Publicado: 13.11.2015 18:21 |Actualizado: 13.11.2015 23:00

El PSOE quiere mostrar unidad con Sánchez, al menos hasta el 20-D

Celebra este fin de semana una Conferencia Política donde todo está preparado para que no surjan disputas y pueda ser un revulsivo a su candidato. González, Gabilondo e Iceta tendrán un protagonismo especial y los barones socialistas estarán en un papel secundario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en Guadalajara. / PEPE ZAMORA (EFE)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en un acto en Guadalajara. / PEPE ZAMORA (EFE)

MADRID.- “El PSOE vive en Matrix, y ni siquiera encuentra a Nemo. Así que seguiremos en Matrix hasta el 20-D, incluyendo este fin de semana”. Con estas palabras, un veterano dirigente socialista de la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero resumía a Público la situación política en la que, en su opinión, está el partido.

Pero en el Matrix de Ferraz se ve la situación de otra manera y se afronta la Conferencia Política programática de este fin de semana como un revulsivo para Pedro Sánchez y, sobre todo, con el objetivo de trasladar una imagen de unidad de todo el partido en torno al candidato a la Presidencia del Gobierno y líder del PSOE.

Para ello, todo está preparado para que no surjan disputas internas y nadie se despiste en el objetivo de potenciar la figura de Sánchez y de presentar lo que denominan un proyecto político para España.

El programa está prácticamente cerrado y los flecos más conflictivos se acordaron el pasado fin de semana en una primera parte inusual en una Conferencia Política. Por ello, el proyecto programático del PSOE no será el objeto central de la Conferencia, salvo algún “conejo” que se guarde en la chistera el líder socialista para la clausura final.

El objetivo, como admitió el viernes el secretario de Organización del PSOE, César Luena, es buscar una imagen de unidad en torno a Pedro Sánchez, pero a la vez manteniendo la campaña personal y presidencialista del candidato.



El expresidente del Gobierno Felipe González; el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo; y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, tendrán un protagonismo especial en la primera jornada.

Por el contrario, los llamados barones del PSOE estarán en un papel secundario y ni siquiera la lideresa andaluza, Susana Díaz, ocupará un lugar destacado en la Conferencia. Nadie explica bien si ha sido porque no han querido, o porque no se lo han dado.

Tampoco otros exlíderes del PSOE tendrán más papel que acudir a la clausura. Según fuentes consultadas, los ex secretarios generales Alfredo Pérez Rubalcaba y Joaquín Almunia han confirmado su asistencia. Y también intentará estar el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que estaba fuera de España pero que está buscando cambiar su agenda para poder estar.

La segunda jornada, la del domingo, es para Pedro Sánchez. Todo está centrado en su discurso y en que logre transmitir el mensaje de que puede ganar el 20-D, que algunos aún lo echan de menos.

En las tripas del PSOE hay mucha ebullición, pero la caldera no va a estallar este fin de semana, más allá de que alguien busque dar “algún pellizco” o tener un mayor protagonismo mediático. A poco más de un mes de las elecciones generales la cordura del PSOE se impone por encima de todo, especialmente, cuando no se ve el horizonte muy despejado.

Por ello, en el Matrix del PSOE de este fin de semana habrá unidad interna en torno a un candidato… al menos hasta el 20-D.