Público
Público

PSOE Los principales retos que afrontará Sánchez en 2018

La restructuración interna del partido, la unidad y la consolidación interna, ganar credibilidad, la constante cercanía a los ciudadanos, la constitución de la Comisión Constitucional y una oferta programática atractiva, son los objetivo del líder socialista.

Publicidad
Media: 3.13
Votos: 8
Comentarios:

El secretario general del PSOE Pedro Sánchez, durante su intervención, en un acto de la campaña contra la Violencia de Género.EFE/F.Villar

En un año en el que, en un principio, no contempla en su calendario ninguna convocatoria electoral, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tiene importantes retos que afrontar que van a estar centrados en el fortalecimiento interno del partido y la consolidación de su liderazgo, la labor eficaz de oposición y la preparación programática y de candidaturas de cara a las municipales, autonómicas y europeas de 2019.

Sánchez está trabajando ya en poner el partido a punto y cumplir los compromisos que adquirió durante su campaña en las primarias que le llevaron a la Secretaría General del PSOE. Por ello, ya se está estudiando una reorganización orgánica para conectar más con las bases, pero también para tener un mayor control del partido. Las reformas que se acuerden serán llevadas más adelante a una futura Conferencia Política para su aprobación.

El líder del PSOE, como pidió recientemente en una carta a la militancia, quiere un partido cohesionado y unido a su proyecto, donde las diferencias internas no obstaculicen la labor de oposición al Partido Popular.

A esto se une que quiere fortalecer al partido, movilizarlo y hasta poner en marcha una campaña activa para captar militancia. El PSOE lleva años perdiendo afiliados y tiene una militancia muy envejecida. De hecho, el último dato conocido apuntaba que la media de edad de los militantes socialistas supera los 55 años.

Otro reto de Sánchez es conseguir una labor eficaz de oposición que, además de poner en evidencia las carencias del Gobierno del PP, sirva para que se visualice socialmente que hay una alternativa a las políticas de derechas.

En este aspecto, el líder socialista quiere ganar en credibilidad, ya que es consciente que una de las rémoras que arrastra el PSOE entre la ciudadanía es que dice unas cosas en la oposición y hace otras cuando llega al Gobierno. Sánchez quiere convence de que “lo que se diga, se hace”, con compromisos claros y realizables.

Bajando más a temas concretos, para Sánchez es muy importante cómo se desarrolle y culmine la Comisión para la evaluación del modelo territorial, en la que ha puesto tanto empeño para su creación. Y, sobre todo, que a su término se constituya la Comisión para la reforma de la Carta Magna. No obstante, aunque Sánchez se mostró confiado de que puede iniciarse en septiembre, todo apunta que, de crearse, no será hasta 2018.

Pero, sobre todo, Sánchez dedicará el año a acercarse a la ciudadanía, a mantener contactos con todo tipo de colectivos y a recabar demandas e inquietudes de la sociedad. Las asambleas ciudadanas será una actividad permanente a lo largo del año para abordar diversos de temas.

De ahí, empezarán a salir los primeros bocetos programáticos, unos para las autonómicas y municipales, y otros de cara a las generales. No obstante, algunas propuestas que se recopilen se anticiparán vía parlamentaria, aunque no sean finalmente aprobadas.

También se barajan ya candidatos y, aunque no se quieren quemar nombre, más de uno saldrá del núcleo duro de la actual Ejecutiva Federal.

Los que están cerca del secretario general del PSOE aseguran que tiene más claro que nunca los pasos que quiere dar y un plan concreto para ejecutarlos. A ello se va a dedicar en cuerpo y alma este 2018, el primer año en que Sánchez, posiblemente, no tendrá que afrontar elecciones, tras más de veinte comicios que se han celebrado desde que llegó a la dirección del partido.

DISPLAY CONNECTORS, SL.