Público
Público

PSOE Sánchez y Díaz rompen el hielo en una conversación de seis minutos

La presidenta andaluza se muestra dispuesta a "arrimar el hombro" y le pide que respete la autonomía de los barones

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

Susana DÍaz y Pedro Sánchez posan para los medios gráficos en la sede socialista de Madrid, tras conocerse los resultados de las primarias. EFE/Javier Lizón.

Doce días después de la victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE a la Secretaría General del partido, el líder socialista habló telefónicamente con su principal rival en este proceso, la presidenta andaluza, Susana Díaz, para romper el hielo y empezar los preparativos de cara al 39º Congreso Federal del PSOE

La conversación, según fuentes consultadas, apenas duró seis minutos y estuvo precedida de unos whatsapp que le envió Sánchez por la mañana para fijar una fecha para reunirse o mantener una conversación telefónica que, en principio, iba a ser la próxima semana. La filtración de los mensajes enviados por Sánchez a la presidenta andaluza hizo que Sánchez adelantara la llamada y la telefoneó en torno a las dos del mediodía de este viernes.

La conversación, según distintas fuentes, fue breve porque Sánchez sigue con la intención de mantener otro encuentro u otra charla más extensa con Díaz la próxima semana, ya más cerca de los preparativos del Congreso.

Ferraz sólo ha informado de que la charla fue "positiva". Por su parte, fuentes cercanas a Díaz corroboraron la cordialidad de la conversación, en la que la presidenta andaluza reiteró a Sánchez, como ha hecho en público, que está dispuesta a "arrimar el hombro", le garantizó el apoyo de los socialistas andaluces y le expresó su deseo de que el PSOE salga fortalecido del Congreso.

Susana Díaz plantea a Sánchez que haga pedagogía entre la militancia en favor de las figuras de González y Zapatero

Dichas fuentes también apuntaron que Díaz pidió respeto por la autonomía de los "barones" del partido, le hayan apoyado o no el proceso, y en especial en Andalucía. La presidenta indicó que su intención es centrarse ahora el gobierno de su comunidad, salir fortalecida del congreso regional y prepararse para ganar las próximas elecciones autonómicas.

Asimismo, Díaz le ha pedido a Sánchez que haga una labor pedagógica entre la militancia en favor de los ex presidentes del Gobierno, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, ya que en su opinión han salido muy mal parados de este proceso. Sánchez le garantizó que era su intención reivindicar y recuperar la figura de ambos dirigentes.

La presidenta andaluza planteó a Sánchez que pusiera fecha y hora para un próximo encuentro en el que abordar la situación actual con mayor profundidad, y el secretario general le dijo que volvería a llamarla la próxima semana para concretarlo.

Con esta conversación, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha cerrado una primera ronda de contactos con todos los secretarios generales del partido de cara a los preparativos para el 39º Congreso Federal y, sobre todo, para intentar superar las diferencias y disputas que se evidenciaron en el proceso de primarias.
Según Ferraz, "todas las federaciones se han puesto a disposición del nuevo secretario general para abrir una nueva etapa y dar mandato al resultado de las urnas: cambio y unidad".

Antes de Díaz, Sánchez ya se reunió en Ferraz con el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y también el pasado miércoles comió con Guillermo Fernández Vara, a petición del presidente de la Junta de Extremadura. Vara ha declarado que fue una reunión positiva, donde dedicaron "cinco minutos a hablar el pasado, y dos horas y media para hablar del futuro del PSOE". Además, apuntó que hubo muchos puntos de encuentro entre ambos dirigentes.

El líder extremeño, pese a ser uno de los más críticos con Sánchez durante toda la campaña de las primarias, ha sido el primero en admitir su victoria y ponerse a disposición plena del secretario general.

Además, Sánchez ha mantenido un encuentro con otro de sus rivales en las primarias, Patxi López, con el que también hubo sintonía y deseos de integración y, sobre todo, de conseguir una unidad interna real, como ha venido clamado durante toda la campaña el ex lehendakari vasco. Es más que probable que el propio Patxi o sus hombres de confianza —Óscar López o Rodolfo Ares— estén en la dirección que tiene que conformar el nuevo secretario general.

El líder del PSOE, tras hablar con todos los secretarios generales, ve disposición "para abrir una nueva etapa de cambio y unidad"

Según fuentes de la dirección socialistas, Sánchez también ha hablado vía telefónica o vía mensajes con el resto de secretarios generales, incluidos los más críticos, como Ximo Puig, Javier Lambán o el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, con quien conversó brevemente por teléfono y han quedado en reunirse en los próximos días.

A todos ellos, Sánchez les ha esbozado los planes que tiene para el Congreso y para el partido, y su deseo de que el 39º Congreso conduzca al partido a una integración y una unidad franca, que acabe con las luchas internas que llevan laminando al PSOE desde el Congreso de Sevilla.

No obstante, el propio secretario general sigue siendo consciente de que quedan muchas diferencias que limar a nivel de proyecto político y de modelo de partido, que conllevarán sus debates internos y donde aparecerán diferencias.
Sin embargo, según fuentes cercanas a Sánchez, el líder socialista confía en que todo ello se irá puliendo en las dos semanas que aún restan para el inicio del Congreso. Pero, sobre todo, ponen en valor que en esta primera ronda parece que se está reconstituyendo la confianza.