Público
Público

El PSOE pide una comisión de investigación en el Congreso sobre la corrupción en el PP

Los socialistas quieren que se convoque un Pleno extraordinario para comprobar qué retribuciones habrían percibido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y otros miembros de su formación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PSOE ha registrado este viernes en el Congreso una solicitud para que se cree una comisión parlamentaria de investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP y el pago de sobresueldos a sus dirigentes tal y como reflejan los papeles de Bárcenas. La portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, ha explicado que para que se apruebe esta comisión han reclamado la celebración de un pleno extraordinario y urgente de la Cámara.

Rodríguez ha explicado en una rueda de prensa que la labor de dicha comisión sería investigar la presunta trama de corrupción conocida a raíz de las informaciones sobre las actividades del extesorero del PP Luis Bárcenas y la fortuna que acumuló en cuentas radicadas en Suiza. Concretamente, el PSOE quiere que se determine si ha existido una contabilidad B en el PP oculta a los órganos encargados de su control y 'nutrida de donaciones irregulares y otros mecanismos de financiación ilegal' y que habría facilitado el pago 'opaco' de sobresueldos a sus dirigentes.

Asimismo, el principal partido de la oposición desea que se analice si ha habido 'connivencia' entre los líderes del PP y los responsables de esa contabilidad paralela y si se ha incumplido la legislación sobre financiación de campañas electorales a través de las actuaciones de la trama. Por último, pretende que la comisión de investigación compruebe qué retribuciones habrían percibido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y otros miembros de su formación mientras ocupaban cargos en el Ejecutivo y que averigüe si diputados y senadores del PP han recibido retribuciones no declaradas que supongan una vulneración de las normas sobre incompatibiidades.

Los socialistas reaccionan así a la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ayer en el Senado, donde reconoció haberse equivocado al confiar las cuentas del PP a Luis Bárcenas y haberle apoyado hasta el final ─ como demuestran los SMS publicados por El Mundo ─ porque él no condena a nadie antes de tiempo. Sin embargo, Rajoy se negó a dimitir, tal y como le pidieron la mayoría de los grupos de la oposición, porque se considera una persona recta y honrada.

Rajoy echó ayer en cara al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, haber planteado la posibilidad de presentar una moción de censura y se jactó de que con su mayoría absoluta, nunca saldría adelante. Los socialistas dejaron claro ayer que no descartan utilizar esa vía para desacreditar al Gobierno.

Es de esperar que la iniciativa sea rechazada. Ya en enero, la Izquierda PLural (IU-ICV-EUiA y Cha) pesentó una propuesta para que se celebrara un Pleno monográfico sobre la corrupción que fue rechazada por la Mesa del Congreso. El Pleno de la Cámara Baja también rechazó en marzo con los votos del PP una batería de reformas para luchar contra la corrupción que había registrado el coordinador federal de IU, Cayo Lara.

Mientras tanto, el Gobierno presume de luchar contra la corrupción y el jueves aprobó la tan cacareada Ley de transparencia, que no contó con el apoyo de la izquierda parlamentaria.