Publicado: 03.12.2015 23:26 |Actualizado: 04.12.2015 16:52

El PSOE se revuelve contra Podemos

Mayoral reprocha a Simancas que ponga en funcionamiento la "máquina del fango" para atacar a los candidatos del cambio en el debate electoral organizado por Espacio Público

Publicidad
Media: 3.22
Votos: 9
Comentarios:

MADRID.- Un debate electoral atípico: no se trataba de sembrar el auditorio de propuestas de cara a las elecciones generales sino de atisbar el nuevo escenario que podrían brindar los resultados del 20-D, es decir, un cambio pilotado por los partidos emergentes. Por ello, podría sorprender la presencia entre los participantes de dos representantes del Partido Popular y del PSOE, formaciones a batir o, en su defecto, con las que establecer pactos poselectorales.

La justificó el sociólogo José Luis de Zárraga en su ponencia de apertura: “El PP representa aquello que hay que cambiar, pero existen dos razones para que esté presente: esta noche empieza la campaña electoral y todas las candidaturas tienen el derecho a expresarse”. Además, añadió, las intervenciones de las formaciones que abogan por la "continuidad" pueden ser un buen contrapunto para "defender las posturas de cambio”.

Fue un debate de guante blanco, al menos hasta que el socialista Rafael Simancas soltó un gancho hacia la izquierda que impactó en Rafael Mayoral, quien había denunciado las puertas giratorias entre política y empresa. El secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales de Podemos aludió a Trinidad Jiménez como posible sustituta de Rodrigo Rato en el consejo de administración de Telefónica y la réplica del diputado del PSOE en el Congreso fue dura: a lo mejor quien sustituye a Rato, aventuró, es una jueza que “vende sentencias”, en referencia a Victoria Rosell. La cabeza de lista de Podemos por Las Palmas está siendo investigada por la Fiscalía por la instrucción de una causa.

“Decir que Trinidad va a sustituir a Rato en Telefónica es una infamia”, se defendió Simancas, quien también mentó al cabeza de lista de Podemos por Jaén, condenado por agredir a un político. “Me sorprende mucho que tú entres en algo tan sucio”, le espetó Mayoral, que comparó su actitud con la de la “caverna mediática”. El parlamentario del PSOE había activado previamente la “máquina del fango” para atacar a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de paso que criticaba algunas propuestas de Podemos, que para él no suponen ninguna novedad. “Lo que sí es original es que vayan a limpiar los colegios las madres de los niños”, dijo en referencia a una propuesta que Carmena hizo en su día.

Ésta y otras salidas de tono le valieron los abucheos del público, que se citó la noche del jueves en el Centro Cultural Galileo de Madrid para asistir al debate, organizado por el Foro Espacio Público y presentado por la periodista de este diario Ana Pardo de Vera, quien introdujo a los participantes: Alfonso García Vicente (PP), Carolina Punset (Ciudadanos), Víctor Alonso (Unidad Popular) y los citados Simancas y Mayoral, quienes trataron de responder a las cuestiones planteadas por Zárraga sobre derechos sociales, economía, política europea y cambio constitucional.

Simancas y García Vicente encarnaron la “vieja política”, pero trataron de tunear su discurso. El primero, reivindicando la historia del PSOE y los logros conseguidos. También asumiendo, si fuera necesario, cambios en lo establecido (es decir, adaptándose al ideario de los nuevos partidos y plataformas electorales), arreglos que no se produjeron durante sus años en el poder, como le echaron en cara sus contrincantes. "La voluntad de cambio ha de ser compatible con el respeto a lo que hay", dijo como no queriendo que se cambie nada. Simancas, de alguna forma, tiró de un pasado lejano para referirse al futuro, mientras que al representante del PP no le hizo falta ir tan atrás. “Esta España es la de la recuperación, el cambio ya se produjo en 2011”.

Al procurador popular en las Cortes de Castilla y León incluso le pareció llamativo que hoy “se planteen iniciativas y no cuando el país estaba al borde de la intervención de la economía, quizá el momento de plantearlas”. Para García Vicente todo lo que se habla ahora se debe a la gestión de Mariano Rajoy, sin la cual no sería posible exigir mejoras sociales. “El Estado del bienestar ha sido salvaguardado”, sentenció el político conservador, quien aprovechó para cargar contra el oportunismo de los socialistas. “El PP defiende lo mismo que en 2011, pero parece que el PSOE quiere hacer una enmienda a la totalidad de sí mismo”.



Sólo se salvó de sus dardos Izquierda Unida, que lidera Unidad Popular, por defender "con nitidez" sus propuestas y no salirse del carril. Su representante, Víctor Alonso, plantó sobre la mesa su modelo de España en su primera intervención: un Estado federal, republicano y laico, con un nuevo modelo productivo, que diga “adiós al viejo país del paro y la pobreza, de la Lomce, del empleo precario y de las segregaciones y las desigualdades”. “Más que de cambio nos gusta hablar de transformación”, concluyó el candidato por Madrid.

Rafael Mayoral, a continuación, insistió en las prioridades de su partido: desahucios cero, renta mínima, sanidad pública y no el “negocio de cuatro amigos”… “Hay que optar por estar a favor de la mayoría social o de los privilegiados”, resumió el representante de Podemos, convencido de que “hace falta una nueva arquitectura constitucional”. Y, claro, una reforma electoral que barra las circunscripciones provinciales y convierta el Senado definitivamente en una cámara de representación territorial. “Se acabaron los cheques en blanco de los cargos públicos”, zanjó Mayoral. “Hay que poder revocar el mandato a quien no haya cumplido”.

Carolina Punset también abogó por una segunda transición no sin antes valorar el régimen del 78 “en un país tan guerracivilista como éste”, pero matizó que no debe ser liderada por “los que quieren romper España”. Ciudadanos, aclaró, “está especialmente legitimado para encabezar ese cambio”. Simancas la puso contra las cuerdas cuando recordó algunas incongruencias y contradicciones del partido de Albert Rivera. “Hay nuevos partidos con viejas ideas y partidos como el PSOE capaces de renovarse”, atizó el político socialista a diestra y siniestra.

La portavoz de C’s en la Comunitat Valenciana se preguntó cómo iban a pagar “la ristra de gastos” que suponen las medidas que plantean Podemos y Unidad Popular, a los que acusó de “prometer imposibles a la gente”, una actitud que según ella “se acerca al infantilismo y al populismo”. Aunque también quiso marcar distancias con el PP (“más que un presidente, tenemos un contable”) y con el PSOE (al que acusó de fomentar la cultura del ladrillo y del pelotazo). Luego sucedió una cosa rara: “Estoy con el presidente Mujica”, dijo tan ancha, no tanto porque José ya no ostenta la Presidencia de Uruguay sino por la reivindicación del exdirigente tupamaro, a años luz de la órbita naranja.

En dos horas de intervenciones hubo tiempo para mucho más. Rafael Simancas no perdió el suyo y cargó cuanto pudo contra Podemos, un partido que “no inventó las asambleas ni las rentas mínimas, aunque quiera aparecer como el partido adanista, el que lo creó todo”. Y dejó claro que el suyo también es un un partido “nacido de la gente”, por lo que pidió un respeto: “Que nadie me dé la bienvenida porque yo también soy ciudadano”. Ignoramos qué se le pasó entonces por la cabeza a Punset, si acertó a articular un gesto de aprobación o de censura. Habrá que repasar pues el vídeo del debate.