Público
Público

Primarias socialistas El PSOE se define partido de “inspiración socialista” sin “veleidades antisistema”

Asegura en su ponencia política que es una formación “inequívocamente de izquierdas”, pero de una “izquierda posible”. Quiere abrir el partido a las consultas a la militancia, “pero sin caer en el asamblearismo ajeno”, y defiende “el aprecio” a la democracia representativa frente a la democracia participativa

Publicidad
Media: 2.08
Votos: 12
Comentarios:

Susana Díaz (de espaldas) durante el Comité Federal del PSOE celebrado este sábado en Madrid, que ha fijado  la fecha de las primarias de mayo en las que ella se presenta a la secretaría general frente a Pedro Sánchez y Patxi López. EFE

Un total de 163 páginas ocupa la ponencia política, económica y organizativa del PSOE de cara al 39º Congreso, que fue este sábado aprobada por el Comité Federal, y que ahora será debatida y enmendada por las agrupaciones socialistas.

En el texto, el PSOE aborda sus posicionamientos en todos los ámbitos sociales con una apuesta claramente socialdemócrata, pero adaptada a los nuevos tiempos, y corrigiendo errores cometidos en el pasado de los que hacen autocrítica, “como asociar el crédito de la socialdemocracia exclusivamente los buenos resultados del Estado de Bienestar”, se dice en la ponencia.

El PSOE se define como un partido que “mantiene su inspiración socialistas, pero sin veleidades antisistema”

En su definición ideológica, un tema que ya está siendo objeto de debate en la precampaña de las primarias entre los precandidatos, la ponencia afirma que el PSOE es un partido que “mantiene su inspiración socialistas, pero sin veleidades antisistema”. En este sentido se recoge que el PSOE se declara como una formación política “inequívocamente de izquierdas”, pero precisa a su vez que es la “única izquierda posible” para la transformación de la sociedad.

Todo el texto está impregnado de una apuesta ideológica de claro espíritu de izquierdas, pero siempre con límites “porque el PSOE tampoco es inmune al virus de la demagogia”, se dice. Así, se apuesta por ofrecer un proyecto de futuro pero preservando el fortalecimiento de las instituciones del Estado de Derecho y la renovación de los mecanismos de protección social y laboral.

Asegura el texto también que el gran éxito de la socialdemocracia consistió en establecer el pacta social-democrático, “y ahora debe perpetuarlo, resolviendo los problemas del presente”. Y añade: “Antes se trataba fundamentalmente de superar la contradicción entre capital y trabajo. Ahora, de supera las contradicciones derivadas de la política de identidad”.

Democracia deliberativa y crítica

Asimismo, el PSOE apuesta por impulsar una democracia deliberativa, crítica, vigilante y bien informada y, aunque apuesta abiertamente por abrir más canales de participación, sin que ello diluya la democracia representativa.

En este aspecto, a nivel interno, la ponencia apuesta por extender el sistema de elección primaria de los secretarios generales a los ámbitos autonómico y municipal; y abrir más el partido a la sociedad, aunque manteniendo el modelo actual en líneas básicas. Por ello, se destaca “el aprecio a la democracia representativa, frente a prácticas plebiscitarias”.

La ponencia socialista destaca "el aprecio a la democracia representativa, frente a prácticas plebiscitarias”

No obstante, el PSOE se muestra dispuesto a “innovar su modelo orgánico y sus prácticas electorales internas”, pero manteniendo las distintas legitimidades de la “democracia representativa y de la democracia participativa”.

En este sentido, sin precisar nada más, la ponencia anima al Congreso a abrir consultas a la militancia, “aunque sin caer en un asamblearismo ajeno”. Asimismo, se propone crear el Estatuto de los afiliados en red, tanto en las estructuras de participación, como en sus derechos y obligaciones.Todo ello, no obstante, será tratado en profundidad en una Conferencia de Organización que, además, adaptará los estatutos del partido a la reforma de la Ley de Partidos y de Financiación de Partidos, ya que la ley da suficiente plazo para reformar las normas de cada formación política.

Hacer del feminismo una política trasversal

El resto de la ponencia aborda las medidas ya anunciada en la conferencia como las promesas programáticas más importantes del PSOE, relativas a una reforma en profundidad de la Constitución que avance a un Estado federal, la renta básica de ciudadanía, la derogación de la reforma laboral, la LOMCE y la Ley de Régimen Local; hacer del feminismo una política trasversal, apostar por una política más amplia de refugiados, la lucha decidida contra el cambio climático y la apuesta por energías alternativas, el apoyo al empleo de los jóvenes o el sostenimiento del sistema público de pensiones, entre otras múltiples propuestas.

No obstante, muchos temas los deja abiertos –recuerdan fuentes del PSOE que no es un programa electoral- y no ocultan que hay divergencias en materias como la maternidad subrogada, la implantación de la eutanasia o la laicidad o “neutralidad religiosa”. Uno de los ponentes indicó que el Congreso será quien defina más claramente todos estos aspectos, ya que el documento estará sujeto a miles de enmiendas hasta mediado de junio.