Publicado: 27.10.2015 21:15 |Actualizado: 27.10.2015 21:15

El PSOE admite que la reforma Constitucional es necesaria “porque no podemos ignorar a Catalunya”

Pedro Sánchez presenta este miércoles las grandes líneas de su propuesta, que estará abierta a la negociación con todos los grupos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en Eibar . GORKA ESTRADA (EFE)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en Eibar . GORKA ESTRADA (EFE)

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrirá por fin este miércoles el melón de la propuesta socialista sobre la reforma Constitucional que propone, en la que admite que “el Estado necesita remodelarse” y que no se puede “ignorar que en Catalunya muchos ciudadanos se muestran insatisfechos con la forma en la que se expresa y se reconoce su identidad”.

Es más, afirman en un documento que creen que la propuesta de reforma de los socialistas responde cabalmente al entendimiento de la Constitución “como expresión de encuentro, de acuerdo, convivencia”. Y añade, “y sirve, así, para lograr que Catalunya, y singularmente sus ciudadanos, mediante el diálogo y el acuerdo con el resto de los españoles, encuentren satisfacción en el reconocimiento de su singularidad”.

Advierten, en un texto previo enviado por el PSOE con las líneas generales de la modificación constitucional, de que en sus propuestas no pretende imponer sus posiciones a nadie, “porque la reforma sólo tendrá sentido y sólo podrá salir adelante si es fruto de un pacto y si cuenta con el apoyo de la gran mayoría de las fuerzas políticas y ciudadanas”.



El PSOE asegura que sólo quiere dar el primer paso, y lo hace bajo la premisa de cinco ejes u objetivos que están abiertos a negociación y que son los siguientes:

1) Una sociedad y un Estado con más justicia social: incorporar a la Constitución mecanismos que garanticen el Estado del Bienestar fortaleciendo los derechos sociales

El Estado Social es una conquista compartida por todo el pueblo español: no es patrimonio de nadie, es de todos. Es un factor de nuestro bienestar individual y colectivo pero también un elemento productivo más que contribuye en un modo especialmente positivo al desarrollo de nuestra economía y del país entero. Debemos introducir en la Constitución mecanismos que garanticen su pervivencia, que lo mejoren y lo desarrollen. Por eso, proponemos, entre otras cosas, reformar el artículo 135 para incorporar las condiciones de salvaguarda de la “Estabilidad Social” del Estado, reconocer como derechos fundamentales los derechos a la protección de la salud y a la protección por la Seguridad Social, incluyendo el reconocimiento del derecho a una renta o ingreso mínimo vital o mejorar la regulación actual sobre protección a las familias.

2) Un Estado de Derecho revitalizado: Fortalecer y ampliar los derechos y libertades

Aunque el Estado de Derecho y su elemento central, los derechos fundamentales, gozan de un indiscutible vigor, también es necesario actualizar el catálogo de derechos para incorporar concepciones sociales que se han ido abriendo paso y atender a realidades que no se pudieron tener en cuenta por el constituyente en 1978. Por eso, proponemos, entre otras cosas, regular específicamente la igualdad entre mujeres y hombres, eliminar la preferencia del varón sobre la mujer en la sucesión a la Corona, actualizar y consolidar el principio de laicidad, reconocer el derecho ciudadano al acceso a la información pública o garantizar el derecho de asilo.

3) Una Sociedad y un Estado más democráticos: Mejorar la calidad democrática y de las instituciones

La ciudadanía muestra su desafección con la política por las insuficiencias en la representación y por los impactantes casos de corrupción que han aflorado en estos años. Con el fin de recuperar y fortalecer el pacto ciudadano que sostiene a nuestras sociedades y que se contempla en esencia en la Constitución, proponemos limitar el aforamiento de parlamentarios y miembros del Gobierno, fortalecer la actuación imparcial e independiente de los órganos constitucionales y organismos reguladores mediante el establecimiento de un nuevo sistema para el nombramiento de sus miembros o reformar el procedimiento para la reforma constitucional.

4) Un nuevo pacto territorial para una sociedad plural: Reformar la estructura territorial del Estado con los principios y técnicas del federalismo

El Estado Autonómico fundado ineludiblemente en la unidad del sujeto constituyente, el pueblo español, en el que reside la soberanía, se ha consolidado y ha sido positivo para la ciudadanía porque ha transformado la realidad de España y también la forma de gobernar.

A la vista de sus problemas estructurales y de funcionamiento y de las tensiones que en su seno se han generado, es necesaria una urgente y amplia reforma constitucional del modelo de Estado.

El 6 de julio de 2013, los socialistas aprobamos la Declaración de Granada sobre “Un nuevo pacto territorial: la España de todos”. En ella ya afirmábamos que el Estado de las Autonomías necesita hoy una profunda revisión y una actualización urgente y defendíamos un Estado de las Autonomías del siglo XXI con una estructura territorial de carácter federal capaz de proporcionar respeto a las identidades diferenciadas dentro de España compatible con un compromiso colectivo con el proyecto común, solidaridad para reducir las desigualdades territoriales, cooperación efectiva entre las Administraciones, igualdad de derechos básicos de todos los ciudadanos y eficacia en la gestión de los recursos públicos. Fue, y sigue siendo, una base sólida para abordar una reforma que proporcionará resultados beneficiosos para todas las Comunidades.

Por ello proponemos, entre otras cosas: reformar el Senado para convertirlo en una auténtica Cámara territorial, incluir el principio de lealtad federal entre el Estado y las Comunidades Autónomas, mejorar el régimen de cooficialidad de las lenguas de España, racionalizar, clarificar y completar el sistema de distribución competencial, reconocer las singularidades, establecer los elementos fundamentales del sistema de financiación de las Comunidades Autónomas o configurar una autonomía local fortalecida.

5) Doble vocación europea e iberoamericana de España. Adecuar y reforzar nuestra articulación con la Unión Europea y colocar a España a la vanguardia de una Europa social. Reforzar nuestros lazos con los países hermanos de Iberoamérica

España necesita reafirmar en la Constitución su compromiso con el proceso de integración de la UE, especialmente cuando está siendo cuestionado por eurófobos, euroescépticos y por quienes apuestan por nuevos localismos y nuevas fronteras. Del mismo modo, en la Constitución debe tener reflejo el hondo sentimiento de vinculación de España con los países hermanos de Iberoamérica. Por eso proponemos, entre otras cosas: reconocer el carácter vinculante del derecho europeo y su primacía respecto del derecho interno, garantizar la participación de las CCAA en los procesos de formación de la voluntad del Estado o reflejar en el Preámbulo de la Constitución la especial vinculación de España con los países hermanos de Iberoamérica.

Sánchez incorporará este miércoles, en la presentación del texto más concretado, nuevas novedades sobre lo que parece ser la gran apuesta electoral del PSOE para estas elecciones.