Público
Público

El PSC pide recuperar su puesto en la dirección del Grupo Socialista como condición para seguir con el PSOE

Los catalanes no descartan la posibilidad de conformar un grupo propio en el Congreso si el equipo de Rubalcaba no accede a concederles voz independiente en los asuntos relacionados con Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los socialistas catalanes creen que gran parte de la responsabilidad de que en las pasadas elecciones del 25 de noviembre lograran el peor resultado de su historia la tiene su cumplimiento estricto de la disciplina de voto del Grupo Socialista en el Congreso, tan sólo rota el pasado martes en la votación sobre el derecho a decidir que apoyaron 13 de los 14 diputados del PSC -Carme Chacón no votó- en contra de la orden de Ferraz. Por eso, desde el partido que dirige Pere Navarro llevan insistiendo en las últimas semanas en que sólo podrán mantener esa alianza parlamentaria en el caso de que el PSOE les permita tener 'voz propia' en los asuntos que afectan a Catalunya.

Pero en las negociaciones entre ambas formaciones -que comenzarán en los próximos días y que tratarán de readecuar el protocolo suscrito hace más de 35 años-, los socialistas catalanes pondrán además como condición para renovar ese hermanamiento la recuperación del puesto en la dirección del Grupo Parlamentario que el PSC perdió la pasada semana cuando el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, forzó el cese de José Zaragoza tras su apoyo a la consulta soberanista.

'Si no existe esa intención del PSOE, que creemos que si la hay', explican fuentes del PSC en el Congreso a este diario, 'habría casus belli', por lo que la ruptura entre los dos partidos podría estar más cerca que nunca. Y eso que desde ambas partes llevan días tratando de suavizar el conflicto recalcando que la alianza es indivisible. Las fuentes consultadas reconocen que los socialistas españoles no darán su brazo a torcer en el corto plazo. Asumen que no volverán a la dirección del Grupo Socialista en los próximos meses hasta que no se 'calmen las aguas' agitadas, especialmente, por históricos dirigentes que ya han pedido incluso una ruptura total de los partidos hermanos. 

Insisten, no obstante, en que ese será un punto irrenunciable en las negociaciones entre las cúpulas de ambas formaciones, y que deberá estar solucionado antes del verano. Los socialistas catalanes barajan ya incluso la posibilidad de que la secretaría que abandonó Zaragoza pueda estar ocupada por diputados del PSC de 'una nueva generación' como la que según afirman podrían encarnar el coordinador de los diputados y senadores del partido, Francesc Vallès, o la parlamentaria Meritxell Batet. 'Sin recuperar ese puesto se hace muy difícil que los puentes se vuelvan a reestablecer', recalcan.

Si no hay acuerdo al respecto, y si el PSC no logra esa voz propia para poder defender los asuntos relacionados con Catalunya de manera autónoma en Madrid, las fuentes consultadas no descartan incluso que se pueda producir una escisión en el Grupo Parlamentario Socialista y que los catalanes conformen el suyo propio. 'Esa no es una prioridad pero la posibilidad existe y está ahí', advierten.

Todas esas cuestiones se comenzarán a debatir en los próximos días, si bien aún no se ha desvelado una fecha concreta para la primera reunión. Lo más probable es que los contactos mantengan el cauce habitual en las relaciones PSOE-PSC. Es decir, que las negociaciones estén en manos de Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano, por parte del PSOE, de Pere Navarro y su mano derecha, Antonio Balmón, por la de los socialistas catalanes.

Por ambas partes siguen considerando aún que la mejor estrategia de futuro es mantener esa unión que se ha consolidado en las tres últimas décadas. Este lunes Navarro, que ha reconocido que 'no es menor' la diferencia que existe entre los dos partidos respecto al derecho a decidir, ha vuelto a afirmar en una entrevista en Catalunya Ràdio que separar el PSOE del PSC 'sería una muy buena noticia para la derecha', por lo que está dispuesto a y no darle 'esa alegría' porque ambos partidos comparten 'un proyecto común, unas ideas y valores'. 

La dirección del PSOE ha vuelto a reafirmar este lunes su convencimiento de que 'lo más positivo' tanto para Catalunya como para España sigue siendo 'la fórmula del consenso' con el PSC que han mantenido en los últimos 35 años. Además, el portavoz económico de los socialistas, Valeriano Gómez, ha insistido en que, en su opinión, 'lo óptimo es no plantearse ningún cambio sustancial' en esa relación.

En una rueda de prensa en Ferraz para presentar la segunda jornada de la Conferencia Política del partido, que se celebrará el próximo sábado en Valencia, los dirigentes socialistas han eludido aclarar en qué fecha concreta se producirá ese primer encuentro con sus socios catalanes. 'Los contactos son constantes', ha matizado la secretaria de Participación, María González Veracruz.

Gómez ha añadido que después de que el martes se reflejara la discrepancia existente en torno al derecho a decidir, 'es necesaria una reflexión' entre ambos partidos.'Deben continuar los contactos para ver qué resulta óptimo para España y para Catalunya', ha dicho. En la misma línea, el presidente del PSOE y jefe del Ejecutivo andaluz, José Antonio Griñán, ha abogado por lograr el entendimiento con el PSC, si bien éste ha querido dejar claro que existen 'líneas rojas', como la cuestión de la soberanía que, afirma, 'le corresponde al pueblo español y no se puede fracturar'.