Publicado: 07.10.2015 13:56 |Actualizado: 07.10.2015 13:56

El PSC y Catalunya Sí Que Es Pot
se unen para pedir cuentas a la Generalitat sobre asuntos sociales

Los dos grupos solicitan la comparecencia de tres consejeros para que den explicaciones sobre la falta de becas comedor y los intentos de privatización de la sanidad pública

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:

BARCELONA.- El grupo parlamentario del PSC y el de Catalunya Sí Que Es Pot han solicitado  la convocatoria de la Diputación Permanente del Parlament de Catalunya para que comparezcan los consejeros Irene Rigau, Boi Ruiz y Andreu Mas Colelldel para que den "respuestas sobre cuestiones urgentes e importantes".

Así lo ha anunciado la portavoz parlamentaria socialista, Eva Granados, que ha detallado que esos "asuntos graves" son la escasez de becas comedor, los intentos de privatización de la sanidad pública y las ilegalidades en una adjudicación del CatSalut.



Los dos grupos parlamentarios pedirán la comparecencia de la consejera de Educación, Irene Rigau, para que dé explicaciones de la insuficiencia de ayudas y becas comedor y de los pagos pendientes y reiterados que el Gobierno tiene con los Consejos Comarcales. 

Al consejero de Salud, Boi Ruiz,le preguntarán sobre el informe de los asesores de Mas aparecido en los medios, que para Granados supone "una propuesta para dejar entrar los intereses privados en los hospitales públicos del Institut Català de la Salut y fomentar aún más esta presencia en la red pública".

Finalmente, PSC y Catalunya Sí Que Es Pot piden la comparecencia del consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, para que dé explicaciones de la gestión del Gobierno en la adjudicación del CatSalut y el resultado de la licitación en el concurso del servicio de rehabilitación de la sanidad pública de 2012 después de que una investigación de la Autoridad Catalana de la Competencia lo ha valorado de forma negativa.

Granados ha denunciado que "las negociaciones entre partidos están retrasando la constitución de la Cámara" y ha afirmado que el Gobierno no puede eludir su responsabilidad, "especialmente en materias tan sensibles como el bienestar de los niños y niñas y la salud de la ciudadanía".