Publicado: 16.05.2014 07:00 |Actualizado: 16.05.2014 07:00

El PSOE se ofreció al PP para ayudarle a gobernar Extremadura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

IU no fue la primera opción. El PSOE de Extremadura tanteó al presidente de la región, el conservador José Antonio Monago, antes de emplazar a la federación y a los regionalistas de la Coalición Extremeña a respaldar la moción de censura contra el Gobierno del PP de la comunidad que presentó a punto de que comenzara la campaña electoral, y que ayer mismo perdió en la Asamblea extremeña al no lograr que la formación de Cayo Lara —dirigida allí por Pedro Escobar— la apoyara. Este respaldo, el de IU, hubiera permitido la vuelta de la izquierda al Ejecutivo autonómico. 

El propio líder de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, lleva repitiendo insistentemente que lo primero que hizo fue tratar de lograr un acuerdo con el equipo de Monago. Lo dijo en sendas entrevistas en la Ser y en la Cope la semana pasada, y lo volvió a dejar por escrito el sábado en una entrada de su página web personal: "Le ofrecí a Monago un acuerdo de gobernabilidad hasta final de legislatura y la respuesta fue una coz, como siempre", aseguró en su propio blog. "Entonces, no me quedó más margen que presentar una moción de censura", apostilló en una de esas entrevistas antes mencionadas.

Si el presidente extremeño hubiera aceptado, el resultante no habría sido pues un Ejecutivo de izquierdas, tal y como han reivindicado desde el PSOE extremeño y estatal una vez que Monago anunció la moción de censura, el día 8. Y es que con la jugada de Vara, los socialistas habían tratado de desbaratar la estrategia mantenida por IU en la precampaña, que advierte de la posibilidad de que socialistas y conservadores puedan conformar un Gobierno de coalición en los próximos años.

El secretario general del PSOE entraba en el cuerpo a cuerpo con Cayo Lara el pasado 25 de abril cuando, en rueda de prensa, respondía a las acusaciones de este último respecto a la "gran coalición". Alfredo Pérez Rubalcaba recalcó entonces que "el único partido de izquierdas que gobierna con la derecha es IU en Extremadura". "Allí sí que son lo mismo", dijo. "Votan lo mismo y defienden lo mismo". Ignoraba, quizás, que su formación en Extremadura trataba entonces de alcanzar un "acuerdo de gobernabilidad" con el PP.

Un día después de que esa moción de los socialistas cayera en saco roto, las reacciones se han seguido produciendo este mismo jueves. El propio Vara aseguraba que la pérdida de la moción "no cambia para nada" su pretensión de presentarse a las primarias para dar con el próximo candidato del PSOE a las elecciones autonómicas en Extremadura. El líder regional de los socialistas ha recordado que ya dijo en su día que sería candidato y lo sigue manteniendo porque los que le conocen saben que se "revuelve contra las dificultades", informa Efe.

El diputado de IU Gaspar Llamazares ha explicado por su parte que, en su opinión, la moción en Extremadura fracasó como estrategia electoral para el PSOE porque el expresidente del Gobierno Felipe González ya manifestó "que la cuestión no es ningún tipo de pinza", sino "un gran acuerdo" entre el PP y el PSOE. En rueda de prensa, se refería así a las declaraciones del exjefe del Ejecutivo, que abogó por una gran coalición entre los dos grandes partidos "si el país lo necesita". 

Por eso, a juicio de Llamazares, alguien quiso usar "soldados extremeños para una guerra electoral de carácter nacional", que se ha quedado finalmente en una "escaramuza". El parlamentario y excoordinador federal de IU ha manifestado que la gestión del PP en Extremadura es "muy negativa", pero tampoco había una alternativa seria por parte del PSOE de Fernández Vara con "garantía de gestión" en cuanto a programa, tiempos y financiación.