Publicado: 04.12.2013 07:00 |Actualizado: 04.12.2013 07:00

Prohibido sugerir que Rajoy y su sucesor en el Registro de Santa Pola se repartían las ganancias

Una jueza de Murcia condena a un abogado a indemnizar con 30.000 euros a Francisco Riquelme --registrador interino de la localidad alicantina-- por intromisión en su honor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una jueza de Murcia ha condenado al abogado José Luis Mazón a pagar una indemnización de 30.000 euros por sugerir en dos medios de comunicación que Mariano Rajoy se repartía las ganancias del Registro de la Propiedad de Santa Pola (Alicante) con el registrador que le sustituyó interinamente en ese puesto, Francisco Riquelme.

La titular del Juzgado de Primera Instancia número 10 de Murcia, Carmen Mérida Abril, concluye que Mazón ha cometido una intromisión ilegítima en el honor de Riquelme, que le había demandado, perjudicando su integridad personal y profesional. Añade que si el letrado sólo se hubiese referido a Rajoy no le hubiese pasado nada --de haber mediado una demanda del presidente del Gobierno--, ya que la libertad de expresión es más amplia al dirigirse contra políticos u otros personajes públicos.

Las palabras controvertidas del abogado fueron las siguientes. El 12 de enero de 2012, en una entrevista con el diario La Opinión de Murcia, y hablando de la denuncia que él mismo había interpuesto ante la Oficina de Conflicto de Intereses por este asunto, Mazón dijo: "Rajoy y Riquelme, unidos por una amistad, pudieron llegar a un acuerdo para que el abanillero conste como registrador de Santa Pola además de serlo en Elche pero el presidente del Gobierno siga percibiendo parte de su sueldo".

Ocho días después, el 20 de enero de 2012, en la revista asturiana Atlántica XXII, se publica otra entrevista relativa a la misma denuncia en la que José Luis Mazón manifestó lo siguiente: "Yo creo que ha hecho algún apaño con Riquelme. ¿Rajoy le ha regalado a su amigo toda la fortuna que le correspondía durante todos estos años?" 

Por estas declaraciones, Riquelme presentó una demanda de intromisión al honor contra Mazón, en la que reclamaba una indemnización de 100.000 euros, pretensión que apoyó la Fiscalía, y que la jueza ha estimado en parte, rebajando la cuantía.

En la sentencia, la magistrada empieza rechazando que la demanda de Riquelme fuese en realidad en defensa del honor de un tercero, Mariano Rajoy, como había alegado Mazón en el pleito. En ese sentido, se limita a indicar que en las manifestaciones del abogado se cita expresamente por su apellido al registrador interino.

La resolución cree que, en este caso, la integridad de Riquelme, "tanto personal como profesional, quedó afectada y mermada en la consideración ajena con las expresiones vertidas por el demandado". 

Es más, la jueza argumenta que hacer manifestaciones sobre la actividad pública del presidente del Gobierno es de interés general, por lo que si Mazón sólo se hubiese referido a él le habría amparado la libertad de expresión, en caso de qu la tutela solicitada fuera la del honor de Rajoy. Pero añade que eran "innecesarias  las acusaciones vertidas" contra Riquelme "si lo que se quería era criticar o poner en tela de juicio la situación administrativa de don Mariano Rajoy".

Así, afirma que las referencias a Riquelme son de "naturaleza difamante", sin que en este caso haya razón alguna para que la libertad de expresión prevalezca sobre el derecho al honor.

Tras conocer la sentencia, José Luis Mazón ha considerado que es un "acto de expresión del caciquismo judicial", y ha anunciado recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Murcia que dejará en suspenso el pago de la indemnización.