Público
Público

PSOE e IU ya no pueden desbancar solos al PP en Extremadura

A principios de septiembre, dos parlamentarios autonómicos de Coalición Extremeña que habían concurrido a las elecciones en las listas de los socialistas pasaron a formar parte del Grupo Mixto. El partido reivindica su inde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La izquierda ya no tiene en sus manos el equilibrio de poderes en Extremadura. Por mucho que IU cambiara ahora de opinión y decidiera respaldar una hipotética moción de censura del PSOE para desbancar del Gobierno autonómico al PP de José Antonio Monago, la unión de ambos ya no bastaría para cambiar al Ejecutivo regional. Tendrían que acordar, además, con los dos diputados regionalistas de Coalición Extremeña que el pasado mes de septiembre abandonaron el Grupo Parlamentario Socialista dando así por rota la prácticamente desconocida coalición que habían mantenido con el partido que dirige Guillermo Fernández Vara desde 2003. 

La Asamblea de Extremadura quedó entonces configurada de la siguiente manera: el PP, con 32 diputados; el PSOE, con 28; IU, con 3; y Coalición Extremeña, en el Grupo Mixto, con 2. Cualquier intento de la oposición por bloquear alguna iniciativa del Ejecutivo conservador requiere desde entonces el acuerdo con los regionalistas, aunados en la mencionada federación que integran el Partido Regionalista Extremeño (PREx) y Convergencia Regionalista de Extremadura (CREx)

Pero, ¿qué ha motivado la ruptura con los socialistas? Estanislao Martín, secretario general de la coalición, explica a Público que la decisión vino marcada por el acuerdo del Congreso de PREx CREx que se celebró en Plasencia (Cáceres) en el mes de Noviembre de 2012, y en el que la organización decidió no volver a concurrir a las elecciones con el PSOE para fomentar 'una gran coalición regionalista extremeña' de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales.

'La unión estaba agotada', sostiene, tras no encontrar en el Grupo Socialista 'la sensibilidad suficiente' como para que los regionalistas pudieran tener 'más protagonismo en las instituciones'. Según explica, 'las reuniones del comité de enlace cada vez eran más escasas'. 'Nos daba la sensación que el PSOE iba por libre y apenas si tenía en cuenta nuestra opinión. Y nos dolió mucho que el no apoyara la propuesta de los grupos minoritarios de rebajar al 3% el umbral de la ley electoral para tener derecho a diputado autonómico', concluye.

Fuentes de los socialistas extremeños consultadas por este diario han restado en cambio importancia a la ruptura, y explican que a pesar de que los dos diputados ya no comparten grupo con el PSOE, sigue vigente una especie de pacto tácito por el cual siempre respaldarán la disciplina de voto de su anterior grupo. Aseguran, además, que la salida de los dos parlamentarios estaba 'acordada' por ambos partidos y que así quedó reflejado en los congresos que celebraron unos y otros en 2012.

Ambas afirmaciones son sin embargo refutadas por los regionalistas. Martín afirma que no había ningún acuerdo de ruptura. 'Es posible que se viera venir, porque entre las bases de ambas formaciones políticas se venían alzando voces que decían que había que poner fin a esta relación entre regionalistas y socialistas, y cada uno por su lado debía recuperar la libertad', apunta. A su juicio, 'era cuestión de tiempo'. En opinión del líder de Coalición Extremeña, 'los socialistas no han valorado suficientemente el sacrificio que supuso' para la formación renunciar a sus siglas, a sus símbolos, y a su independencia, 'para colaborar en un proyecto de gobierno para Extremadura'.

'Las cosas se acaban, y en este caso por agotamiento. La decisión de romper ha sido unilateral por parte de PREx CREx, aunque entendemos que ha sido consentida aunque no comprendida por algunos', concluye.

Respecto a una posible ampliación del acuerdo para seguir compartiendo disciplina de voto, Martín también niega la mayor. 'Nosotros desde el mismo momento en el que se decidió la disolución de la coalición, nos sentimos totalmente libres para hacer un trabajo independiente en el Parlamento. No hay ningún acuerdo vinculante para votar juntos iniciativas', asegura. Sí acepta, en cambio, que han mantenido y mantendrán 'la coherencia' de apoyar iniciativas que estuvieran previamente pactadas en el programa electoral que compartieron con el PSOE. 

Pero si finalmente se produce una ruptura entre el PP e IU, y la izquierda intenta forzar una moción de censura contra Monago, ¿qué votaría Coalición Extremeña? 'Si se planteara una moción de censura, la estudiaríamos, valoraríamos el momento y si lo consideráramos necesario porque existiera un deterioro grave en la convivencia y una quiebra evidente en la gestión del gobierno, o solucionáramos con ello los graves problemas que tiene nuestra región, la apoyaríamos sin problema', afirma Martín.

El final del Gobierno del PP y el comienzo de uno encabezado por el PSOE no sería en cambio una solución para los regionalistas, 'porque PP y PSOE vienen a mantener una conducta similar en la gestión del gobierno' y 'sus errores son padecidos por los extremeños'. 'Nosotros tenemos las esperanzas puestas en las elecciones del 2015 que serán las del despegue regionalista', advierten.