Público
Público

El príncipe Felipe: "La operación ha ido como la seda"

El cirujano Miguel Cabanela califica la intervención de exitosa, pero informa de que el rey Juan Carlos tendrá que someterse a una segunda operación dentro de dos meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rey se recupera en el Hospital Quirón Madrid de la intervención quirúrgica para sustituirle la prótesis en la cadera izquierda, que ha concluido con éxito, según han informado fuentes de la Casa del Rey y corroborado posteriormente los responsables de la operación. Juan Carlos abandonó el quirófano unas tres horas después de entrar en la sala de operaciones, donde fue intervenido por el cirujano Miguel Cabanela, secundado por su colaborador habitual en la Clínica Mayo de Minnesota, el estadounidense Robert Trousdale.

Pasada la medianoche, el doctor Cabanela ofreció una rueda de prensa en el auditorio del hospital para explicar los detalles de la operación y la evolución médica del rey, donde dejó claro que Juan Carlos tendrá que someterse a una segunda operación. Mientras, el rey llevará una prótesis provisional, que sustituye a la infectada y deberá ser retirada en unas ocho semanas. A partir de entonces, el rey será operado, por lo que no volverá a caminar con normalidad hasta dentro de unos cuatro meses.

La intervención comenzó al filo de las nueve de la noche, según un comunicado de la Casa Real, que argumentó que la operación se demoró hasta esa hora para no molestar y alterar la rutina del hospital.

Minutos después de que el rey ingresase en la sala de operaciones, llegó al hospital la Reina Doña Sofía, aproximadamente a las 20:20 horas de la tarde. Después de bajarse del coche, un hombre desnudo irrumpió ante la entrada del hospital y fue detenido por la policía. Minutos antes del inicio de la intervención quirúrgica, que arrancó a las 20:50 horas, llegaba la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien permaneció casi una hora en el centro médico.

Los Príncipes de Asturias, por su parte, acudieron a las 22:45 horas al hospital, donde también se encontraba la infanta Elena. Felipe explicó al término de la operación que la intervención ha ido 'como la seda', según le informaron los médicos.

Sofía confirmó que la operación se había resuelto con éxito y que todos estaban 'muy contentos con el resultado'. También comentó que a medianoche el monarca seguía dormido. Felipe destacó a su vez la buena impresión que le han aportado las explicaciones que han recibido del equipo médico, por lo cual en la familia real están 'muy contentos'. Ha señalado igualmente que estaban muy 'animados' y ha reiterado que los médicos aportarían más detalles.

Antes de la operación, la Casa Real negó rotundamente que el monarca se haya planteado la abdicación y por el momento está tratando de que no se hable de si el príncipe Felipe tendrá que asumir una regencia si llegara a estar los seis meses de baja.

No es muy normal que cuatro personas salgan en rueda de prensa a explicar qué le sucede al rey y por qué tiene que ser operado como ocurrió el viernes. De hecho, la Casa Real no está obligada por ley a dar cuenta del estado salud del monarca y sólo lo hace en el caso de que se trate de algo que le vaya a tener convaleciente durante un tiempo y, por tanto, implique un cambio de agenda. Sí que suele hacer públicas las revisiones médicas anuales.

Aunque los expedientes se suelen cerrar con un escueto 'satisfactorio' este año se conoció que 'se ha constatado la agudización de una antigua hernia discal en columna lumbo-sacra que se está estudiando para determinar su tratamiento más adecuado'.  Con el silencio que existe en torno a la salud del monarca, no es de extrañar que ocurran cosas como la de 2010, cuando un programa del corazón aseguró que el rey utiliza audífonos en los dos oídos y tras varios días de polémica, la Casa Real tuvo que admitir que era cierto. 'Su majestad lo usa como tantísimos españoles; unas veces se lo pone, otras no... lo normal', dijeron fuentes de la Zarzuela.

Más allá de que la mayor parte de los percances físicos del rey se hayan producido mientras practicaba deportes poco aconsejables para una persona de su edad, de lo que se conoce poco o casi nada es de la evolución que ha seguido después de que se le extrajera un nódulo de un pulmón en mayo de 2010. El examen médico concluyó que el tumor era benigno, aunque la Casa Real no ha informado sobre si el rey ha vuelto a pasar algún tipo de prueba tras aquello.

Antes de salir para el hospital, el rey recibió las credenciales de 16 nuevos embajadores en el Palacio de la Zarzuela, en un gesto claro por aparentar que se encuentra mejor de lo que demostró la pasada semana durante la inauguración del año judicial. 'Normalmente no venís tantos, mucho debe gustaros', dijo a los periodistas.

El primero en entregar las cartas credenciales al rey ha sido el representante diplomático de Líbano, Charbel Aoun, seguido del embajador de Macedonia, Slobodan Chashulev, y el de Nueva Zelanda, Michael Swain, ataviado con una capa tradicional. A continuación ha llegado el nuevo embajador de Portugal, José Tadeu da Costa Sousa Soares; Lang Yabou (Gambia), Frédéric Kolie (República de Guinea), Purificación Angue Ondo Avomo (Guinea Ecuatorial) y Wadee Batti Hanna (Irak).

Tras dialogar brevemente con el nuevo representante diplomático suizo, Thomas Kolly, el Rey ha recibido las cartas que acreditan como embajadores a Tomasz Arabski (Luxemburgo), Binh Nguyen Ngoc (Vietnam) y Roberto Giovanni Tanzi-Albi (Finlandia). James Costos, el nuevo representante de EEUU en España, ha sido uno de los últimos en presentarse ante el Monarca, tras el catarí Abdulrazzak Abduljalil Al-Abdulghani y antes que el maltés Mark Anthony Micallef.

DISPLAY CONNECTORS, SL.