Publicado: 15.11.2016 20:32 |Actualizado: 15.11.2016 20:38

Rajoy sufre su primera gran derrota con la suspensión del calendario de la LOMCE

El Congreso de los Diputados aprueba por unanimidad una proposición no de ley para promover un pacto de Estado contra la violencia de género que implique a todas las administraciones mediante la adopción de medidas efectivas para proteger a las mujeres amenazadas y promover políticas en contra de esta lacra.

Publicidad
Media: 3.27
Votos: 11
Comentarios:
EFE/Ballesteros

EFE/Ballesteros

MADRID.— El pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición de ley, presentada por el grupo parlamentario socialista, que supone la primera derrota política de Mariano Rajoy en la actual legislatura. Se trata de una iniciativa que persigue una modificación urgente de la ley orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) por la que se suspende el calendario de la implantación de la norma, muy contestada desde la comunidad educativa.

La votación ha reflejado la soledad del grupo parlamentario popular que, con una minoría de 137 escaños, no ha podido impedir que todo el resto del hemiciclo se haya puesto de acuerdo para paralizar la aplicación de la LOMCE, una de las leyes “estrella” del Gobierno de Rajoy en la anterior legislatura en la que el grupo popular disfrutó de una amplia mayoría absoluta.

Fue aprobada en 2013 sin el apoyo de otros grupos parlamentarios. Se trata de una de las reivindicaciones más extendidas por los diversos sectores de la comunidad educativa. El portavoz socialista, el diputado catalán Manuel Cruz Rodríguez, ha proclamado que “la implantación de esa ley es inasumible por las comunidades autónomas, además de haberse elaborado al margen de la comunidad educativa. Es una ley profundamente ideológica, confesional y retrógrada que no garantiza la igualdad de la educación para todos, provocando desequilibrios sin precedentes que nos retrotraen a finales de la década de los setenta”.

"Es una ley profundamente ideológica, confesional y retrógrada que no garantiza la igualdad de la educación para todos" 

El debate de la toma en consideración de la proposición de ley —que a partir de ahora será remitida para su tramitación a la comisión de Educación de la Cámara baja— ha constituido un continuo reproche a la gestión del Gobierno de Rajoy a lo largo de la anterior legislatura en materia educativa, sobre todo a la hora de alumbrar la LOMCE.

Esta ley, que propició la aparición de las “mareas verdes” que protagonizaron las protestas sociales en la calle, hizo que toda la oposición firmara poco después de su entrada en vigor un acuerdo por el que todos los grupos de la cámara, salvo el PP, se comprometían a derogarla nada más la formación conservadora perdiese la mayoría en la Cámara baja.

Todos los grupos, con mayor o menor énfasis, se han mostrado a favor de respaldar la toma en consideración para iniciar una tramitación que no se prevé rápida toda vez que en el Senado, cámara en la que el grupo popular cuenta con una mayoría absoluta, puede ralentizar sus debates. En cualquier caso, las modificaciones que se realicen en la Cámara alta pueden deshacerse de nuevo en el Congreso de los Diputados, aunque retrasará su entrada en vigor.

Esta ley, que propició la aparición de las protestas sociales en la calle, hizo que toda la oposición firmara un acuerdo de compromiso para derogarla en cuanto pudieran

Ese argumento ha sido esgrimido por el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, quien ha intervenido al finalizar el debate para anunciar que el gobierno quiere llegar a “un acuerdo nacional sobre educación” de forma rápida y para ello se compromete, tras convocar la comisión sectorial de Educación con la comunidades el día 28 de noviembre, a eliminar a entrada en vigor del calendario, que ha centrado en la aplicación de las reválidas, mediante un decreto-ley que prevé promulgar “en las primeras semanas de diciembre”.



De esa forma, según el ministro, “no tiene sentido la tramitación parlamentaria de esta proposición de ley del grupo socialista que a la vista de lo que han manifestado los grupos parlamentarios va a ser admitida. Alumbrar esta ley orgánica es un proceso largo y con la medida del Gobierno se irá más rápido”, ha insistido el ministro.

El resultado de la votación ha sido concluyente: 208 diputados han votado a favor y tan solo 133 se han pronunciado en contra, todos pertenecientes al grupo parlamentario popular y a sus socios de Foro Asturias y UPN. Ha habido dos abstenciones que se han debido a errores a la hora de pulsar los botones de votación. Es la primera vez en esta legislatura, una vez constituido el Gobierno presidido por mariano Rajoy, que la bancada popular y el Ejecutivo conservador sufren una derrota de esta magnitud.

Un pacto de Estado contra la violencia machista

La sesión plenaria también ha alumbrado otra iniciativa parlamentaria, esta de forma unánime, por la que se insta a lograr un pacto de Estado contra la violencia de género que implique a todas las administraciones públicas mediante la adopción de medidas tendentes a garantizar la seguridad de las mujeres amenazadas y promover todo tipo de actuaciones, con dotación presupuestaria adecuada, para combatir esa lacra.

El texto final ha sido posible al fusionar dos proposiciones no de ley planteadas por los grupos parlamentarios popular y socialista que, a su vez, han recibido enmiendas transaccionales de otros grupos de la cámara. Finalmente, el texto, con una docena de puntos que concluye con la creación de una subcomisión parlamentaria para identificar los problemas que impiden avanzar en la toma de medidas para combatir la violencia de género. El informe debe estar elaborado en cuatro meses a partir de fin de año.