Público
Público

PSOE ANDALUCÍA Díaz reclama para Andalucía una "quita" de deuda que Rajoy sondea para Catalunya

La presidenta, que se ha ausentado de los debates clave en política nacional que la enfrentan a Ferraz, rompe su silencio para pedir la condonación de deuda a las regiones peor financiadas, sin que esto aparque la reforma del modelo de financiación autonómica.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz /EUROPA PRESS

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, se ha lanzado de cabeza a un debate que abrió esta semana el número tres del PSOE federal, José Luis Ábalos. El secretario de Organización propuso una “quita” para la abultada deuda pública de Catalunya como primer paso para resolver el “colapso” de las instituciones en esta comunidad. La dirección federal matizó enseguida a Ábalos, aclarando que no era esa la posición oficial del PSOE, pero Díaz decidió no dejar pasar por alto el tema, porque sabe que no es una ocurrencia del número tres del partido, sino que el Gobierno de Mariano Rajoy ha tanteado a los grupos para explorar esta fórmula como posible salida al embrollo catalán. Sea o no la posición oficial del PSOE, está claro que lo es para Susana Díaz.

Más allá de la propuesta de Ábalos, el Ejecutivo andaluz cree que Rajoy está sopesando crear “un mecanismo extraordinario para condonar parte de la deuda de las regiones peor financiadas”, una fórmula que le han sugerido varios presidentes autonómicos (también del PP). Susana Díaz apoya la “quita” de deuda, de hecho la Consejería de Hacienda ya la ha cifrado en 13.000 millones de euros para Andalucía. Pero la presidenta andaluza quiere separar este debate de otro que cree fundamental: la reforma urgente del modelo de financiación autonómica. Andalucía, Valencia y Canarias estarían entre las peor financiadas, según datos del Ejecutivo andaluz (Catalunya en sexto lugar). Mientras que entre las regiones que reciben por encima de la media destacan Castilla y León, Cantabria y Extremadura.

Desde que perdió las primarias socialistas contra Pedro Sánchez, Susana Díaz ha optado por permanecer fuera de todos los grandes debates políticos que surjan de Ferraz. No quiere confrontar con Sánchez en abierto ni por la plurinacionalidad ni por el federalismo asimétrico que anunció Cristina Narbona ni por los pactos con Podemos ni sobre el referéndum catalanista. No oculta que ninguno de estos asuntos le desagrada, pero ha optado por el perfil bajo, ya no moviliza a las huestes del socialismo andaluz como antes, aunque recuerda que su federación sigue contando con un peso capital en el partido.

Díaz apoya la condonación y la reforma del modelo de financiación autonómica

Ese silencio táctico se ha roto cuando se ha empezado a hablar abiertamente de una “quita” de deuda para Catalunya, porque Díaz también la quiere para Andalucía. Café para todas las regiones, al menos para todas las cumplidoras con el objetivo de déficit. A Susana Díaz, la infrafinanciación de Andalucía le preocupa sobremanera, de ahí que en esta ocasión haya decidido volver a levantar la voz, apoyando la idea de “una condonación de deuda pública” para las comunidades peor financiadas. “No para todas, sólo para las que cumplen con el déficit y la consolidación fiscal, y desde luego no para aquellas que han demostrado ineficiencia en la gestión de lo público y soportan una deuda abultada”, avisan desde su equipo. “Respaldamos la quita de deuda para aquellas regiones que objetivamente están mal financiadas, pero ojo, no a costa de que el Gobierno central lo use como excusa para no abrir la puerta a aumentar la financiación de las comunidades autónomas”, abundan desde Presidencia.

La sevillana y el presidente valenciano, Ximo Puig, defienden una fórmula concreta para mejorar sus recursos: la condonación de los intereses que pagan las comunidades al Gobierno por recibir dinero del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). “El debate de la condonación de deuda debe ser complementario, pero nunca sustitutivo. El Gobierno de Mariano Rajoy no puede tener la tentación de quedarse sólo con el debate de la quita de la deuda y orillar el asunto de la financiación autonómica, que es el realmente importante”, avisa la consejera andaluza de Hacienda, María Jesús Montero.

Cantabria a la cabeza en gasto, Andalucía a la cola

La propuesta de aplicar una “quita” a la deuda de Catalunya, que planteó el número tres del PSOE federal el pasado lunes, fue poco después matizada, desautorizada o corregida desde la misma dirección del partido, que aseguró que esa fórmula no representa la posición oficial del partido. Y menos como vía para solventar el problema catalanista. A pesar de las contradicciones, el debate ha corrido como la pólvora entre los barones territoriales, todos los que miran de reojo a Catalunya, porque temen que el Gobierno central tenga la tentación de solucionar el órdago secesionista a golpe de talonario y mediante un acuerdo bilateral al margen del resto de regiones. La condonación de deuda es una espita que se ha abierto y que respaldan tanto el PSC como el PSOE andaluz y el valenciano.

Una vez abierto el melón de la condonación de deuda, la Junta de Andalucía se ha apresurado a actualizar sus cuentas, aumentando la cifra del dinero que el Estado debe a esta comunidad desde 2009 hasta los 5.522 millones de euros por la mala aplicación del actual sistema de financiación (una vez se ha conocido la última liquidación del presupuesto de 2015). “Al cuadrar las cuentas de 2015 tendríamos que haber recibido 850 millones de euros más simplemente para igualar al promedio de las comunidades”, afirman desde la Consejería de Hacienda.

La Junta de Andalucía ha aumentado la cifra del dinero que el Estado le debe a 5.522 millones de euros

El año pasado, el gasto no financiero por habitante fue de 105 euros en Andalucía, inferior a la media de las comunidades (110), y sólo por detrás de Valencia (103 euros por habitante) y Canarias (98). La Junta vincula el gasto por habitante con la infrafinanciación de las regiones. País Vasco, que tiene un régimen fiscal distinto, recibe 126 euros por habitante, Catalunya 124 y Aragón 119 euros. Pero no es el único factor, también está la inversión estatal, infraestructuras, proyectos… Teniendo en cuenta todas las variables, Cantabria sería la región mejor financiada, según los datos que maneja la Junta, que calcula que la región norteña obtuvo 791 euros más por habitante que Andalucía en 2015.

El Gobierno de Susana Díaz apuesta por una reforma del modelo de financiación autonómica que mantenga el principio de equidad y solidaridad entre territorios. El departamento de Hacienda ha llevado a Madrid la propuesta de creación de un un fondo de sostenibilidad que garantice un “mínimo de prestación de los servicios públicos fundamentales en todo momento en el conjunto del territorio nacional”, es decir, algo similar a la “hucha de las pensiones”, con recursos estatales y autonómicos ahorrados en épocas de bonanza económica, para amortiguar el impacto de futuras crisis sobre los ciudadanos.