Publicado: 08.11.2014 11:12 |Actualizado: 08.11.2014 11:12

El PSOE aboga por limitar los salarios "obscenos" de altos directivos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario de Economía del PSOE, Manuel de la Rocha Vázquez, aboga por limitar las "retribuciones obscenas" de altos directivos, que "son pura y simplemente captura de rentas de gente que está en una posición de privilegio" y que casi nunca son genios de la categoría de un Bill Gates o un Steve Jobs.

En una entrevista con EFE, De la Rocha lamenta que el PP haya rechazado las propuestas del PSOE para poner "límites más concretos y rigurosos" a estos salarios durante la tramitación de la ley de sociedades de capital, que aún debe pasar por el Senado. El poner coto a esas "retribuciones obscenas" es sólo una de las cuestiones incluidas en los planes de la nueva Ejecutiva del PSOE para una transición económica que permita "dar un gran salto a la modernidad" y democratizar el acceso a la riqueza, ofreciendo a la ciudadanía una verdadera igualdad de oportunidades.

De la Rocha considera esencial recuperar la independencia y el prestigio de las instituciones que regulan y supervisan la economía, que han sufrido —opina— "un deterioro sin precedentes" desde la llegada al poder de Mariano Rajoy, como el Banco de España, el supervisor de la competencia (CNMC) y el bursátil (CNMV), la Agencia Tributaria o la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF), "a la que el Gobierno tiene maniatada, sin presupuesto y sin permiso para contratar al personal que necesitan".

En ese camino hacia una economía moderna y más democrática, De la Rocha subraya las diferencias existentes no sólo con los planteamientos del PP —al que sitúa "en las antípodas" del PSOE en cuestiones como la fiscalidad, el empleo o la lucha contra la desigualdad—, sino también con los de Podemos. "Nosotros somos un partido de izquierdas, pero serio y no haríamos defaults (impagos de la deuda pública) unilaterales, ni plantearíamos auditorías de deuda que no está muy claro qué quieren decir", afirma De la Rocha en referencia a una de las propuestas de Podemos.

El aumento de la deuda pública en más de 30 puntos porcentuales a lo largo de esta legislatura es una de las cuestiones que preocupan al PSOE, pero De la Rocha considera que cualquier acción para abordar el altísimo endeudamiento de varias economías europeas tiene que acordarse en el marco de la Unión Europea. En este sentido, reconoce que no le gusta la reforma constitucional pactada por José Luis Rodríguez Zapatero con el PP para incorporar a la Carta Magna el artículo 135, que establece el principio de estabilidad presupuestaria, aunque incide en que el PSOE tampoco está por aumentos del déficit y de la deuda pública insostenibles. "No soy un fan del artículo 135 ni de esa reforma, pero tampoco soy quién para juzgar si no fue la única salida y si no evitó un rescate que hubiera sido catastrófico para España. A efectos prácticos tampoco supone a día de hoy una restricción para la economía española", afirma.

En su opinión, en el caso de que se llegue a abrir una nueva reforma de la Constitución —como propone el PSOE para tocar el tema autonómico, entre otras cosas— se tendría que aprovechar para equilibrar el artículo 135 con un "blindaje social" de las pensiones, la sanidad y la educación, que garantice la suficiencia financiera de esos derechos, que deberían ser considerados fundamentales y ahora solo lo es la educación.

Respecto a las pensiones, insiste en que tienen que ser dignas y garantizar el sostenimiento de los jubilados, a los que la reforma del PP está llevando a una pérdida de poder adquisitivo que parece querer dejar esta prestación pública en un "subsidio marginal", al mismo tiempo que se apuesta por los planes de pensiones privados.

No obstante, también se muestra preocupado por la sostenibilidad del sistema, por lo que considera que hay que abrir el debate sobre las fuentes de financiación de las pensiones, sobre todo, después de que el PP se "haya pulido" una buena parte de la reserva de las pensiones, que calcula que será de cerca de 40.000 millones de euros para cuando acabe la Legislatura. "Es necesario valorar qué parte de las pensiones se financian vía cotizaciones y qué parte vía impuestos", opina.

Aunque ni él ni nadie de la actual Ejecutiva estuvo en el anterior Gobierno, De la Rocha defiende que los ajustes de Zapatero —entre ellos la congelación de las pensiones, salvo las mínimas— nada tienen que ver con los "recortes fáciles y tremendamente injustos" que ha hecho el PP "poniendo en peligro los motores del crecimiento futuro".

"No tocamos las becas, que se aumentaron, protegimos las pensiones mínimas, el gasto social tratamos de mantenerlo al máximo. Tocamos a los funcionarios, pero siendo duro recortar el salario de los funcionarios eso no afecta al corazón del Estado del bienestar", asegura.

Aun así, reconoce los errores del pasado y destaca el giro dado en materia fiscal por el PSOE, que apuesta decididamente por gravar la riqueza para atajar la desigualdad creciente y por luchar contra el fraude fiscal con mayor determinación.

Entre otras cosas, propone limitar drásticamente las deducciones y bonificaciones en el Impuesto de Sociedades que permiten a las grandes empresas pagar un tipo efectivo muy por debajo del tipo nominal, así como integrar renta y patrimonio en una única figura impositiva para gravar la riqueza, con especial vigilancia de las sociedades patrimoniales creadas para camuflar las rentas personales de "los más pudientes" sin pagar Sociedades y deduciéndose gastos. "Creemos que hay que gravar la riqueza y esta cosa de que los ricos se irán, lo veremos, porque a la gente le gusta vivir en su país", añade.