Publicado: 26.12.2015 21:44 |Actualizado: 26.12.2015 23:18

El PSOE, en manos de las Juventudes que nunca crecieron

El falso debate sobre la negociación con Podemos sólo esconde una lucha orgánica sobre el liderazgo del PSOE. Sánchez dará la batalla hasta el final con el respaldo incondicional de Luena, y Susana Díaz busca a los barones que pactaron para gobernar con el partido de Pablo Iglesias

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 21
Comentarios:
Susana Díaz y Pedro Sánchez, antes del mitin en Torremolinos. EFE/Jorge Zapata

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, y el secretario general del Pedro Sánchez. EFE

MADRID.- “El PSOE es como un Congreso de las Juventudes Socialistas cuando estaban Luena y Susana Diaz”. Así lo expresó un dirigente socialista que conoció a los dos hace años. En aquellos tiempos, ambos eran aliados, pero ahora son rivales y se conocen los mismos trucos.

Y así está el PSOE, en manos de las Juventudes que nunca crecieron. Luena, con su respaldo incondicional a Pedro Sánchez, le garantiza un respaldo orgánico por el que se ha peleado los 16 meses que lleva al frente de la Secretaría de Organización. Susana Díaz juega tirar la piedra y esconder la mano, pero a lo mismo, a sumar federaciones y secretarios generales.



A las puertas de una cena de Pedro Sánchez y todos los secretarios generales, lo más probable es que esto acabe como siempre, en un acuerdo donde nunca hubo un desacuerdo. El PSOE es el partido de las previas al Comité Federal. Aunque siempre puede romperse la regla.

Lo cierto es que es difícil encontrar las discrepancias en este falso debate. La dirección y todos los barones están de acuerdo en no facilitar la investidura de Mariano Rajoy. A Pedro Sánchez, todavía el líder del PSOE, nadie puede encontrarle una declaración que le pueda cuestionar que si habla con Podemos su posición será firme en no tolerar ni referendos ni poner en cuestión la soberanía de España. Lo único que ha pedido el secretario general del PSOE es, con estas condiciones, intentar dialogar, negociar y buscar un Gobierno de izquierda.

Por ello, una frase arriba o abajo, lo normal es que se fijen unas condiciones en la negociación con amplio consenso, porque las discrepancias no están ahí. Ni siquiera en el resultado electoral, donde en ningún territorio se puede sacar pecho especialmente, porque el derrumbe socialista ha sido generalizado, más allá del poder tradicional en cada territorio.

El PSOE afronta una guerra interna sin precedentes, parecida a la de renovadores y guerristas de los años noventa

Pero todo eso parecía que daba igual. Ximo Puig se apresuró en hasta cuestionar la futura candidatura de Sánchez si hubiera nuevas elecciones y a Susana Díaz le llevó a afirmar que nada hay que hablar con Podemos porque sólo quiere acabar con el PSOE.

A esto se suma el otro falso debate del 39º Congreso Federal del PSOE, que parece ser otro tema de enfrentamiento por un mes o o dos arriba o abajo, y con la posibilidad de repetir las elecciones muy abierta.

Pero había que poner en crisis, en el peor momento de los posibles, el liderazgo de Pedro Sánchez. Tal vez, por ello, el secretario general del PSOE hizo unas declaraciones extemporáneas en su conferencia de prensa del martes para proclamar que él y la dirección de su partido es quién marca la línea política. Fue un error, aunque, seguramente, también fue hartazgo personal.

Con todos estos ingredientes, el PSOE afronta una guerra interna sin precedentes, parecida a la de renovadores y guerristas de los años noventa, pero en manos de “los que fueron de las Juventudes”, que se las conocen todas. Pero, tal vez, a estos nuevos mayores lo que menos les importe sea el partido, sólo quieren ganar. A los anteriores, no.