Público
Público

PSOE Pedro Sánchez Sánchez y Page se enzarzan en cómo ratificar el acuerdo con Podemos

Ferraz exigirá un pronunciamiento claro de cada agrupación y que además se refleje en el acta

Publicidad
Media: 2.20
Votos: 5
Comentarios:

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page /Europa Press

El presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, se salió con la suya y le ha doblado el primer pulso al nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al no aceptar consultar a las bases del partido el acuerdo alcanzado con Podemos -para aprobar unos nuevos presupuestos e incorporar a dos dirigentes de esta formación a su Gobierno-, como quería la nueva dirección.

García-Page, ya con la aquiescencia de Ferraz, sólo ha aceptado celebrar asambleas informativas en las agrupaciones socialistas de la región para dar cuenta del acuerdo, pero sin que tenga que someterse a votación el mismo. Simplemente se dará cuenta de los detalles del pacto y, si surge, se abrirá un debate sobre el mismo.

Este planteamiento no lo comparte la Secretaría de Organización que dice que el acuerdo al que se ha llegado es que se hagan asamblea rigiéndose por el reglamento de las asambleas, y que no es una cuestión meramente informativa. Para Ferraz, en cada asamblea debe haber un pronunciamiento claro al respecto sobre el pacto, bien por asentimiento, por aclamación o, si alguien lo plantea, por votación directa. Dichas fuentes indicaron que exigirán que esto se refleje en el acta correspondiente.

El acuerdo se alcanzó en la mañana de este martes tras una reunión entre el secretario de Organización del PSOE, José Ábalos; y su homólogo en Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Vaquero.

Según fuentes consultas, Ábalos se mostró más flexible a buscar una salida al enfrentamiento provocado el lunes, cuando Ferraz instó a García-Page a consultar a la militancia el pacto con Podemos, y le planteó otras dos posibilidades alternativas: una consulta telemática, es decir, sin urnas como en principio quería la dirección federal, o bien asamblea informativas en las agrupaciones socialistas.

Fernández Vaquero optó por la fórmula de convocar a los militantes en las agrupaciones y darles cuenta del acuerdo alcanzado, lo que se comprometió a hacerlo este mismo mes, que era la única propuesta que estaba García-Page dispuesto a admitir. De hecho, esta federación estaba dispuesta a forzar la votación en el Comité Federal en caso de que no se aceptara dicha fórmula.
La decisión de Ferraz de querer obligar al celebrar el referéndum entre las bases para ratificar el pacto ha creado gran malestar en el PSOE castellano-manchego, y ha vuelto a poner de manifiesto la mala sintonía entre Sánchez y García-Page.

No obstante, fuentes de la dirección federal indicaron que, cuando se regule y reglamente el proceso de cómo realizar esas consultas ante la militancia cuando se alcancen acuerdos electorales, será siempre obligatorio hacerlo. Por ello insisten en que Sánchez quiere cumplir el compromiso que adquirió cuando se presentó a las primarias a este respecto. No obstante, dicho reglamento se hará en una Conferencia Política que, posiblemente, no se celebre hasta 2018.

Dirigentes cercanos a Sánchez reconocieron a Público que pueden haber cometido un error de precipitación y haber reabierto una herida innecesariamente. En este sentido, muchos dedos apuntan a que no ha tenido un buen estreno el nuevo secretario de Organización, José Luis Ábalos.

El PSOE emitió un comunicado en que considera que con esta decisión “se materializa la obligatoriedad” de que la militancia se pronuncie dando cumplimiento al artículo 53 de los Estatutos, y a la espera del desarrollo definitivo del reglamento.