Publicado: 18.04.2015 21:33 |Actualizado: 19.04.2015 16:29

El PSOE no ve mayorías absolutas del PP
y se prepara para
una política de pactos

“El resultado del 24-M no se sabrá hasta el 15-J, cuando se constituyan los ayuntamientos”, afirma un miembro de la Ejecutiva

Publicidad
Media: 2.44
Votos: 9
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el secretario de Organización y Acción Electoral del PSOE, César Luena, en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. EFE/Paco Campos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el secretario de Organización y Acción Electoral del PSOE, César Luena, en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. EFE/Paco Campos

MADRID.- Más allá de la precampaña y campaña electoral en la que ya estamos inmersos, la dirección del PSOE ya ha puesto las luces largas y se prepara para el escenario de políticas de pactos que se avecina tras las elecciones municipales y autonómicas.

Un miembro de la Ejecutiva lo define así: “El resultado del 24-M no se sabrá hasta el 15-J, que cuando se deben constituir los ayuntamientos en toda España y empezarán a formarse los gobiernos autonómicos. Ahí se verá el resultado electoral”.

Y es que el PSOE y los estudios sociológicos que maneja no contemplan mayorías absolutas del PP prácticamente en casi ninguna comunidad autónoma y en muy pocos ayuntamientos, lo que supone un vuelco electoral con respecto a las elecciones de 2011 donde los populares arrasaron en toda España.

En ese escenario sin mayoría absoluta del PP y, por supuesto, de ningún otro partido, es donde el PSOE fija sus esperanzas de dar un vuelco al poder municipal y autonómico que ahora ostenta el Partido Popular. De hecho, según fuentes del PSOE, ni en feudos tradicionalmente conservadores como La Rioja o Murcia, el partido que lidera Mariano Rajoy tiene garantizada la mayoría absoluta, que parece que perderá con claridad en la Comunidad Valenciana, Madrid o Cantabria.



Como dijo el secretario de Organización del PSOE, César Luena, el pasado jueves en un desayuno informativo, el abanico de acuerdos y pactos está completamente abierto, salvo con el Partido Popular. Y esa va a ser la línea de partida de los socialistas. Luego, todo es impredecible. No se descartan ni grandes acuerdos a nivel global con otras formaciones que se respeten en todo el territorio, ni tampoco que puedan darse pactos puntuales y hasta contradictorios en distintos ayuntamientos.

“Es muy difícil de prever lo que puede pasar. Los ciudadanos se quejan de las mayorías absolutas, pero luego tampoco existe en España una cultura de política de pactos. Sin embargo, el mapa político que nos dibujan las encuestas hace que nos tengamos que ir acostumbrando a un escenario de negociación y de acuerdos”, afirma un destacado dirigente de Ferraz.

A la hora de pactar, Ferraz noexcluye a ninguna de las formaciones políticas emergentes, Podemos y Ciudadanos, ni a IU

En principio, se habla de llegar a pactos programáticos y, como suele decir Pedro Sánchez, no importa con quién, sino “para qué”. Pero a nadie se le escapa que tendrá que ser una decisión política final la que incline la balanza, en la que no se excluye a ninguna de las formaciones políticas emergentes: Podemos y Ciudadanos y, por supuesto, tampoco a IU. Por ello, el PSOE afirma que no sólo sale a ganar las elecciones, sino a dar un vuelco al mapa municipal y autonómico de este país, aunque en ningún caso lo podrá hacer en solitario.

Al PSOE no se le escapa que otra dificultad añadida es que la cercanía de las elecciones generales hará aún más difícil cualquier tipo de acuerdo global, porque sobre todo los llamados partidos emergentes no querrán posicionarse de forma clara ante de los comicios. Sin embargo, por acción o por omisión, unos y otros tendrán que dar la cara.

Seguramente el 24-M haya resultados para todos los gustos y todos busquen el más favorable para presentar las elecciones como una victoria. Pero no será hasta el 15-J es cuando se sabrá, de verdad, quién ha ganado.