Publicado: 24.01.2016 17:14 |Actualizado: 24.01.2016 17:14

El PSC someterá a votación de sus militantes la posible entrada en el gobierno de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona

El presidente del Partido Popular en el consistorio barcelonés, Alberto Fernández, ha pedido al grupo socialista que "no permita que Barcelona sea moneda de cambio para un pacto entre Sánchez e Iglesias para gobernar España".

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
El presidente del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni. EFE

El presidente del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni. EFE

BARCELONA.-Después de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ofreciera el pasado 13 de enero "un acuerdo de izquierdas" a ERC, PSC y CUP que ofrezca "estabilidad" a la capital catalana, el PSC ha anunciado que someterá a la votación de sus militantes si entra o no en el gobierno de Colau, tras los contactos bilaterales que los socialistas y Barcelona en Comú iniciarán próximamente para intentar alcanzar un acuerdo.

Según ha explicado a Catalunya Ràdio el presidente del grupo municipal socialista en el consistorio barcelonés, Jaume Collboni, la decisión de entrar en el equipo de gobierno de Colau la tomarán las asambleas del partido, de forma simultánea, con voto individual y secreto, aunque faltan por concretar aún algunos detalles.

"Tendremos que pensar -ha dicho Collboni- cuál es la mejor fórmula y la más sencilla de entender para todos a la hora de tomar la decisión. La pregunta puede ser un 'sí, no o abstención', o puede ser una pregunta más larga que contenga las características de las propuestas que nosotros eventualmente llevaríamos a un gobierno de coalición".



Collboni defienden la decisión del PSC de plantearse entrar en el gobierno de Barcelona porque "la ciudad tienen necesidades muy importantes, como grandes infraestructuras, políticas sociales para combatir las desigualdades o reactivar la economía que no pueden esperar".

"Sería una lástima que por politiqueo o por no tener la voluntad de llegar a acuerdos la institución quedase bloqueada y no se pudieran hacer muchas cosas que son necesarias para la ciudad" cuando "tenemos los recursos y las competencias para hacerlas", ha considerado el edil socialista.

Si finalmente decidiera entrar en el gobierno de Ada Colau, el PSC, que ya facilitó la investidura de Colau con su abstención, sumaría sus 4 ediles a los 11 que tiene Barcelona en Comú, de un total de 41 concejales que conforman el consistorio barcelonés.

ERC pide a Colau que concrete su propuesta

También se ha pronunciado el presidente del grupo municipal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, quien ha negado que los republicanos tengan "nada en contra de gobernar" la ciudad de Barcelona, pero le reclama a Colau "una propuesta" que concrete "para hacer qué, para ir hacia dónde".

"Lo que nos gustaría es que -el gobierno Colau- nos invitara a hablar del futuro de la ciudad y a hablar del modelo de ciudad porque es a raíz de esto que quizás después tomaremos otras decisiones", ha señalado el edil republicano, que ha lamentado que hasta ahora Barcelona en Comú y ERC no hayan hablado de esto.

Bosch asegura que para ERC el gobierno de izquierdas estable que hace unos días ha pedido la alcaldesa Colau "no es la prioridad", sino que lo son el primer presupuesto del mandato, el Plan de Actuación Municipal y el Plan de Inversiones Municipales, porque en ellos se traducirá la idea de futuro de la ciudad que tiene el gobierno municipal.

El PP pide al PSC que "no permitia que Barcelona sea moneda de cambio"

Por otra parte, tras el anuncio del PSC de someter a votación entre sus militantes la propuesta de Ada Colau, Alberto Fernández, presidente Partido Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, ha pedido al grupo socialista que reclame a la alcaldesa Ada Colau que renuncie a la independencia de Catalunya como condición para que los socialistas se incorporen al gobierno municipal.

Alberto Fernández ha reclamado al PSC que "no permita que Barcelona sea moneda de cambio para un pacto entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para gobernar España" y ha lamentado que "el PSC suplica entrar en el gobierno de Colau, sin imponer condiciones, haciendo permanentemente la pelota a la alcaldesa, mientras ERC los veta del pacto", informa el PP en un comunicado.

Alberto Fernández ha añadido que "los socialistas, antes de incorporarse a un posible gobierno de Colau, deben de condicionar la decisión a suspender el acuerdo de Barcelona, a instancias de la CUP, según el cual el consistorio se adhería a la declaración independentista ilegal del Parlament de Catalunya".

CiU, sorprendida por la oferta de Colau

El último portavoz municipal en pronunciarse ha sido Joaquim Forn, de CiU: "Es sorprendente que la gente que nos ha hablado de nueva política, de nuevas maneras de hacer y que hizo bandera, durante la campaña, de la oposición al modelo de ciudad que había creado el PSC, quiera que entren en el gobierno", ha afirmado Forn en una entrevista en Televisió de Catalunya.

El concejal también ha criticado las decisiones en su opinión contradictorias que Colau ha tomado en cuestiones como la moratoria hotelera o las luces de Navidad, lo que, en su opinión, demuestra "la falta de conocimiento y de diálogo" de la nueva alcaldesa.