Público
Público

El PSOE plantea ilegalizar los partidos que inciten al odio de homosexuales o inmigrantes

Los socialistas, que este fin de semana celebran una jornada sobre 'Igualdad desde la Diversidad', se comprometen a integrar en sus listas electorales a todas las minorías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mano dura contra la ultraderecha. Esta es la estrategia que quiere poner en práctica el PSOE para hacer frente a los 'preocupantes fenómenos del populismo xenófobo' y las 'manifestaciones fascistas violentas'. Los socialistas reclaman incluso modificar las leyes que hagan falta para ilegalizar aquellas organizaciones políticas o sociales que a través de un medio de difusión o de otro inciten al odio de las minorías que puedan incitar a la violencia contra inmigrantes, homosexuales u otros colectivos.

Esta propuesta se incluye en el documento marco (ver PDF) de la jornada sobre Igualdad desde la Diversidad que se celebrará mañana en la sede federal del PSOE de la calle de Ferraz de Madrid, y al que ha tenido acceso este diario. En concreto, el texto advierte de la necesidad de promover esas reformas legislativas para 'instar la ilegalización de aquellas organizaciones que vulneren sistemáticamente las libertades y los derechos humanos mediante la difusión de ideas de odio ideológico, la incitación pública o mediante actividades de propaganda organizada'. 

La secretaria de Igualdad de los socialistas, Purificación Causapié, ha explicado en declaraciones a Público que el planteamiento responde a la reivindicación de los colectivos que se sienten discriminados ante las ideas que se difunden a través de manifestaciones públicas y, sobre todo, desde la red y que 'provocan agresiones'. 'La difusión de ideas antiinmigración provoca delitos', remarca. Y por eso, el PSOE pedirá la ilegalización de 'todas las organizaciones' que promuevan el odio, también las políticas o los medios de comunicación, insiste Causapié, porque 'los delitos de promoción del odio no son libertad de expresión'.

Los socialistas españoles también tratan de marcar distancias con sus colegas franceses respecto al trato a los gitanos. Así, frente a la criminalización y la expulsión que promueve el PS francés, el PSOE aboga por la integración y la no discriminación. El ministo de interior galo, Manuel Valls, que paradójicamente tiene origen español, lleva semanas defendiendo la expulsión de los gitanos búlgaros y rumanos de su país como método para luchar contra la inseguridad del país.

En contraste, el principal partido de la oposición propone desarrollar la Estrategia nacional para la inclusión de la población gitana en España (2012-2020), actualmente paralizada, porque, explican, el Gobierno que preside Mariano Rajoy ha reducido un 65% la dotación presupuestaria para dicho objetivo. Los socialistas consideran que 'España es un referente para la cuestión gitana internacional por motivos diversos que van desde la demografía a la identificación imagen/país', y que por eso debe ser 'un ejemplo de buenas prácticas'.

En el documento también contemplan la puesta en marcha de un Plan integral contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia asociada que incluya 'la educación antidiscriminatoria, los derechos humanos y la tolerancia' como obligatoria en todos los ámbitos educativos, formativos y jurídicos.  Se trata de amparar a un 12% de la población que deben tener garantizada su 'dignidad, la universalidad de los derechos humanos y su legítima aspiración de igualdad frente a la ofensiva xenófoba que sufre todo el continente europeo'.

El PSOE también hace un especial hincapié en la lucha contra la discriminación por orientación e identidad sexual. Entre otras razones, explica Causapié, para evitar casos como los de los niños transexuales discriminados en tres colegios malagueños a los que la fiscalía está investigando, según trascendió la semana pasada.

Los socialistas proponen impulsar una Ley Integral para la igualdad efectiva de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales que 'implemente en el ámbito escolar una adecuada educación en valores' y desarrolle 'programas contra el bullying y el acoso escolar'. Además, reclaman la penalización específica de la discriminación y delito de odio por identidad de género, la conocida como transfobia, en el Código Penal, al igual que ya ocurre con la discriminación por orientación sexual. 

Según ha desvelado a este diario la secretaria de Igualdad del PSOE, el partido también está trabajando a nivel interno para visibilizar la diversidad. Así, contempla incluir en sus listas electorales a representantes de todos los colectivos minoritarios.