Público
Público

El PSOE fuerza en Valencia una criba de candidatos

La dirección cree que la elección será entre Puig y Alarte. El alcalde de Elche decide el sábado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La dirección federal del PSOE y la gestora del partido en la Comunidad Valenciana creen que la disputa por el liderazgo en esta federación, para el que se han postulado hasta cinco dirigentes, quedará limitada a dos candidatos o, como máximo, tres.

A esta previsión contribuye la decisión adoptada el miércoles por la gestora de mantener en el 25% de los delegados el número mínimo de avales requeridos para formalizar una candidatura a la secretaría general, sin límites en la recogida de firmas. El congreso federal de julio aprobó rebajar el mínimo al 20 %, pero con un tope del 30 %.

La decisión se justifica en que el congreso ya estaba convocado cuando se hizo esta reforma estatutaria. Pero, con la normativa que se aplicará, hay unanimidad en que 'sólo podrán presentar su candidatura dos y, como máximo y con muchas dificultades, tres'.

Esos dos, según las previsiones de la dirección federal y de miembros de la gestora, serían Ximo Puig, estrechamente vinculado a Joan Lerma, el que fuera líder del socialismo valenciano hasta que perdió el poder; y Jorge Alarte, alcalde de Alaquàs y el dirigente con más apoyo de entre los que se sitúan en el espacio del cambio generacional, donde se encuadran también Francesc Romeu, director de la escuela Jaime Vera, y Ana Noguera.

Dado que ninguno de estos tres últimos ha logrado aglutinar a todo el sector, desde la llamada Plataforma Pajín se intenta forzar, como alternativa de integración, la candidatura de Alejandro Soler, alcalde de Elche.

Soler se ha descartado ya públicamente por dos veces, pero las presiones en Valencia para que dé el paso no han cesado y él se ha marcado de plazo de reflexión hasta el sábado. Ese día, según fuentes próximas, hará saber su posición definitiva.

Aunque goza de su mejor valoración, Soler no acaba de ser visto como el candidato idóneo en la dirección federal. Se argumenta la dificultad que tendría para dirigir el partido desde la periferia de Elche y que el doblete pondría en peligro el único gobierno que los socialistas tienen en una ciudad importante de la Comunidad.

La presentación de su candidatura tendría por objeto forzar la retirada de Alarte, Romeu, Noguera y José Luis Ábalos, el quinto precandidato en liza, que en 2000 fue el portavoz de los delegados valencianos que apostaron por Zapatero.

Sin embargo, Alarte, que fue el primero en postularse y que el lunes se reunió en Madrid con José Blanco y Leire Pajín, ya ha hecho saber que no se retirará en ningún caso. Así las cosas, la previsión es que la elección se dilucide, el 27 de septiembre, entre Alarte y Puig.