Público
Público

El PSOE cree que "el ámbito de la izquierda" frente a Podemos está ganado

Garantiza el apoyo de su partido a Rajoy si abandona el inmovilismo y busca una solución política.

Publicidad
Media: 1.38
Votos: 8
Comentarios:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que hoy se ha reunido en con el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede socialista de Ferraz. EFE/Ballesteros

Pese a las encuestas buenas, malas o regulares, en la nueva dirección del PSOE cunde el optimismo tras llevar poco más de dos semanas al frente del partido, desde la celebración del 39º Congreso del PSOE.

Según fuentes de Ferraz, por los primeros análisis sociológicos que se están haciendo, se da por hecho que lo que denominan el “ámbito de la izquierda” -en clara referencia a la rivalidad con Podemos-, el PSOE la tiene a día de hoy claramente ganada. Aseguran, además, que en la sociedad está calando el giro a políticas progresistas que ha dado el nuevo secretario general, Pedro Sánchez.

Dichas fuentes recuerdan que, en realidad, dicho “ámbito” nunca lo perdió el PSOE, porque en todas las elecciones anteriores los socialistas siempre superaron al partido de Pablo Iglesias, pero ahora creen que el “sorpasso” es poco menos que una utopía y dan por hecho que está a más de cinco puntos de la formación morada.

Por ello, Sánchez quiere mantener el rumbo del partido a la izquierda, como se comprometió en la campaña de las primarias, y empezar a conseguir que vuelva el electorado progresista. Es lo que el líder socialista denomina empezar la casa por cimientos y consolidar la base real del PSOE porque, según creen, el voto del centro vendrá solo posteriormente.

Es decir, el PSOE cree que si la ciudadanía les visualiza como única y clara alternativa de izquierdas al Partido Popular, el voto de centro se sumará, como ha ocurrido en otras ocasiones.

Tal vez, por ello, la actitud de Sánchez ante la reunión de este jueves con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pretende ser constructiva y, sobre todo, fijar una posición común con el Ejecutivo sobre el problema de Catalunya, siempre que Mariano Rajoy abandone el inmovilismo.

Sánchez también planteará que se deje de llamar referéndum a lo que ha convocado la Generalitat el próximo 1 de octubre porque cree que no tiene garantías. El dirigente socialista cree que “algo habrá” pero nada parecido a un referéndum legal y democrático.

Por ello, Sánchez le dirá a Rajoy que si se afana en buscar soluciones políticas al problema, es más que probable que podrá contar con el PSOE ante el frente separatista.

Asimismo, informará al presidente del Ejecutivo de que su rival en las primarias, Patxi López, será el interlocutor de los socialistas en todo el problema con Catalunya, tanto con la Generalitat como con el Gobierno. Sánchez parece que ha vuelto a recuperar la confianza en Patxi López, y cree que es la persona más adecuada para cumplir esa labor.