Publicado: 12.12.2016 20:33 |Actualizado: 13.12.2016 19:13

El PSOE y Unidos Podemos piden al ministro de Fomento que explique en el Congreso el rescate a las autopistas

Ciudadanos ve "capitalismo de amiguetes" en la decisión del Gobierno de asumir las autopistas en quiebra.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El PSOE ha presentado una solicitud en el Congreso para que el ministro de Fomento explique el rescate a las autopistas / EUROPA PRESS

El PSOE ha presentado una solicitud en el Congreso para que el ministro de Fomento explique el rescate a las autopistas / EUROPA PRESS

MADRID. - El PSOE e IU han registrado este lunes en el Congreso de los Diputados una solicitud de comparecencia del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para explicar la asunción de ocho autopistas en quiebra con un coste "como mínimo" de 3.400 millones de euros para el Estado.

En el caso del PSOE, la solicitud de comparecencia del ministro ha sido realizada por el portavoz del grupo socialista, Antonio Hernando, y el portavoz de Fomento del mismo grupo, César Ramos. Esta reclamación se produce después de que De la Serna haya confirmado este lunes que el Estado se quedará finalmente con las ocho autopistas en quiebra y riesgo de liquidación, se alcance o no acuerdo con los bancos acreedores de las vías, que soportan una deuda de unos 3.400 millones de euros.

Hernando ha indicado que esa cifra es la cantidad "mínima" que tendrán que asumir los ciudadanos, ya que otras fuentes, como la patronal constructora Seopan, creen que el coste ascendería a unos 5.500 millones de euros.

Por ello, el portavoz socialista ha explicado que desde el PSOE exigen la comparecencia del ministro para que explique por qué los ciudadanos tendrán que asumir ese montante por la "mala planificación" y la "mala gestión" de los gobiernos del PP que realizaron las concesiones a determinadas empresas.

En este sentido, ha criticado los "errores" en la planificación de las autopistas y, en el caso de Madrid, radiales, y ha indicado que preguntarán al ministro sobre quiénes son los responsables de esta situación y de que se planificasen "tan mal" esas autopistas de peaje y radiales.

Asimismo, ha denunciado que estas vías de circulación registran un tráfico "muy por debajo" de las previsiones, si bien los sobrecostes se han situado "muy por encima" de lo inicialmente estimado por la "falta de prudencia" en las concesiones y la "mala cabeza" de los gobiernos y los ministros del PP.

Por su parte, Izquierda Unida también ha exigido la comparecencia urgente en el Congreso del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para explicar por qué será el Estado el que asuma la gestión de las ocho autopistas de peaje en quiebra que han acumulado una deuda de casi 3.400 millones de euros.

Así lo han registrado este lunes por la tarde el coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, junto al portavoz titular del Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos en la Comisión de Fomento, Félix Alonso.

El objetivo es que el ministro explique y aclare las declaraciones realizadas en un medio de comunicación anunciando que "las autopistas de peaje en quiebra o en riesgo de liquidación revertirán al Estado" y que "el principal objetivo del Gobierno es que dichas infraestructuras sigan operativas".

Íñigo de la Serna ha asegurado que la intención del Gobierno del que forma parte es que estas autopistas "reviertan al Estado y que el Estado decida cómo gestionarlas". "Estamos intentando negociar con los bancos para ver si es posible un acuerdo que facilite las cosas, pero es complicado, es muy difícil, porque muchas entidades han vendido su deuda", ha reconocido el ministro.

En este sentido, Izquierda Unida asegura que la pretensión del Gobierno del PP es quedarse con las ocho autopistas en quiebra y riesgo de liquidación, independientemente de que alcance o no un acuerdo con los bancos acreedores de las mismas.

En dos de estas autopistas, recuerda IU, las radiales de Madrid R-3 y R-5, el Estado se verá en la obligación de asumirlas antes de julio de 2017 por un acuerdo alcanzado por el Ministerio de Fomento con la autoridad judicial, que en el pasado mes de mayo dictó su liquidación "sin efectos suspensivos".

Ciudadanos ve "capitalismo de amiguetes" en el rescate

Ciudadanos ha criticado que el Estado se vaya a quedar con las ocho autopistas que se encuentran en quiebra y en riesgo de liquidación, una decisión que considera una muestra clara de "capitalismo de amiguetes".

"El capitalismo de amiguetes en su máxima expresión. Cinco mil millones que no van a educación o sanidad", ha escrito en su cuenta de Twitter el responsable de Economía, Industria y Conocimiento de C's, Luis Garicano.

En la misma red social se ha pronunciado el portavoz de la formación naranja en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, que cree que el mensaje que está transmitiendo el Gobierno es que "si sale bien, gana el concesionario", y "si sale mal, pierde el contribuyente".

Según ha anunciado este lunes el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, el Estado va a asumir esas ocho autopistas se alcance o no acuerdo con los bancos acreedores de las vías, que soportan una deuda de unos 3.400 millones de euros. Aun así, ha asegurado que está en contacto con los bancos acreedores con el fin de buscar un acuerdo "que facilite" el rescate.

El ministro pretende retomar el plan de rescate que el anterior equipo de Fomento planteó en marzo de 2014 y que entonces no fructificó. Los 5.000 millones que menciona Garicano se refieren al importe que, según el sector, el Gobierno tendría que sacar de las arcas públicas para compensar a las empresas concesionarias de las vías por la inversión que realizaron en su construcción.

Estas críticas de dirigentes de Ciudadanos llegan una semana después de que el Ejecutivo acordara con el partido de Albert River reducir el dinero que se dedicará en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 a financiar las medidas contenidas en el pacto de investidura que el PP y C's firmaron en agosto. Entonces decidieron destinar 5.000 millones de euros a políticas sociales y de reactivación económica, pero ahora se han quedado en 3.850 millones.