Publicado: 08.11.2013 10:48 |Actualizado: 08.11.2013 10:48

"El PSOE debe comprender que la izquierda es plural para ganar al PP"

Mariano Santiso es el portavoz de Espacio Abierto, un colectivo de personas que han firmado un manifiesto para reclamar al PSOE que realice un giro a la izquierda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Santiso (Gijón, 1954) es el portavoz de Espacio Abierto, un colectivo de personas de izquierdas que ha firmado un manifiesto en el que reclaman al PSOE que realice un claro giro a la izquierda en su programa. Este colectivo ha sido invitado a participar en la Conferencia Política del PSOE que se celebra este fin de semana con el propósito de encontrar un rearme programático.

Santiso fue dirigente de IU y diputado nacional de la coalición entre 1995 y 2000. Ahora milita en el PSOE sin responsabilidad alguna - "soy de base", afirma -, vive de su trabajo como ejecutivo en Renfe en Madrid y sostiene que ahora es más necesario que nunca trabajar para que "una izquierda plural" frene el deterioro del Estado del bienestar que ejecuta el Gobierno de Rajoy

¿Qué le falta en estos momentos al PSOE para ser una alternativa real al PP?
Al Partido Socialista le falta credibilidad; también a los demás. La crisis económica y las políticas del Gobierno de Rajoy han provocado un deterioro del Estado del bienestar que tiene como consecuencia un alejamiento de los ciudadanos de a pie de la política y de los políticos en general. El PSIOE debe recuperar esa credibilidad y, sobre todo, dar voz a los ciudadanos. En lugar de demonizar a la política lo que hay que hacer es dar más protagonismo a los ciudadanos para que hagan política.


¿Qué pretende Espacio Abierto en la Conferencia Política del PSOE?

Lo que queremos en Espacio Abierto es aglutinar a mucha gente de la órbita de izquierdas y que al mismo tiempo es plural. Espacio Abierto no es una corriente ni un pseudopartido..., sencillamente somos personas de diferente militancia - del PSOE, de Izquierda Abierta, antiguos militantes de Izquierda Unida, de sindicatos de clase... - con una visión sencilla: somos conscientes de la gravedad de la situación, de lo que está en juego en relación a los derechos que afectan a los mayores, a las mujeres, a los jóvenes..., a muchas cosas, como consecuencia de la política de este Gobierno conservador que, además, está generando segmentaciones sociales que conducen a discursos de extrema derecha. La situación es tan grave que es preciso cambiar la forma de hacer política, pero no vamos en contra de nadie, solo queremos que la izquierda pueda hacerlo con políticas sostenibles...

El manifiesto que ha suscrito un grupo variado de personas de izquierdas, entre ellas usted y el ex juez Garzón, reclama que el PSOE suscriba políticas de izquierdas. ¿Cree que el PSOE ahora está derechizado?
Les pasa a todos..., llega un momento en el que el PSOE pasa de ser un partido reivindicativo a ser gobierno. Entonces hay que ser prácticos, seguir directrices de la Unión Europea, capear con los mercados..., pues conduce a estar más preocupado de su acción de gobierno que de su propio pensamiento político. El PSOE, durante una determinada etapa, ha estado atado a la idea de que tenía muy poco margen de maniobra y, en mi opinión, ha caminado en direcciones equivocadas. Dentro del PSOE hay también gente que pensamos que hay que dar un giro importante a la izquierda; no podemos estar permanentemente en una dinámica en la que es necesario salvar a la banca y a los clásicos que han mandado siempre en este país. Esa política a lo que conduce es a que quien gobierna no es un partido político si no los de siempre, los poderes económicos, la Iglesia católica... Y claro, estamos pagando las consecuencias.


República, suprimir el Concordato con el Vaticano, los conciertos en educación con centros privados, eliminar las SICAV, el federalismo formal y real... ¿Estos asuntos deben estar en el programa electoral del PSOE?
Un partido de izquierdas debe ser republicano, y lo digo desde una posición estrictamente personal. Todos quienes estamos en Espacio Abierto estamos en esa dinámica. Creo que la monarquía es una institución que pudo tener sentido, si es que lo tuvo, para gestionar la Transición pero los propios hechos demuestran que no tiene sentido cuando no está siendo una institución ejemplar si no que ha colaborado al deterioro de lo político y de los poderes del Estado. En cuanto a las otras cuestiones que plantea creo que la iglesia católica ha tenido un tratamiento excepcional y por lo tanto hay que darle un giro..., no podemos estar sujetos a la obligación de que a nuestros niños se les empuje a tener una clase de religión y que la otra opción sea alternativa a la religión cuando debería ser al revés. Lo que está ocurriendo no es presentable en el año 2013.


En el PSOE ya se está hablando de primarias y con baile de nombre. Usted sabe de qué va eso. ¿En Espacio Abierto tienen una opinión al respecto?
No, nosotros no participamos en ningún debate orgánico porque muchos no son militantes del PSOE y seguramente no lo serán en su vida. Yo creo que ese baile de nombres no es lo que le preocupa ahora al conjunto de la sociedad. Eso no quita para que la participación ciudadana que reclamamos se traduzca en unas primarias abiertas completamente con toda normalidad. Pero no, no apoyamos a nadie. Deseamos que el PSOE resuelva bien su problema de liderazgo. Personalmente creo que este asunto está mal enfocado si se limita a liderazgos unipersonales; uno de los problemas graves del PSOE es la carencia de varios liderazgos en distintos campos, por ejemplo en medioambiente. Desde el momento en que un partido político depende de una única persona va mal; más si es de izquierdas. La izquierda es plural y eso es lo que, también, el PSOE debe comprender para poder ganar al PP.


La gente en la calle no se fía de los políticos. ¿Cómo se recupera la confianza?
Es muy difícil porque es la culminación de un deterioro de varios años y que ahora se expresa en medio de una crisis económica; ahora, automáticamente, el culpable es el político. Por ejemplo, con la corrupción: todo el mundo habla de los políticos pero casi nadie de los empresarios que participan y que son los grandes beneficiarios. Me parece bien que el político corrupto vaya a la cárcel, yo creo que hace unos años ayudé a que algunos la pisaran, pero nadie habla del entramado que hay detrás en distintos niveles. Creo que hay un problema de valores porque se ha instalado en la sociedad la especie de que para hacer negocias hay que tener amigos, sea en la política o sea en una empresa..., y eso se ha estratificado desde el que quiere vender dos bolígrafos hasta el que pretende recalificar unos terrenos. Hay que combatir esa crisis de valores.