Publicado: 21.09.2015 19:02 |Actualizado: 21.09.2015 23:30

El PSC busca de una movilización ciudadana como en unas generales

En la recta final de campaña intensificarán el mensaje para que su electorado tradicional vaya a votar, con la presencia de Susana Díaz y Felipe González. Están jugándoselo al "todo o nada", pero creen que les está funcionando y aún aspiran a ser segunda fuerza política.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El líder del PSC, Miguel Iceta, y el del PSOE, Pedro Sánchez, en un mitin en Catalunya. Archivo EFE

El líder del PSC, Miguel Iceta, y el del PSOE, Pedro Sánchez, en el mitin donde ambos bailaron a ritmo de Queen. EFE

MADRID.- Los manuales de Ciencias Políticas y los que manejan los politólogos suelen aconsejar que ante una campaña electoral donde todo apunta a que tu formación política sale con muy malos pronósticos sólo cabe arriesgar. Y parece que es lo que ha decidido el Partido Socialista de Cataluña (PSC), con el total apoyo del PSOE.

Por ello, el PSC ha sorprendido con una campaña llena de gestos llamativos que, al menos, les ha colocado en el escenario político en Cataluña, de donde parecían haber desaparecido desde hace unos años.



Primero fue la carta de Felipe González que, como reconoció el candidato del PSC Miquel Iceta en su entrevista a Público, la compartía en su contenido y les ayudó a que se les visualizara como alternativa. El expresidente sigue teniendo su tirón en Cataluña.

Luego, Iceta admitió, por primera vez en muchos años viniendo de un líder del PSC, que necesitaba al PSOE y que sus siglas sumaban. Y Pedro Sánchez no dudó en decirle que allí estarían. El líder socialista lleva toda la campaña haciendo actos en Cataluña, pero se ha implicado toda la dirección del partido: la Ejecutiva, los barones regionales y hasta las viejas glorias del socialismo.

Pero la gran irrupción mediática de que el PSC aún existe en Cataluña fue cuando en el inicio de campaña –donde por primera vez estuvo un líder del PSOE-, Iceta se puso a bailar. Sin complejos. Y nadie duda a estas alturas que fue un acierto, porque en esta sociedad mediática y de redes sociales, triunfó su ocurrencia y se dio a conocer. Había que arriesgar desde el minuto uno, como dicen los manuales.


Además, la campaña contra Iceta por “el baile” y su supuesta frivolidad ha tenido poco recorrido, ya que el candidato socialista es políticamente muy sólido y tiene un discurso bien construido desde hace años.

Nadie duda a estas alturas que el baile de Iceta fue un acierto. Triunfó su ocurrencia y se dio a conocer.

Y ya la guinda del pastel fue el acto con Pedro Sánchez y la bandera de España de fondo. Si Iceta se atrevió a bailar, también se atrevió a presentar la bandera como el símbolo de todos. En Cataluña. Lo que parece que ha molestado mucho a Ciudadanos y al PP.

En la recta final de la campaña el PSC y el PSOE buscarán, sobre todo, movilizar a su electorado tradicional, el que le suele votar en las elecciones generales. Este martes estará la presidenta andaluza Susana Díaz y, el miércoles, el expresidente Felipe González, en un intento de llamar a ese voto que en las elecciones autonómicas suele quedarse en casa. Y hace unos días lanzaron un vídeo bajo el título 'Llama a tu primo, llama a tu amigo', muy dirigido a ese electorado.

Para los socialistas, la única forma de darle la vuelta a las encuestas es conseguir dicha movilización, que siempre convierte al PSC en una fuerza importante en Cataluña y que le llevó a lograr hasta 25 diputados para el Congreso en 2008, más del doble de CiU.

Fuentes del PSC y del PSOE no ocultan que la campaña está siendo “atrevida y arriesgada”, pero creen que les está funcionado. Y, aunque no dicen lo mismo la mayoría de las encuestas, los socialistas aseguran que están muy cerca de ser la segunda fuerza política y que se están reencontrando con gran parte de su electorado más tradicional, que fue el que les dio muchos votos en otras épocas.

Iceta, con el apoyo de Sánchez, ha recuperado el PSC más catalanista y españolista, y esas son sus bazas a jugar en estas elecciones. En la recta final del partido están convencidos de que la estrategia les va a funcionar. Se verá el 27S, pero los socialistas catalanes están decididos a jugárselo al “todo o nada”.