Publicado: 10.11.2013 08:00 |Actualizado: 10.11.2013 08:00

El PSOE gira a la izquierda

La Conferencia Política aprueba denunciar los acuerdos con el Vaticano, blindar servicios públicos, garantizar beneficios fiscales para los más necesitados o avanzar en la igualdad salarial entre hombres y mujeres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una Conferencia Política no es sólo un lugar de decisión de la fecha de unas primarias. Lo recalcó ayer la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante el aclamado discurso de líder orgánica que pronunció durante la inauguración del encuentro. Así lo llevan diciendo también desde hace semanas los miembros de la Ejecutiva que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba. Por eso, y por la expectación generada a raíz de que varios barones filtraran sus negociaciones para que se fijara un calendario para ese proceso interno, el partido quiso ayer que este fuera uno de los primeros asuntos en quedar zanjados: la fecha la decidirá el próximo Comité Federal. 

El futuro de Rubalcaba quedaba así a expensas de lo que se decida en esa reunión que tendrá lugar a finales de año o nada más empezar enero. Pero, ¿y el futuro del partido? La conferencia avaló el giro a la izquierda que vienen reivindicando los máximos dirigentes socialistas desde el comienzo del proceso de renovación, ya que prácticamente se refrendaron todas las propuestas recogidas en la ponencia coordinada y elaborada por Ramón Jáuregui. El texto enmienda algunas de las más polémicas políticas que puso en marcha el último gobierno socialista pero incorpora, además, novedades en materia fiscal, de igualdad, de derechos e incluso de laicidad. Asimismo, el PSOE ha añadido la palabra 'socialistas' a todos sus logos.

El viernes, nada más dar comienzo el cónclave, la formación anunciaba dos propuestas que serán sin duda sus medidas estrella en los próximos meses. Por un lado, eximir a los parados y a los ciudadanos que tengan las rentas más bajas de pagar el IRPF. Por otro, que en invierno, entre noviembre y marzo, no se pueda cortar el gas o la luz a quienes no puedan pagar esas facturas. Además, exigen que se garantice el suministro de agua a toda la población durante todo el año.

En la ponencia que se aprobó a última hora de ayer se validaron también las principales medidas contenidas en el borrador elaborado por Jáuregui. El texto plantea diferentes reformas constitucionales, hasta una treintena, para incorporar derechos a la Constitución. Propone, por ejemplo, que el acceso a la sanidad o a los servicios sociales sean considerados como derechos fundamentales en la Carta Magna. En su ideario, los socialistas reclamarán además una ley marco que recoja cuáles son los servicios básicos que tendrán garantizados los ciudadanos y que no se podrán recortar, por ejemplo, por los ajustes derivados de una crisis económica. 

Inspirándose en las rentas mínimas de inserción de algunas comunidades autónomas, los ponentes del PSOE aprobaron ayer, además, una propuesta para garantizar los ingresos mínimos de los ciudadanos en todo el Estado. Se trata, según explicaron ayer miembros de la dirección del partido, de "proteger" a los cerca de tres millones de personas que se encuentran en riesgo de pobreza.

Pero quizá la iniciativa más revolucionaria que pone encima de la mesa el principal partido de la oposición si se tiene en cuenta su trayectoria democrática es el que adopta en materia de laicidad. El PSOE que ha gobernado durante dos décadas en España incorpora ahora a su ideario la necesidad de denunciar el Concordato firmado con el Vaticano en 1979, sobre todo para sacar de una vez a la Iglesia católica de las escuelas públicas. El propio Jáuregui reconocía anoche que el partido "considera que la religión no puede ser parte del currículo ni puede estar dentro del horario escolar".

Aboga, asimismo, por avanzar en la autofinanciación de la mencionada confesión religiosa, obligando a que los ingresos que perciba lleguen tan sólo de la aportación voluntaria de sus fieles. Si llegan al Gobierno, los socialistas exigirán también que todos aquellos edificios propiedad de la Iglesia que no estén dedicados estrictamente al culto comiencen a pagar impuestos municipales.

El partido dedica todo un capítulo de su ponencia a la igualdad, un apartado al que este fin de semana han añadido una nueva propuesta: una ley de igualdad salarial para que las mujeres cobren el mismo sueldo que los hombres. Avanzan, además, en la idea de la paridad en la representación política que ya puso en marcha el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, y por eso apuestan por conformar listas paritarias tanto para la elección de los órganos internos del partido como para confección de candidaturas electorales.

Estas y el resto de las conclusiones del cónclave se presentarán este domingo durante el acto que cerrará este encuentro que ha reunido a lo largo del fin de semana a cerca de 2.500 personas vinculadas al PSOE. La clausura la protagonizará el discurso de Rubalcaba.