Publicado: 02.03.2016 22:10 |Actualizado: 02.03.2016 23:00

El PSOE, indignado con Podemos, ve muy difícil cualquier entendimiento

Los socialistas aún siguen abiertos a negociar, pero muchos dirigentes dicen que tras lo de González y su postura con Otegi, “con Pablo Iglesias, ni al bar de la esquina”.

Publicidad
Media: 2.09
Votos: 11
Comentarios:
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, en una reunión con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. EFE

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, en una reunión con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. EFE

Queda una segunda votación, y el PSOE no quiere aún decir todo lo que piensa. Asegura que aún está dispuesto a sentarse a negociar. Pero, lo cierto, es que ve muy difícil cualquier entendimiento con Pablo Iglesias, y la indignación en el partido con la intervención del líder de Podemos es generalizada.

Al PSOE, Iglesias le ha tocado dos fibras más que sensibles, que hacen impensable cualquier entendimiento ni presente ni futuro. Los socialistas creen que es parte de la estrategia de Iglesias, pero saben que sí han pasado dos líneas rojas entre sus bases.

La primera es cuando Iglesias recordó los GAL y el caso Lasa y Zabala, implicando a Felipe González directamente. La segunda es considerar a Arnaldo Otegi como preso político. Diputados socialistas comentaban que, después de esto, “con Pablo Iglesias, ni al bar de la esquina”.



Llegar a un pacto con alguien que ha dicho que González tiene las manos manchadas de “cal viva” o la condescendencia mostrada con el líder de la izquierda abertzale condenado por pertenencia a banda armada, se entiende ya casi inasumible por la mayoría de los socialistas.

Pese a todo, la dirección socialista se muestra más prudente, le queda un segundo intento de investidura en 48 horas y no quiere dejar de intentarlo hasta el último momento, pero asegura que Iglesias ha puesto casi imposible cualquier acuerdo y, además, no entienden que haya un usado un tono que califican como “agresivo” e “insultante” contra Sánchez. Sólo dan una explicación, que buscan ir a unas nuevas elecciones.

Prácticamente los puentes entre las dos formaciones están rotos, y las heridas abiertas son ya demasiadas para repararlas. Susana Díaz ya advirtió este miércoles que Iglesias debería pedir disculpas a González y al PSOE por sus palabras, y son decenas de dirigentes del PSOE quienes creen que tienen muchos asesinados entre sus filas para hablar de Otegi como preso político.

Fuentes socialistas aseguran que hay algunas vías de entendimiento, Iñigo Errejón, pero que las relaciones entre Pedro y Pablo están totalmente rotas y, por el carácter de ambos, parece difícil que se reconduzcan.

Aunque en política todo es susceptible de darse la vuelta como un calcetín. Todo apunta a que PSOE y Podemos no se entenderán el viernes, tampoco después y, posiblemente, ni tras el 26-J.

Etiquetas