Publicado: 02.01.2014 14:53 |Actualizado: 02.01.2014 14:53

El PSOE quiere abortar la ley de Gallardón antes de llegar al Congreso

La izquierda exige que, en cualquier caso, el ministro de Justicia y Mato detallen en sede parlamentaria el contenido del anteproyecto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El grupo parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados quiere que el Gobierno retire el anteproyecto de ley que pretende cambiar la actual legislación sobre el aborto en España, vigente desde el año 2010, que recibió el pasado día 20 de diciembre el visto bueno del Consejo de Ministros. Los socialistas pretenden que la Cámara baja celebre un pleno extraordinario en este mes de enero para debatir una proposición no de ley (PNL) en la que se insta al Ejecutivo "la retirada inmediata" de su iniciativa legislativa.

Además, pretenden que la votación de esa propuesta sea secreta para que todos los parlamentarios, también los del PP, "puedan votar en conciencia", según ha dicho hoy la portavoz del grupo, Soraya Rodríguez. A esta postura crítica de los socialistas en la Cámara baja hay que sumar la manifestada por el grupo parlamentario La Izquierda Plural. El diputado Gaspar Llamazares estima que el anteproyecto anunciado por el Gobierno "va en contra de la historia de este país porque es una iniciativa cavernaria".

Los socialistas consideran que la nueva ley "no debe ni siquiera entrar en el parlamento ni comenzar a tramitarse porque es un atentado contra la democracia. Por eso queremos que la cámara se pronuncie previamente sobre el anteproyecto anunciado por Gallardón con el apoyo del propio Rajoy", ha dicho su portavoz.

La primera reacción parlamentaria a la iniciativa propuesta por el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha sido muy beligerante, aunque se encuentra ante una dificultad objetiva: las vacaciones parlamentarias en el calendario de los periodos de sesiones tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado. Formalmente, el primer pleno de la Cámara baja no se celebrará hasta el próximo 11 de febrero.

Por esa razón los grupos socialista y de La Izquierda Plural han formalizado con el inicio del año nuevo una batería de comparecencias urgentes de los ministros implicados en esta reforma legislativa del aborto: desde el propio titular de Justicia hasta la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que presidió la reunión del Consejo de Ministros que dio luz verde al anteproyecto, además de la titular de Sanidad, Ana Mato, por ser la garante de la salud pública.

Tanto la celebración de un pleno extraordinario para debatir la PNL socialista como la comparecencia de los miembros del Gobierno citados ante las correspondientes comisiones parlamentarias, dependen del PP, cuyo grupo parlamentario tiene mayoría absoluta en la mesa del Congreso de los Diputados, que es el órgano que debe pronunciarse sobre la celebración de un pleno extraordinario, y en la Diputación Permanente, instancia que decidir si han de comparecer los ministros.

Socialistas y La Izquierda Plural han apelado a las palabras del presidente Rajoy quien el pasado viernes día 27, en rueda de prensa, afirmo que esta cuestión "está ahora en manos de parlamento". Una afirmación que supone un grave desconocimiento de los trámites que sigue una iniciativa legislativa gubernamental: tras el Consejo de Ministros del día 20 el anteproyecto, debidamente articulado, debe ser remitido al Consejo General del Poder Judicial y el Consejo de Estado, entre otras instituciones, para que puedan hacer alegaciones; también otros departamentos ministeriales, como el de Sanidad, pueden realizar las suyas.

La iniciativa, convertida ya en proyecto de ley, no entrará en el registro del Congreso de los Diputados antes del mes de febrero o incluso marzo, según los pasos habituales en este tipo de trámite. Fuentes parlamentarias consultadas por Público calculan que su entrada en vigor "si no hay parones por negociaciones políticas" será ya en pleno verano.

El portavoz adjunto del grupo popular, Bermúdez de Castro, ha puesto en entredicho las palabras de Rajoy cuando, en contestación a las exigencias de socialistas y de La Izquierda Plural, ha dicho que no tiene sentido que la Cámara baja debata la reforma del aborto antes de que la iniciativa del Gobierno haya entrado en sede parlamentaria. Esta misma mañana la portavoz socialista, en un momento de su intervención, sobre este asunto ha dicho. "¿En qué quedamos?"