Público
Público

El PSOE recortó su distancia respecto al PP, incluso antes de que estallara el 'caso Bárcenas'

El Barómetro del CIS del mes de enero refleja una pérdida de nueve décimas de los conservadores y un repunte de casi dos puntos de los socialistas. El estudio se realizó entre los días 4 y 14 del mes pasado, justo dos d&

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ventaja electoral del PP sobre el PSOE, que en las últimas generales fue de casi 15,9 puntos y que en octubre era de 7,3 puntos, se redujo a cinco puntos el pasado mes de enero, según se refleja en el Barómetro de Opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), presentado este miércoles, que no refleja en cambio el desgaste de los conservadores tras el estallido del caso Bárcenas, porque el estudio se realizó entre los días 4 al 14 de enero de 2013, antes de que se supiera que extesorero del PP tuvo hasta 22 millones de euros escondidos en Suiza.

En concreto, el CIS otorga al PP unas expectativas de voto del 35%, nueve puntos por debajo de su resultados en las generales y casi un punto menos de lo que se le calculaba tres meses antes, en octubre. Al PSOE, por su parte, se le atribuye un respaldo del 30,2%, casi dos puntos más que en octubre y que en las generales de 2011.

A diferencia de en barómetros anteriores, el desgaste del bipartidismo no sigue trasladándose a los resultados que obtendrían partidos más pequeños como IU o UPyD. La federación que dirige Cayo Lara lograría el 9,4% de los sufragios, lo que supone un aumento de casi tres puntos respecto a las generales, pero que es el mismo porcentaje que le otorgaba el estudio de hace tres meses. Por primera vez, la formación de Rosa Díez pierde apoyos: el barómetro de enero le daba el 6,8% de los sufragios mientras que el de octubre le dio unas expectativas de voto del 7,3%.

El 66% de los españoles consideran que la gestión del Gobierno está siendo mala o muy mala, cifra que incluso aumenta cuando se les pregunta por el trabajo que está llevando a cabo el principal partido de la oposición. El 69,5% considera mala o muy mala la labor del partido que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba. Este mismo esquema se repite cuando se pregunta acerca de la confianza que les inspiran los principales líderes políticos españoles. Al 82% de los ciudadanos el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, le inspira poca o ninguna confianza. Y Esa cifra aumenta al 88% en el caso de Rubalcaba.

Asimismo, la preocupación por la corrupción y el fraude se ha duplicado y se ha convertido en el cuarto principal problema para los españoles por detrás del paro, la economía y los políticos, según se desprende del barómetro de enero. En medio del trabajo de campo se conoció el acuerdo de conciliación sobre el caso Pallerols, en el que dirigentes Unió reconocieron el desvío de fondos públicos al partido. Pero aún no había estallado el caso Bárcenas.

En concreto, en enero la corrupción y el fraude fueron citados como un problema en el 17,7% de los cuestionarios, más del doble del 7,2% que se había anotado el mes anterior. Este porcentaje supera en más de tres puntos el récord de los últimos años, que estaba situado en el 12,4% del pasado mes de junio.

Todos los dirigentes políticos suspenden a ojos de la mayoría de los ciudadanos. Rajoy se hunde al pasar de ser el segundo líder parlamentario más valorado -con una puntuación de 4,55 en enero de 2012- al noveno en una lista de catorce -con un 2,81-, mientras que Rubalcaba ha bajado del segundo al quinto puesto, con un 3,40, más que el presidente del Gobierno. La diputada de UPyD Rosa Díez se mantiene como la líder política mejor valorada  con un 4,33.

También está por los suelos la valoración de todos los miembros del Ejecutivo. Todos suspenden y el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón deja de ser el ministro mejor considerado, desplazado por el de Agricultura, Miguel Arias Cañete. El peor valorado sigue siendo el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, con un 1,95.