleno de Orihuela. Ese día, además, el Partido Popular presentó una moción Sobre el uso impositivo del valenciano que, según Bernabé, venía redactada desde su órgano en València y que intentaron mover en territorios castellanoparlantes del País Valencià antes de las elecciones, aunque al municipio donde nació Miguel Hernández llegó tarde.




No solo no se habla valenciano sino que, según una encuesta elaborada por Sigma Dos para la Conselleria de Educació, un 23% de los habitantes de comarcas como La Vega Baja no lo entienden. Un 54% no lo habla, un 45% no lo lee y un 67% no lo escribe. "A los políticos de la derecha les ha interesado desde siempre promover la castellanización mediante sus políticas educativas y solo se acuerdan del valenciano por puro folklore", ha subrayado. 

En conjunto, un 49% de la población de la Comunitat Valenciana no es capaz de hablar bien en valenciano. Ese porcentaje era de un 51% en 2010. "Quizá hubo una pequeña excepción con los jóvenes de mi generación porque crecimos viendo Canal 9, y dibujos animados como Bola de drac (Bola de dragón) o Doraemon vehicularon nuestro aprendizaje", que en cuanto a horas lectivas era bien escaso. Y lo sigue siendo. 

Valenciano como lengua optativa

El requisito de que para el ejercicio de la función pública sea indispensable el uso y conocimiento del valenciano tiene un lado "perverso", porque ha sido compaginado con años de políticas de excepción lingüística promovidas por los sucesivos gobiernos del PP. "En mi instituto la asignatura de valenciano la dábamos a última hora de la mañana, de dos a tres, y mis compañeros se solían saltar la clase". Está demostrado que si esa asignatura se daba en otro momento, la asistencia crecía considerablemente. Pero el tema de la excepción va más allá, porque según Bernabé todavía hay muchas escuelas en las que puedes elegir entre dar valenciano o no darlo, como cuando escoges entre Religión o Ética, sobre todo en puntos del sur de Alacant y comarcas del interior de Castelló y València en las que predomina el uso del castellano.

Este psicólogo de 27 años afiliado a IU combina el paro con sustituciones como educador en centros de menores y esta es su primera legislatura como concejal dentro del grupo Cambiemos Orihuela. Su relación con el valenciano ha sido siempre desde la perspectiva del autodidacta que se acerca a él a través de libros, música y simpatía hacia el resto de las lenguas del Estado. También estudió un año de Euskera y vivió con catalanes para suplir las carencias de la educación pública. Para Karlos Bernabé el hablar valenciano le supone una especie de reconciliación patriótica de la que fue consciente en los meses posteriores al 15M: "Vivíamos en el valenciano como refugio de la España que no pudo ser pero ahora, de alguna forma, el tener conciencia de esas lenguas minoritarias y contribuir a alimentarlas enriquece y mejora esa idea de ser español".