Publicado: 23.04.2014 16:57 |Actualizado: 23.04.2014 16:57

El PSOE cree que Cosidó hace "el trabajo sucio" al PP y denuncia la "impunidad" de los excesos policiales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El portavoz del PSOE en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, Antonio Trevín, ha enmarcado este miércoles lo sucedido el 22-M en los recortes de derechos y libertades del actual Gobierno, y ha llamado la atención sobre la sensación de "impunidad" existente con la actuación policial en las últimas protestas, con numerosos heridos —un manifestante perdió un ojo y otro un testículo—, y la dureza de la respuesta dada a manifestaciones anteriores, como la marcha minera el 11 de julio de 2012 —con una mujer hospitalizada mes y medio—; la entrada de antidisturbios en la estación de Atocha el 25 de septiembre de 2012; o los golpes y orden de detención a mujeres que se manifestaron el 20 de diciembre contra la reforma de la ley del aborto; o la detención de fotoperiodistas en una manifestación el 29-M.

Para Trevín esa sensación de impunidad se traslada con decisiones como la de acabar de ascender al, hasta hace unos días, Jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Madrid, que es ahora Jefe Superior de Policía en Ceuta. "Con ese nombramiento manda el primero de sus mensajes equivocados: Considera que ha dirigido los dispositivos policiales el 22-M y los de todas las manifestaciones previas, de manera satisfactoria", ha asegurado.

En opinión del portavoz socialista, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, "está demostrando ser un director general con pocas de las virtudes que requiere su responsabilidad, aunque en realidad quizás tenga las condiciones necesarias para lo que realmente ha sido nombrado: hacer el trabajo sucio al PP en la Policía". Trevín explicó que Cosidó hace un "trabajo sucio defensivo" en los casos Gürtel y Bárcenas, como demuestra que tras una llamada de Bárcenas a Rajoy la mujer del que fuera tesorero del PP evitó el paseíllo a pie cuando acudió a la Audiencia Nacional —privilegio por el que preguntó el portavoz de Interior al Gobierno y sobre el que preguntó de nuevo hoy sin respuesta—.

Cosidó también hace un "trabajo sucio defensivo", ha dicho el portavoz socialista, cuando se avala una "causa general contra el Gobierno de Andalucía" filtrando a la prensa que la UDEF investigaba una presunta estafa en cursos de formación impartidos en Andalucía de una cuantía que supera a la de los ERE y podría alcanzar los dos mil millones de euros, cuando la propia Fiscalía de Málaga señalaba que lo que se investigaba era a diecisiete empresas que habían recibido un millón y medio de euros.

Con "esta falta de rigor" y la "falsedad transmitida" con "una mentira construida mediáticamente", el Gobierno pretende colocar a Andalucía en el centro de la diana, denunció; "una actitud bien distinta a la de semanas precedentes, cuando se conocieron las investigaciones sobre posibles fraudes, en cursos de formación, en la Comunidad de Madrid", ha comparado Trevín. "Ahora, como se les investiga por el uso de una posible contabilidad B en pasadas campañas electorales, implementan nuevas estrategias", ha añadido.

En su intervención en la comparecencia en el Congreso del Director General de la Policía, Ignacio Cosidó, Antonio Trevín ha denunciado que el máximo responsable de la Policía "habló poco de Derechos y Libertades, demostró confundir Orden Público con Seguridad Ciudadana y eludió cualquier atisbo de responsabilidad política", cuando "los máximos responsables policiales de la seguridad ciudadana y de información en España y en Madrid, fueron nombrados en su mandato", recordó, y Cosidó "responde de sus aciertos y desaciertos", dijo.

"Irresponsabilidad, falta de previsión y descoordinación". Así ha descrito Trevín la gestión de Cosidó de las manifestaciones del 22-M, señalando además que "hubo fallos previos de inteligencia y en el desarrollo del operativo, pura y dura incompetencia".

El portavoz socialista ha denunciado también como ejemplo de gestión partidista, que "además del DAO —del Director Adjunto Operativo—, los responsables policiales de información —con fallos clamorosos— y de seguridad ciudadana fueron cargos nombrados por gobiernos municipales o autonómicos del PP en ámbitos municipales y autonómicos que nada tienen que ver con sus responsabilidades actuales, cuando la profesionalidad de esos cargos era fundamental para afrontar la situación del 22-M".