Público
Público

PSdeG Las primarias dividen aún más a los socialistas gallegos, inmersos en la peor crisis de su historia

El partido lleva más de un año presidido por una gestora sanchista enfrentada, junto al portavoz parlamentario, a los partidarios de Díaz que encabeza Abel Caballero, alcalde de Vigo.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:

La presidenta de la gestora del PSdG, Pilar Cancela (c). EFE

El socialismo gallego espera atrincherado al resultado de las primarias del PSOE con la esperanza de que ayuden a cerrar heridas en la comunidad pero, a la vez, con temor a que puedan agravar la severa crisis de una formación inmersa en la mayor crisis de su historia. El PSdeG vive tiempos de guerra fría, regido desde hace más de un año por una gestora tras la dimisión del ex secretario general y ex presidente de la Diputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro, investigado por diez delitos de corrupción.

El partido ha ido en caída libre en los últimos procesos electorales, ha perdido la condición de alternativa al PP en la capital autonómica, Santiago, y también en A Coruña y Ferrol, ante el empuje de En Marea. Y es cierto que ha crecido en Vigo, la ciudad más poblada de la comunidad, pero su alcalde, Abel Caballero, no se habla desde hace meses con Xoaquín Fernández Leiceaga, portavoz en el Parlamento gallego, donde los socialistas son la tercera fuera tras perder cuatro diputados con respecto a las autonómicas del 2012.

Por si fuera poco, el mandato de la gestora, dirigida por Pilar Cancela, expiró hace semanas y se mantiene “en funciones” sin que Ferraz haya respaldado formalmente su continuidad. De hecho, hay quien teme que ese vacío legal pueda ser aprovechado por alguien a quien disguste el resultado de las primarias en Galicia, para impugnarlo alegando que la dirección no tiene competencias para organizarlo.

Cancela se ha comprometido a ser neutral en la gestión del proceso, y de hecho ha declinado hacer declaraciones manifestando su opinión. Pero fuentes próximas a la dirección provisional del PSdeG lamentan el “desprecio” que la gestora de Madrid manifiesta hacia Galicia. Hace unos días, Cancela envió una carta al presidente de la gestora Federal, el presidente asturiano, Javier Sánchez, pidiéndole que aclarase la situación. Hasta la fecha, no ha tenido respuesta.

El PSdeG no puede resolver su caos orgánico con unas primarias ni un congreso hasta que no se desbroce el problema de liderazgo nacional. Y muchos cargos electos y militantes se devanan los sesos pensando qué solución en Madrid contribuirá a sanar los males en Galicia. No existe una relación directa entre los afines a Cancela y a Leiceaga con Pedro Sánchez, y los seguidores de Caballero con Susana Díaz, con quien el alcalde vigués se posicionó desde el minuto uno. Pero aunque Díaz no cuenta con ni un sólo apoyo entre los miembros de la gestora gallega, augurar un resultado en estas condiciones es una osadía.

Un resultado mejor que en España

Hay fuentes que aseguran que Patxi López tendrá en Galicia un resultado mejor que en el resto de España, pero no parece que tenga posibilidad alguna de ganar. Porque la mayoría de desencantados con Pedro Sánchez votará a Susana Díaz. “Yo fui candidata a la alcaldía en las municipales del 2015. Ni antes, ni durante ni después de las primarias me llamó nadie para coordinar ideas y mensajes, estrategias electorales, posibilidades de pactos..”. Habla Mar Barcón, concejala en A Coruña, donde el partido también está regido por una gestora tras su dimisión como secretaria local y portavoz municipal. Sus dos sucesores en el Ayuntamiento que preside Xulio Ferreiro, de En Marea, también dimitieron.

“Sánchez representa lo que tiene que cambiar el PSOE para seguir siendo la referencia de izquierda”

Barcón tiene claro que apoyará a Díaz, y espera que una hipotética victoria de la presidenta andaluza permita sacar al PSdeG del impasse orgánico “Llevamos un año sin dirección política, ya no se puede seguir de esta manera”, advierte.

En principio, Díaz parece contar con numerosos apoyos entre la vieja guardia y los cargos y militantes destacados durante el Gobierno en la Xunta de Emilio Pérez Touriño. También en las agrupaciones locales de buena parte de la Costa da Morte, de la montaña lucense, de Vigo, por supuesto, y del interior de las provincias de A Coruña y Ourense. Pero, como aseguran fuentes cercanas a la gestora, el voto oculto al sanchismo puede acabar dando sorpresas: “Una cosa es firmar un aval y otra lo que votes en un sobre cerrado”, advierten. Y se atreven a afirmar que Sánchez ganará en las cuatro provincias, con la salvedad, quizá, de Ourense.

Precisamente, entre los partidarios del ex secretario general figura José Ignacio Gómez, alcalde de la localidad ourensana de Ribadavia y diputado provincial.

“Sánchez representa lo que tiene que cambiar el PSOE para seguir siendo la referencia de izquierda. Hay que adaptarse a los tiempos y es necesaria una renovación generacional. No será fácil, pero hay que hacerla”, sentencia. Gómez, además, llama a sus compañeros a hacer una lectura literal de un principio democrático básico: el que dice que la voluntad de la mayoría es la voluntad de todos. “Yo no soy neutral. Pero soy leal. En su día apoyé a Madina, pero cuando Sánchez ganó, fui leal a mi partido y a mi secretario general. Y nos trabajamos las elecciones. Aquí [en Ribadavia] fue de los pocos sitios donde el PSOE subió en porcentaje de votos en las generales”, aclara. Gómez también lamenta la actitud de Abel Caballero, muy beligerante con la gestora gallega y con el portavoz en el Parlamento. “Lo que no puede ser es que por ganar unas elecciones bien ganadas, se piense que los demás compañeros del partido no pintan nada o no tienen nada que decir. No podemos pregonar democracia y luego pasar el rodillo”.

Pedro Sánchez y José Ramón Gómez Besteiro, el pasado 10 de marzo en A Coruña. EFE

Caballero no ha querido manifestar su opinión. Probablemente porque ya lo ha hecho en numerosas ocasiones. Una de las más recientes, en una entrevista concedida a este diario hace pocos meses: “Quienes componen la gestora del PSdeG no existen políticamente, no infunden respeto ni afecto en la ciudadanía. Así tuvieron el resultado que tuvieron. Nos llevaron al desastre absoluto. Con mucho mejor resultado, en 1997 yo me fui a casa. Pero la gestora y el candidato [Leiceaga] parece que siguen encantados de la vida”.

Leiceaga no quiere entrar en batallas, y, aunque parece evidente que no apoya a Díaz, no desvela sus preferencias: “No me he posicionado públicamente porque mi principal objetivo es preservar el trabajo del grupo socialista en el Parlamento de Galicia. Creo que lo más importante no es tanto quién gane, sino que el resultado sea una dirección sólida que cohesione al partido y que marque de forma clara las líneas políticas del proyecto socialista”, declara.

De cohesión también habla Ricardo García Mira, diputado en el Congreso y número dos de la lista por A Coruña. “Lo que se juega en estas primarias es el modelo de partido: un modelo representativo o un modelo de representación directa. Pero hasta que un congreso no diga otra cosa, este es un partido con un modelo representativo. Siguiendo lo que dice la Constitución, los partidos no están para hacer lo que los militantes mandan, sino lo que la sociedad demanda”. Cuando se le pregunta por su opción personal, García Mira responde así: “En la presentación de la candidatura de Susana Díaz el 26 de marzo pasado, todo lo que se identifica con el PSOE, todo lo que representa los cambios sociales que ha habido en este país desde la dictadura, estaba ahí. No es malo que el partido se agarre a sus pilares”.

“¿Quién se va a atrever a integrar a críticos en su Ejecutiva, si luego pueden apuñalarte impunemente?”

Todos los consultados por este diario coinciden en la necesidad de que cualquiera que sea el candidato ganador, debe esmerarse en integrar al resto de sensibilidades si quiere reunificar a una formación en horas muy bajas. Todos reconocen que, salvo que triunfe la candidatura de López, será muy complicado asentar y potenciar a un líder que tendrá que hacer oposición a Rajoy desde Ferraz y no desde el Congreso. Es decir, sin participar en los debates más relevantes, como el de los presupuestos y el del Estado de la Nación, y sin aparecer en los telediarios periódicamente debatiendo con el presidente y con el resto de portavoces. Porque ni Díaz ni Sánchez son diputados. “Evidentemente es un hándicap, pero si tenemos las ideas claras, se puede superar”, sentencia el diputado gallego.

Sin embargo, las fuentes de la gestora gallega consultadas por Público creen que Rajoy podría plantearse una legislatura corta si Sánchez gana las primarias, porque se enfrentaría a un grado de inestabilidad e incomodidad en el Parlamento muy superior a la que tendría si la ganadora fuera la candidata andaluza. Y advierten también de que el “golpe de Estado” contra Sánchez puede condicionar el cierre de heridas en Galicia. “¿Quién se va a atrever a integrar a críticos en su Ejecutiva, si luego pueden apuñalarte impunemente?”.