Público
Público

El PSOE ensaya otro intento de desbloquear el TC

El portavoz socialista, José Antonio Alonso, intentará retomar los contactos rotos con el PP para renovar el Tribunal Constitucional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Se hará a partir de la semana que viene', anuncia a Público el portavoz parlamentario del Grupo Socialista, José Antonio Alonso. Y concreta: 'Cuando salgan los Presupuestos cuya tramitación concluye el 18 de diciembre volveremos a intentar plantear un encuentro'.

Mañana se cumple un año de interinidad de la actual composición del Tribunal Constitucional (TC). Este órgano es el máximo garante de la Carta Magna. Puede expulsar del ordenamiento cualquier ley que, según su interpretación, no tenga cabida en la Constitución, Estatutos de autonomía incluidos. Aún así, a pesar de ser un pilar institucional básico, el TC vive en un largo estado de prórroga, conectado a un respirador artificial, sin que los responsables de poner remedio a esta situación, PP y PSOE, logren consensuar un tratamiento.

'El PP no se fía de una nueva composición' dice José Antonio Alonso

Cuatro magistrados, de los once que lo integran en la actualidad uno de sus miembros, Roberto García-Calvo, falleció el pasado mes de mayo han cumplido ya su mandato y deberían haber sido relevados, pero la situación está 'bloqueada', según admite el PSOE o 'atascada', según prefiere calificar el PP.

Ninguno de los dos grupos mayoritarios es optimista sobre las posibilidades de alcanzar un acuerdo en breve. La Constitución exige una mayoría de tres quintos en el Senado, que es el órgano que debe proponer a los cuatro sustitutos. Así, sin el acuerdo del PP y el PSOE, es imposible proceder a la renovación del TC, y ambas formaciones se responsabilizan mutuamente.

Sobre la mesa del TC pesa, además, una cuestión nada liviana: el recurso de inconstitucionalidad contra el Estatut de Catalunya planteado por el PP. Por su complejidad, la sentencia avanza lentamente en manos de la magistrada Elisa Pérez Vera, que podría finalizar su trabajo en febrero. Tres de los cuatro magistrados que deben ser relevados encajan en un perfil conservador. El cuarto, la presidenta, María Emilia Casas, es etiquetada dentro de una línea más progresista.

'Zapatero y Rajoy acordaron un pacto que incumple el PSOE' afirma Trillo

'El PP bloquea el TC porque no se fía de una nueva composición asegura Alonso y es un error; ¿Alguien cree que los magistrados obedecen consignas?'. Por si acaso, el PP ordenó a los parlamentos autonómicos que controla a que designaran sólo dos nombres para proceder al relevo. Son el ex presidente del Tribunal Supremo, Francisco José Hernando, y el ex portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López. Dos perfiles inasumibles para socialistas y nacionalistas por su rechazo explícito a cuestiones sobre las que debe deliberar el TC en los próximos meses.

Camino de la recusación

'No es una cuestión de nombres. Cuestionamos el modo de elección, la orden del PP de suplantar el espíritu de la ley para elegir a dos pre candidatos y la clara posibilidad de que puedan ser recusados', explica Carmela Silva, portavoz del PSOE en el Senado.

Un total de 23 aspirantes esperan la decisión de la Cámara alta. Según la ley, con el fin de que tengan cierta vocación territorial, cada parlamento autonómico propone dos nombres al Senado. Todas las comunidades del PP enviaron, sin embargo, dos apellidos coincidentes: Hernando y López. 'Lo hemos hecho así por el compromiso adquirido por Rajoy y Zapatero el 23 de julio; según el cual, de los cuatro magistrados, dos serían avalados por el Grupo Socialista y otros dos por el Popular, sin derecho de veto recíproco', defiende el portavoz conservador en materia de Justicia, Federico Trillo.

'No me consta ese compromiso, no es lo que me trasladó el presidente del Gobierno', replica el portavoz socialista. Es el germen del desencuentro. 'Entre unos y otros, la casa sin barrer', media el diputado de CiU Jordi Jané. 'Más que buscar responsables, son necesarias soluciones', exige.

¿Cómo hacerlo? 'Intentaremos convencer al PP de que desbloquee, para eso está la política', responde el socialista Alonso. 'Que el PSOE vuelva al pacto y considere sus vetos a los candidatos propuestos por el PP', exige Trillo antes de aceptar una posible invitación para sentarse a hablar.

El PP no acepta 'criba, análisis o veto' por parte del PSOE a sus dos propuestas. ¿Transigirían los socialistas a cambio de que al menos uno de ellos abandonase sus opciones para acceder al Constitucional?

Existe el precedente de que el magistrado que deja la presidencia del CGPJ acceda, después, al TC. Trillo ejemplifica con Pascual Sala y Javier Delgado. De esta manera, recusable o no, Hernando tiene más recorrido que López en esta carrera. 'No hay un aspirante más aceptable que otro. El problema es que son sólo dos', insiste Alonso.

Si se retoma la negociación, abandonada en septiembre, un escenario 'muy optimista, y bastante improbable', como lo califica la portavoz socialista en el Senado, llevaría al mes de febrero, como muy pronto, para una eventual salida a este bloqueo. Todos los grupos coinciden en un adjetivo para calificar la actual situación del TC: 'Complicada'. El órgano enfermo sigue mientras enganchado a la interinidad de la respiración política asistida.